La mentira política

Socialdemocracia y conformismo, civilización o barbarie
Con Montaigne y Walter Benjamin

La Mentira

En uno de sus brillantes ensayos, Michel de Montaigne escribe sobre la mentira. La mentira, a quién más daño hace es a quién la ejecuta, porque le desnaturaliza, deshumaniza, convierte en un buscador del éxito al precio que sea.

Walter Benjamín
Walter Benjamín

La mentira puede usarse para halagar a los poderosos o para atraerse a las masas. En política, y sobre todo en tiempo de elecciones, es el arma principal que ejecutan los partidos que buscan votos. Frente a los pensamientos y el rigor de un diálogo que parta de las dudas y pretenda encontrar caminos colectivos para transformar una sociedad, en su afán por gobernar, los que se escudan en ella, esgrimen falsas promesas, disfrazan su ideología, olvidan tratar temas fundamentales que afectan al desarrollo político y social que podrían resultar molestos a la hora de plantearlos, dada la educación, cultura, memoria histórica, alienación, conformismo, de gran parte de los seres humanos a quienes se dirigen.

Muestran así su más reaccionaria actividad en la que no dudan en disfrazar sus principios -los que los tengan- y hacer patente que es alcanzar las más altas cotas de poder la verdadera finalidad de sus principios.

Escribe sobre este tema Michel de Montaigne:

«aquellos que hacen profesión de no formar su discurso sino según convenga a los intereses que negocian y según el gusto de los grandes a quienes hablan… Solo por las palabras somos humanos y nos mantenemos unidos entre nosotros.»

La mentira, en la boca de quienes discursean en las campañas electorales, es el atributo de aquellos que reniegan de sí mismos para convertirse en marionetas al servicio de lo más deleznable de la política.

La socialdemocracia

En la trasmutación que efectúan, para definirse a sí mismos y a las ideas que desean transmitir a quienes convocan al Gran Teatro de la vida pública que antecede a los fastos políticos de las elecciones, resulta frecuente comprobar como los candidatos se suben al caballo de la democracia -que parece ser una, universal y dogma de fe para todos  sus creyentes- para así apaciguar o convocar a las huestes a quienes se dirigen. Luego, en su nombre, vendrán regímenes como los de Mussolini, Perón o los franquistas que se vanagloriarán de este modelo de sociedad añadiéndoles algunas aclaraciones -orgánica, popular, etc. , olvidando que la socialdemocracia genuina enterró las corrientes revolucionarias que verdaderamente luchaban por una sociedad más justa, libre e igualitaria, y no un capitalismo que hábilmente conformara a la mayor parte de la población con sus políticas económicas de explotación de la mayoría por unas minorías cada vez más poderosas, y políticas sociales, educativas y culturales, absolutamente discriminatorias.

Uno de los grandes pensadores escritores del siglo XX, que se suicidó antes de que lo internaran en uno de los campos de concentración que el régimen bendecido por su pueblo, de Hitler estableció en gran parte de Europa tras su conquista del poder en Alemania, Walter Benjamín, escribió sobre este tema numerosos trabajos. Un fragmento nos ilustra sobre el papel político y sindical que la socialdemocracia jugó desde su auge, en su oposición a los orígenes del marxismo, hasta nuestros días.

Escribe:

«El conformismo que, desde el principio, ha encontrado acomodo en la socialdemocracia, no solo afecta a su táctica política, sino también  a sus ideas económicas. Y es una causa de su posterior debacle. Nada ha podido corromper tanto a los obreros alemanes como la opinión, según la cual iban a nadar con la corriente. La revolución técnica pasaba para ellos por la pendiente misma de la corriente con la cual creían ir nadando. De ahí había un paso a la ilusión de que el trabajo en las fábricas, que se hallaría en la misma dirección del progreso técnico, representaba ya un logro político…Ya el programa de Gotha porta en si las huellas de este enredo, definiendo el trabajo como «fuerza de toda riqueza y de toda cultura».

Para completar la cita recogemos otras breves líneas de Benjamín en

Cultura y Barbarie. válidas para aquel pasado y nuestro presente:

La tradición de los oprimidos nos enseña que el «estado de excepción» en que vivimos es sin duda la regla. Así debemos llegar a una concepción de la historia que la corresponde enteramente».

Civilización y barbarie

Quizás para no mentir o para no mostrar sus debilidades ideológicas, en la interminable campaña electoral que nos invade desde hace meses, temas fundamentales no se tratan, y apuntamos entre otros: la necesidad de luchar con ideas y planteamientos tácticos contra el cambio climático y la destrucción ecológica del Planeta; la lucha ideológica y práctica contra las religiones y su nefasta influencia desde el inmenso poder que detentan desde España a Estados Unidos pasando por Israel o Arabia Saudí, sobre los ciudadanos; planteamiento de una economía que deje de estar supeditada a los intereses monopolistas y explotadores de quienes desde USA o el Banco Central Europeo la impulsan para agudizar el deterioro de la vida laboral y social de los ciudadanos, lo que supondría un auténtico nacionalismo independentista -no para instaurar un poder continuista allí donde lo plantean, sino para destruirlo precisamente-, y en este terreno incluir temas como los de la OTAN o bases norteamericanas en España y su desligamiento de ambas; la cultura y la educación concebidas no al servicio del mercado, la publicidad y el neoanalfabetismo, sino para expandir la importancia del pensamiento, último reducto de la libertad, la diferencia y la igualdad de los seres humanos, frente al concepto de masa, pueblo, gentes, conformes y educados en los catecismos que se les impone, políticos, sociales o culturales…

Podríamos encontrar otros ríos que hablaran de lo mediático -la utilización de las televisiones devastadoras de las conciencias- teatralero, twitero, y de como a esta barbarie solo ha de oponerse otro concepto del progreso de la civilización.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Escritor, nacido en Segovia durante la guerra civil. Fue corresponsal de Radio España Independiente entre 1962 y 1971 y dirigió en París la publicación Información Española. A la muerte de Franco regresó a España y colaboró en diversos periódicos y publicaciones de izquierda, entre los cuales destaca la fundación en 1984 del diario Liberación. Ha sido durante muchos años secretario general de la Asociación Colegial de Escritores de España, y director de la revista República de las Letras.

1 Comentario

  1. Maestro Sorel, he leído tu artículo y te comento que en abril escribí una primera entrega sobre mentiras y política, con la intención de aportar mi granito de arena a un debate que me parece imprescindible, y cuyo alcance salta fronteras. Mi obsesión, en particular, se centra en como conseguir que se reduzca el número de mentirosos que asumen responsabilidades políticas. Te seguiré. ¿Qué te parece si Periodistas en Español albergara y ayudara a promover este debate? Se lo comentaré a Rafael, a ver que le parece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.