Inicio / NOTICIAS / La reforma educativa vuelve a las calles de Chile

La reforma educativa vuelve a las calles de Chile

Michelle Bachelet habló de instaurar una educación superior gratis, aunque no para todos

Chile educación gratuitaMultitudes de personas se manifestaron el pasado 11 de abril en las principales ciudades de Chile en apoyo a que las demandas de gratuidad y mejor calidad de la educación estén en el centro del debate de la campaña para las elecciones generales del 17 de noviembre escribe Marianela Jarroud desde Santiago.

Los organizadores señalaron que unas 150.000 personas, entre alumnos, profesores y trabajadores en general, se congregaron solo en Santiago en la primera protesta de este tipo del año, convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech). La policía no dio estimaciones de concurrencia.

Los manifestantes avanzaron cerca de cuatro kilómetros portando letreros que exigían “cárcel para los que lucran con la educación” y cuestionando a los candidatos a la Presidencia de Chile que hasta ahora no han abordado una propuesta de gratuidad total en la educación.

Solo la expresidenta Michelle Bachelet, precandidata de los partidos Socialista y Por la Democracia, integrantes de la centroizquierdista Concertación de Partidos por la Democracia, habló el lunes 8 de instaurar una educación superior gratis, aunque no para todos.

“Yo puedo pagar la universidad de mi hija y no sería justo que el Estado lo hiciera por mí. Creo que es regresivo que quienes pueden pagar, no paguen”, dijo Bachelet, una postura que molestó a los dirigentes estudiantiles que depositaban en ella sus esperanzas.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Chile y portavoz de la Confech, Diego Vela, dijo a IPS que la masividad de la manifestación de este jueves “refleja que las injusticias que vivimos en la educación están más latentes que nunca y que la ciudadanía en Chile no está dispuesta a que se sigan vulnerando sus derechos”.

“Vemos que de esta manera vamos a lograr los cambios de una vez por todas y no se seguirán postergando los intereses de la mayoría por sobre los de la población más privilegiada”, añadió.

Para el politólogo Esteban Valenzuela, “es evidente que el país quiere educación gratuita garantizada” y estas marchas “son una interpelación demasiado profunda”.

“Por lo tanto, creo que los discursos minimalistas del gradualismo no van a funcionar, y eso obliga a un debate más de fondo”, que esté centrado en una reforma tributaria profunda para financiar la educación, añadió Valenzuela, director del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Alberto Hurtado.

Precisó a IPS que la reforma debe avanzar hacia una carga fiscal de 30 por ciento, en línea con el promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la que Chile pertenece.

Para el experto, desde el retorno a la democracia en 1990 hasta la fecha sólo se han hecho “pequeñas reformillas” que sitúan la carga fiscal entre 18 y 20 por ciento:  “Entonces, los chilenos estamos dispuestos a una reforma tributaria en la que las personas, pero por sobre todo las empresas, paguen más impuestos, pero con la que la educación, que hoy es un monto muy significativo en el gasto familiar, pasa a ser fundamentalmente financiada por el Estado”, explicó.

Actualmente, un estudiante universitario paga unos 600 dólares mensuales en una carrera promedio y hasta 1.200 dólares por una carrera más cotizada, como medicina. A esto se suman los gastos en libros, cuadernos y materiales, que obligan a las familias a endeudarse para poder educar a sus hijos.

Todo esto en un país con 16,6 millones de habitantes, donde la brecha de desigualdad es de 35 veces y donde el salario mínimo no supera el equivalente a 420 dólares mensuales: “La sociedad está diciendo que queremos que el Estado asuma ciertos servicios básicos sociales, como la educación, y como nada hace milagros, eso requiere una reforma tributaria significativa”, completó.

A juicio de Valenzuela, la manifestación de este jueves “obliga a los candidatos presidenciales a abordar el tema”.

Añadió que en el escenario actual no sirve el discurso de la derecha política, “que dice que el sistema funciona bien y que simplemente falta mejor acreditación de la calidad”.

“También queda desencajado el discurso de la (centroizquierdista) Concertación: sí pero no, sí pero los que puedan deben pagar”, remató.

Lo cierto es que la manifestación recordó los momentos más álgidos de las movilizaciones estudiantiles de 2011, que pusieron en jaque al gobierno del derechista Sebastián Piñera, quien el miércoles 10 se anticipó y anunció la constitución del Fondo de Apoyo a la Educación Pública Municipal de Calidad, que destinará 153 millones de dólares para fortalecer a ese sector.

Un fondo que no es nuevo, dicen en la oposición, y que ya estaba contenido en la Ley de Presupuesto 2013, aprobada el año pasado.

Vela valoró la construcción del movimiento estudiantil de los últimos años, pero subrayó el desafío que plantea este año electoral, cuando se podrá discutir “qué país queremos para los próximos cuatro años y para las siguientes dos décadas”.

“Estamos buscando que nuestras necesidades no sean oportunidad de abuso para algunos, que nuestros derechos no sean un negociado para otros, sino que con hechos concretos cambiemos la realidad y dejemos de ser el segundo país más segregado del mundo educacionalmente”, afirmó.

Sostuvo, además, que el movimiento podrá seguir creciendo “si realmente no vemos hechos concretos, si no cambiamos la segregación que hoy existe en el país”.

“Somos miles los que hoy día pedimos justicia y que queremos cambiar esta realidad”, indicó.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

#Noteolvides, viñeta de ElKoko Parrilla

ONU: más de mil migrantes ahogados en el Mediterráneo desde enero

En dos días, 19 y 20 de junio de 2018, y en tres tragedias distintas, …

Un Comentario

  1. Abel Manríquez Machuca

    Llevamos largo tiempo con estas manifestaciones en Chile. Y en mi casa (vivo en una isla que es parte del área urbana de la ciudad) en cada oportunidad quedo casi sin poder moverme, pues los estudiantes o se toman el único puente de entrada y salida del sector o los encapuchados y Carabineros protagonizan lo suyo justo por ahí mismo.
    Y llego a sospechar del verdadero origen y vínculo de los encapuchados, porque nunca descubren o capturan a uno siquiera y en cada movilización “se roban la película y las cámaras”. Creo directamente que por quienes corresponde, no existe un verdadero interés en neutralizarlos/atraparlos. Sirven para justificar las medidas de control, represión y proyectos de legislación endureciendo las limitaciones de protestas, y, de paso, desprestigian el motivo verdadero del todo estudiantil.
    Una aspiración como la de educación gratuita para todos, necesita luego de la queja y de instalar el tema, de la base política para realizarla y esta todavía no existe del todo. Los interesados en que nada cambie, dejan pasar el tiempo únicamente y aguantan como pueden. En la experiencia, saben que otros movimientos dilatados en el tiempo, finalmente “no llegaron a puerto”. En la realidad, en movimientos estudiantiles de años antes, el mal resultado final no fue solamente maniobra de los políticos, sino que también de una movilización de largo tiempo que, de una u otra forma, se fue también agotando.
    En una visión de área chica y personal, las cosas gratis de gratis, y pago cero de cero -sea lo que sea- tendemos a no valorizarlas. Si algo nos cuesta, siquiera un peso, de inmediato le conferimos importancia y lo cuidamos y defendemos.
    El Presidente Allende estableció una medida apenas comenzó a gobernar, de medio litro de leche diario para cada niño chileno. Se repartía lo equivalente en leche en polvo, entregada gratuitamente. El producto era de calidad, pero había gente popular que la encontraba mala porque era gratis y lo gratis no lo concebía como algo bueno y nutritivo. También leí en la prensa de entonces, de casos en que un equipo de fúbol de barrio, al no tener tiza para rayar la cancha para un match dominical, simplemente utilizó kilos de esa leche destinada a los niños chilenos y financiada por todo el país…total era gratis para ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.