McKrae Game, el tipo que «curaba» la homosexualidad, era gay

Durante más de veinte años, McKrae Game ha dirigido en Carolina del Sur, Estados Unidos, una organización que «hacía heterosexuales a las personas LGTBI».

McKrae Game
McKrae Game

Según Post and Courrier, el periódico más antigua de la localidad de Charleston, McKrae Game fundó en 1999 Hope for Wholeness (Esperanza de plenitud), una organización religiosa que tenía como slogan «Liberarse de la homosexualidad gracias a Jesucristo». El programa incluía sesiones de terapia, conferencias y un cursillo de «reorientación sexual» para personas LGTBI que quisieran convertirse en heterosexuales.

Entonces, Game enseñaba que los gays y las lesbianas van al infierno y aseguraba que se podía curar la homosexualidad si se identificaban sus causas psicológicas. Ahora, dos décadas más tarde y con 51 años, Game ha salido del armario. En Facebook ha pedido excusas a las personas que acudieron a sus cursos y ha dicho que «pone fin a ese peligroso ciclo de vergüenza y condena».

Su organización sigue vigente en Carolina del Sur aunque él ahora denuncia las «terapias de conversión» prohibidas en dieciocho estados de la Unión. La página web de la organización sigue explicando que la homosexualidad es una forma de «adicción sexual contraria a los planes de Dios para la humanidad». En una entrevista reciente, Game justifica su pasado diciendo que «era un fanático religioso que ha hecho daño a mucha gente. Algunos me han dicho que intentaron suicidarse después de hablar conmigo».

El digital francés Slate menciona que, según un estudio de la Universidad de California de Los Angeles (UCLA) alrededor de 700 000 adultos estadounidenses han participado en ese tipo de terapias de «reversión», en muchos casos dirigidas por hombres que posteriormente se han declarado homosexuales y han pedido perdón. Al parecer, era una forma de mantener en secreto su orientación sexual.

En enero de 2019, David Matheson, un mormón especialista en ese tipo de  terapias se declaró abiertamente gay; en 2014, nueve exdirectores de organizaciones donde se aplicaban terapias de conversión publicaron una carta abierta en la que pedían la prohibición de esas prácticas en todo el país, después de mostrar arrepentimiento por «el daño hecho a las personas que intentaban cambiar su orientación sexual o su identidad de género».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.