La disputa kurdo-turca en el fútbol, lo que hay detrás del jugador que rajó a sus rivales

2
164

La noticia ha sido difundida por todo el mundo y en todos los idiomas, un futbolista de Segunda División turca, Mansur Calar, salió con un objeto cortante escondido, -unos citan que una navaja, otros que una hoja de afeitar, una cuchilla o un pincho- y se dedicó durante los noventa minutos a pinchar y hacer cortes a sus rivales que, cuando acabó el encuentro, aparecieron como víctimas.

Es básicamente toda la información que ha trascendido desde Turquía con claras condenas al jugador supuestamente atacante. Pero detrás de estos escuetos datos se esconde otra historia muy diferente que se centra en demonizar a los kurdos en Turquía y a su equipo representativo, el Amed SK.

Se celebraba la 24 jornada de la Segunda División turca de fútbol el sábado 2 de marzo de 2019, el partido entre el Amed SK, de la considerada capital del Kurdistán turco, Diyarbakir, y el Sakaryaspor, disputado en el estadio Seyrantepe, con aforo para unas 1600 personas.

En el partido de ida, en Sakarya, que perdieron los kurdos 2-0 ya se habían producido incidentes con ataques e insultos al equipo kurdo antes y después del encuentro por parte de empleados del Sakaryaspor. Los hechos fueron denunciados criticando el trato recibido.

Previamente, durante el calentamiento, en el videomarcador expusieron imágenes de una intervención militar, los fanáticos locales les gritaban “la patria es indivisible” arrojando objetos a los jugadores kurdos.

Es un hecho habitual cada vez que juega fuera de su estadio, en Bursa y Ankara, el equipo sufrió humillaciones con gritos de “club terrorista” y “traidores” sufriendo hostigamiento de la propia policía.

El capitán del Sakaryaspor, Ferhat Yazgan, haciendo el signo de los Lobos Grises
El capitán del Sakaryaspor, Ferhat Yazgan, haciendo el signo de los Lobos Grises

Antes del inicio del partido del sábado día 2 en Diyarbakir, durante la emisión del himno nacional –algo obligatorio en los campos turcos- el capitán rival, Ferhat Yazgan, hizo la señal de Bozkurt, el signo de los Lobos Grises, ligados al partido Acción Nacionalista de la ultraderecha turca (MHP). Por cierto, este gesto ha sido prohibido recientemente en Austria y Alemania también estudió su posible veto por su “carácter fascista”. Posteriormente, Yazgan se negó al tradicional saludo a los jugadores rivales.

Al acabar el encuentro cuatro futbolistas (Ferhat Yazgan, Haci Ömer Doğru, Tevfik Köse y Dilaver Güçlü) acusaron al centrocampista Mansur Calar, dorsal número 72 del Amed, de haberlos agredido con una cuchilla durante el partido y subieron fotos a las redes sociales de supuestos cortes. Ante la denuncia presentada, la oficina del fiscal general de Diyarbakir inició una investigación.

El árbitro Fehat Kestalioglunun no hizo constar ninguna referencia a esos supuestos cortes producidos durante el encuentro. Al final del mismo con el resultado de 1-1,- los dos goles de penalti-, la policía debió proteger a los jugadores del Sakaryaspor tras una tangana entre futbolistas de ambos equipos donde el árbitro expulsó a un jugador de cada conjunto.

El jugador kurdo no fue amonestado durante los noventa minutos y además jamás ha sido expulsado en su larga trayectoria futbolística por roja directa sino solo por doble amarilla. No se le conocen actitudes violentas en el desempeño como jugador.

Calar admitió que atacó intencionadamente a Yazgan pero no ha reconocido que fuera con una cuchilla. “No tenía nada que cortara, lo empujé por estar enfadado con él por no saludar a nuestro equipo” señaló.

El presidente del Amed SK, Ali Karakas, rechazó las acusaciones contra su futbolista: “¿Por qué los jugadores del equipo contrario no se opusieron a jugar si Mansur tenía una navaja? ¿Por qué hicieron esta denuncia después de jugar durante noventa minutos? Es una pregunta que los futbolistas del Sakaryaspor deben responder”.

El club, señala que hay “una operación mediática” para perjudicarle. “Si las imágenes se observan cuidadosamente, no hay herramientas de corte y penetración en las manos de nuestro jugador. Aquellos que acusaron a nuestros jugadores y a nuestro club, mienten”, escribieron desde el departamento de comunicación del Amed SK. Por si quedaban dudas señalaron: “Mansur Calar es el orgullo de nuestro Amed”.

Por su parte, el club rival, a pesar de la denuncia de sus jugadores, mencionó que había tenido una “muy buena seguridad” elogiando el papel de las fuerzas del orden. No es de extrañar ya que el estadio es uno de los más vigilados de toda Turquía, unos mil policías acuden a cada partido que se juega en su estadio.

Mansur Calar, por su parte, fue citado a declarar. Posteriormente fue puesto en libertad, tras firmar un documento en el que se compromete a no abandonar el país. Los medios turcos más nacionalistas piden una sanción de por vida, algo parecido a lo que le sucediera a otro jugador kurdo del Amed SK, Deniz Naki.

El centrocampista de 33 años nació en una localidad del Kurdistán turco, Batman. Pertenece al Amed SK desde 2014, donde antes disputó una temporada, 2010-2011, previamente jugó en otros equipos como el Trabzon Akcaabat, Menemen Belediyespor de Esmirna y Eyupspor de Estambul. Nunca ha jugado en la Primera División turca y acaba contrato el próximo mes de junio.

Otro dato, el Amed fue declarado el equipo más limpio en la temporada 2012-2013 ya que no recibió una sola tarjeta roja en casi dos años, en concreto veintitrés meses. De hecho, el lema del club es ‘El deporte es amistad, hermandad y paz’.

Las connotaciones políticas de lo sucedido son más que evidentes. El diputado del opositor Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Ömer Faruk Gergerlioğlu ya ha preguntado al Gobierno por lo sucedido señalando que debería “hablarse de paz y hermandad entre el Amed y el Sakaryaspor. Hoy tenemos que hablar de odio y violencia”.

Los partidarios del Gobierno ya condenan al club kurdo exigiendo retirarlo de la competición y que abandone sus posiciones “políticas”.

La grada Direnis (Resistencia) en el estadio del equipo kurdo.
La grada Direnis (Resistencia) en el estadio del equipo kurdo.

Historia del club

El Amed SK, equipo de la ciudad, con mayoría kurda, de Diyarbakir (nombre oficial turco desde 1938) de la Segunda División turca, fundado en 1990, luce una camiseta roja y verde, colores de la bandera kurda. Inicialmente se denominaba Diyarbakır Büyükşehir Belediyespor.

En 2014 recuperó su nombre kurdo que representa a una localidad, llamada en el mismo idioma, Amed o Amid, que dirige la formación opositora de izquierdas, Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Además cambió el escudo del emblema de las murallas de la ciudad al águila bicéfala, cuyo origen se remonta a Mesopotamia.

La Federación Turca de Fútbol (TFF) no aceptó el cambio de nombre y fueron multados. Además, por su fuerte identidad kurda sus aficionados tienen prohibido viajar a otros campos además de la prohibición de exhibición de cualquier símbolo del Kurdistán y el material de apoyo al club suele ser confiscado por la policía. La mayor parte de los aficionados se integra en la grada Direnis (Resistencia).

El domingo 28 de enero de 2018 en su enfrentamiento en terreno del Sivas Belediyespor se negó a llevar al terreno de juego una pancarta con el lema de apoyo al ejército, que decía ‘Estamos con nuestros corazones y nuestras oraciones con nuestros soldados’, lo que motivó la suspensión del partido.

Su mayor logro deportivo fue la eliminación del Bursaspor –club con una hinchada nacionalista turca- en la Copa, en febrero de 2016.

Actualmente ocupa la octava posición de la Segunda División, casi a mitad de la tabla con 36 puntos.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

2 Comentarios

  1. No me sorprende la actitud de los jugadores de origenTurco, ya que un ejemplo lo tenemos en sus dirigentes Turcos a la cabeza R.T. Erdogan el patron de los terroristas”I# SIS/Daesh”.
    Ahora que los Kurdos han vencido al terrorismo en Rojava norte de Siria con la coalision con lo que cual ha salidi a luz los colaboradores del terrorismo Islamita, dirigida en especial contra la poblacion Kurda , con el proyecto de confederalismo democrartico del norte de Siria y el temor al contagio en la Turquia radical nacionalista y Islamista, viva la democracia , la hermandad en paz de todas las etnias y religiones, en Kurdistan cabe solo la democracia .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.