Se debatió en Madrid la persecución de los cristianos en Oriente Medio

El fundamentalismo islámico, el insuficiente eco en los medios europeos, y la inacción de la ONU, centraron el debate de la conferencia de Fuente Latina

Conferencia de Fuente Latina “La persecución de los cristianos en el Medio Oriente”

La persecución de cristianos y judíos en Oriente Medio y las razones por las que, a juicio de algunos, los medios europeos tratan de forma parcial, insuficiente o sesgada la información de los graves atentados y las amenazas contra la integridad física y moral de estas minorías, fue el tema abordado por la conferencia “La persecución de los cristianos en el Medio Oriente”, que tuvo lugar el pasado martes 17 en la Asociación de la Prensa de Madrid, según informa Actualidad Evangélica.

El acto fue organizado por Fuente Latina, una organización “independiente y sin fines de lucro que ofrece información en español sobre Israel y el OrienteMedio, a periodistas y destacados funcionarios políticos en América Latina y el mundo de habla hispana”. Contó con la participación de destacados panelistas, entre ellos el de Expedita Pérez, misionera católica comboniana, de origen canario y residente en Egipto, quien describió en primera persona la situación de los cristianos en ese país norteafricano, antes y después de la Primavera árabe.

La conferencia, que sirvió de acto de presentación de Fuente Latina en España, pasó revista a la situación de precariedad y los ataques que sufren las minorías cristianas en Oriente Medio contó con el testimonio de una religiosa residente en Egipto y la opinión de expertos. El insuficiente eco en los medios europeos, y la inacción de la ONU, en el centro del debate.

Jorge Marirrodriga, Ricardo Ruiz de la Serna, Expedita Pérez, Masha Gabriel y Justo Lacunza

 

Junto a ella, expusieron el periodista Jorge Marirrodriga, jefe de la edición América del diario El País; el abogado Ricardo Ruiz de la Serna, analista político y profesor universitario; y el sacerdote católico Justo Lacunza, rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islamistas, actuando como moderadora Masha Gabriel, ex directora de Radio Sefarad y actual directora de ReVista de Medio Oriente (www.revistamo.org), rama en español de la organización norteamericana CAMERA.

Egipto y la amenaza del mundo musulmán

“Los Hermanos Musulmanes, con su fundamentalismo islamista, son el principal problema. El pueblo egipcio es mayoritariamente moderado”, afirmó con contundencia Expedita Pérez, aunque la religiosa matizó: “pero las minorías no musulmanas llevan muchos años [antes de la Primavera árabe] con limitaciones en sus derechos para, por ejemplo, construir templos y, aún para reparar los que están”.

“Tampoco puede un cristiano ser profesor de árabe, ni puede estudiar la carrera universitaria que quiera”, explicó, “aunque a partir de la asunción de Mohamed Morsi a la presidencia, el miedo se instaló y fue creciendo en la comunidad cristiana”.

Esta situación se ve agravada, en opinión de Pérez, por el hecho de que “el 40% de la población egipcia está por debajo del umbral de la pobreza”, lo que aprovechan los fundamentalistas para alimentar su discurso de odio.

 Éxodo de armenios en Alepo

“Egipto no es el único país –ni la cristiana la única minoría- que sufre persecución en el mundo y, de modo particular, en Oriente Medio”, señaló en su intervención Justo Lacunza. “La minoría judía también está amenazada y, además, convendría aclarar que las minorías cristianas perseguidas son diversas: católicos, coptos, armenios, protestantes, ortodoxos…”, dijo.

Lacunza subrayó de forma particular la situación de los cristianos armenios en Alepo: “Ya han salido 10.000 armenios de Siria y el Consejo Nacional Armenio está estudiando la posibilidad de sacarlos a todos, para que no se repita con esta minoría lo que sucedió en Turquía en 1915”, dijo.

El sacerdote, experto en Islam y países árabes, no dudó en situar la actual situación de precariedad e inseguridad que experimentan las minorías cristianas y judías en Oriente Medio y Norte de África, en el marco de la guerra abierta y declarada por Al Qaeda, formalizada en un texto del 23 de febrero de 1996 cuyo título no necesita comentarios: “Declaración de guerra contra los americanos, los judíos y los cruzados”. Y se lamenta de que los medios de comunicación, especialmente los europeos -y la propia ONU- no den “la importancia suficiente” a esta situación.

 

Amos Chapples/Rex Features. Colina de las Cruces en Siauliai, Lituania

 

Cuestiones “prácticas e ideológicas” en los medios

A ese reproche a los medios europeos (y españoles), Jorge Marirrodriga -quien aclaró que su participación en el acto era a título personal y no como periodista de El País-, opinó que ese presunto “insuficiente interés” de los medios respecto a la situación de cristianos y judíos en Oriente Medio, podría deberse a dos causas fundamentales, una de orden práctico, y otra de orden ideológico.

Respecto a “la cuestión práctica”, el periodista cree que “el goteo diario y constante” de noticias de atentados y atropellos contra las libertades y las agresiones contra los cristianos y sus iglesias, puede producir un efecto de saturación que termine convirtiéndose en desinterés.

Respecto a “lo ideológico”, recordó que en Occidente viene prevaleciendo la opinión de que “la religión es un tema que debe pertenecer al ámbito privado”, y así lo defienden algunos medios, mientras que otros se inclinan por defender “la presencia pública de las religiones”.

El derecho de asilo a cristianos

El “derecho de asilo” fue otro de los temas debatidos, cuya ponencia estuvo a cargo de Ricardo Ruiz de la Serna. Las críticas por una aplicación mezquina de este derecho, por parte de la Unión Europea a refugiados cristianos víctimas de persecución religiosa, estaban en el fondo de la cuestión.

Ruiz recordó que, uno de los problemas, es que el derecho de asilo fue creado para asistir a “individuos”, y no a grupos o poblaciones enteras que huyen de forma masiva de zonas de conflicto. Por otro lado, señaló que el término “cristiano” no supone una singularidad contemplada o que se tenga en cuenta a la hora de reconocer el asilo a una víctima. Por tal motivo, no existen datos estadísticos de cuántos asilados lo son por su condición de “cristianos”.

Logotipo alusivo a la coexistencia de las religiones monoteístas: islam, judaísmo y cristianismo

 

Tributo a los periodistas secuestrados

Ya en el turno de preguntas, el sacerdote Justo Lacunza quiso matizar que, pese a las críticas referidas a los medios europeos, “debemos reconocer hoy la labor de periodistas como los españoles secuestrados en Siria [55 informadores han sido asesinados y 40 secuestrados sólo en ese país] sin los cuales nada sabríamos de lo que pasa allí y en otras zonas de conflicto”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

1 Comentario

  1. Gracias por este artículo y poder tomar conocimiento de una situación desconocida pero real y vigente; que en lo concreto es sufrimiento y persecución para personas, por su religión y lo que representan, en circunstancias de minoría en cuanto a número en su contexto.
    El Medio Oriente es un caso permanente de intolerancias de toda índole.
    Todavía es un anhelo a que nadie en el mundo sea perseguido, molestado, discriminado, perseguido por una sincera adhesión y expresión de fe religiosa legitimada (deistas), y en respeto y armonía con otras creencias de religión distintas en la sociedad, pero igualmente orientadas al espiritualismo humano y al mejoramiento en la virtuosidad de un modo equilibrado.
    Y a que, de parte de esas mismas religiones y sus miembros, también emane respeto y armonía hacia aquellas, minorías o no, que dudan de la religión, la ven con especticismo o agnosticismo, o lisa y llanamamente a quien o quiénes se reconocen como ateístas, (sin Dios), porque los seres humanos buenos y nobles, en verdad, están y existen en todos los sectores sociales y espirituales, así como al contrario.
    Al menos en la realidad histórica de mi país, Chile, que conozco más que el promedio ciudadano, la armonía social en lo religioso y en toda clase de expresiones de espiritualidad, pensamiento, filosofía, etc., la tolerancia es buena y podría ser mejor indudablemente. Tal proceso histórico surgió y ha sido impulsado desde el Estado seglar y laico, con el aporte de diferentes personalidades convencidas de establecer republicanamente un neutralismo institucional y de establecer leyes donde todos puedan caber, (siglos XIX al XXI).
    Sin embargo, he leído (Cardenal Angelo Sodano, 1994 aprox.) estando en Chile, hablar anatémicamente del laicismo, al que se le deben restar espacios porque en su parecer genera hombres sin virtudes (¿¿??). A la vez, en el libro histórico “Laicismo y Catolicismo” (escrito por académicos de la U. Católica de Chile, encabezados por el profesor Ricardo Krebs, historiador fantástico a cuyas clases asistí en 1975), se aporta una visión mucho menos sesgada y se valoriza el aporte dinámico de ambas corrientes (laicismo y catolicismo) para modelar la armonía social en el país, obteniéndose logros para ambas visiones en bien de todos.
    Pese a todos esos avances, me preocupa en ocasiones encontrar a personas ilustradas, con prejuicios anti-islámicos, y a otras con prejuicios anti-judíos. Hay quienes me afirman la “veracidad” absoluta de una conspiración masónico-judía (me parece que por ahí meten hasta el marxismo) para el dominio de la humanidad, creyéndose letra a letra, palabra por palabra, coma por coma el texto “Los protocolos de los sabios de Sión”, un engendro literario (un plagio de una obra literaria de otro siglo en que se cambiaron algunas situaciones, nombres, etc.) inventado durante el zarismo ruso para justificar las persecuciones a los judíos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.