México: los destapados y la no reelección

El presidente de la República de México, Andrés Manuel López Obrador, inauguró una nueva época en favor del desarrollo de la democracia en México que bien podríamos singularizar como la de «Los Destapados», y su determinación, que ya había dado a conocer en forma reiterada pero, por la posición de los descreídos y críticos contumaces, volvió a dar su palabra de honor de no intentar su reelección, lo cual sería una insensatez; es más, también insistió en que al terminar su gobierno se retira de la vida pública.

En la «mañanera» de este lunes 5 de julio de 2021, López Obrador hizo una declaración contundente, al asegurar que es cosa del pasado la tradición de «El tapado» en la sucesión presidencial, y que, a diferencia de lo que sucedía o sucedió en los sexenios de los partidos Revolucionario Institucional, PRI, y de Acción Nacional, PAN, el mandatario aseguró que en estos tiempos «no hay tapados» y «sí relevo generacional».

López Obrador no se anduvo por las ramas ni con rodeos, al mencionar los nombres de los políticos que pueden aspirar a la primera magistratura de la nación para sucederle en 2024. Así los mencionó:

Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México; Marcelo Ebrard Casaubon, secretario de Relaciones Exteriores; Esteban Moctezuma Barragán, exsecretario de Educación y actual embajador de México en Estados Unidos, y Tatiana Clouthier Carrillo, secretaria de Economía.

Luego, agregó a los que designó como el «ahora flanco progresista liberal», a Juan Ramón de la Fuente, embajador permanente de México en la Organización de las Naciones Unidas, ONU, y a Rocío Nahle García, secretaria de Energía.

Si a esas vamos, es de unirnos a los reporteros que cubren las mañaneras, cuando destaparon al senador Ricardo Monreal Ávila y al  subsecretario de salud, Hugo López-Gatell; ante esa premisa López Obrador agregó que hay muchísimos más.

Es de resaltarse que el presidente fue reiterativo al dar a conocer los nombres de los que él supone le podrían suceder en la Presidencia de la República a partir de septiembre de 2024, sin dejar de apuntar que todo está supeditado a lo que el pueblo decida y no como sucedía anteriormente en que «el tapado», era el seguro sucesor. «Ya no existe -reiteró-, la tradición del tapado».

«Afortunadamente hay relevo generacional -remarcó-, y yo voy a estar aquí -hasta 2024-, si el pueblo lo decide, porque voy a una consulta en marzo del año próximo y eso no me preocupa mucho, porque sé que la gente va a mantener el apoyo», al reiterar que no se quedará más allá del 2024 y que, cuando esto suceda, se jubilará de la vida política.

Cuando platicamos con amigos de diferentes estratos sociales, todos ellos conocedores de la realidad nacional por su gran cultura, el comentario y la pregunta surge de inmediato: «Todo está bien, ¿pero es cierto que se convertirá López Obrador en un dictador?». La respuesta es contundente, ni pensarlo, el pueblo de México no lo permitiría, y la geopolítica lo frenaría.

Ya conocemos algunos nombres en la carrera presidencial rumbo al 2024, al contrario de lo que sucedía en el pasado, que «el tapado» no se movía porque no salía en la foto, ahora la lucha es por quien demuestre ser el mejor de los mencionados sin excluir a otros, y mucho menos a los personajes que pueda presentar la oposición. En fin, hay destapados y se sostiene la no reelección.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista y escritor; presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.