Inicio / NOTICIAS / Derechos Humanos / Rohinyás: Médicos sin Fronteras informa de más de 6700 asesinatos en Birmania

Rohinyás: Médicos sin Fronteras informa de más de 6700 asesinatos en Birmania

Médicos sin Fronteras (MSF) acaba de publicar una primera evaluación del número de víctimas de la represión padecida por la etnia rohinyá en el oeste birmano; una evaluación que, según la organización humanitaria, se queda sin duda corta, y que arroja la cifra de al menos 6.700 muertos, entre ellos  730 niños menores de 5 años, en el mes posterior al 25 de agosto de 2017, cuando los rebeldes del Ejército de Salvación de los Rohinyás de Arakan (ARSA) atacaron varios puestos de policía.

Mapa de campamentos para refugiados rohinyás establecidos por Médicos Sin Fronteras
Mapa de campamentos para refugiados rohinyás establecidos por Médicos Sin Fronteras

“El número de muertos está presumiblemente subestimado -ha manifestado el doctor Wong de MSF-porque no hemos investigado en todos los campos de refugiados de Bangladesh, y porque el informe no incluye a las familias que no han podido salir de Birmania. Nos han hablado de familias enteras exterminadas, encerradas por el ejército en sus casas, a las que luego prendieron fuego. Al día de hoy sigue habiendo personas que huyen de Myanmar para ir a Bangladesh. Muy pocos organismos de ayuda independientes pueden acceder al distrito de Maungdaw, y nos preocupa la suerte de los rohinyás que siguen todavía allí”.

El estudio se ha llevado a cabo interrogando a los 11 426 miembros de 2434 familias acogidas al otro lado de la frontera, en los campos de Bangladesh, donde  640 000 musulmanes rohinyás han encontrado refugio desde finales de agosto huyendo de lo que Naciones Unidas ha calificado como “depuración étnica”.  Entre las muertes violentas, el 69,4 % han fallecido por arma de fuego y el 8,8 % ha sido quemados vivos, la mayor parte en el interior de sus viviendas; un 5 % fueron golpeados hasta morir y el 2,6 % fueron víctimas de violencia sexual o de las minas antipersona.

Las autoridades de Myanmar prohíben a las organizaciones humanitarias, excepto la Cruz Roja birmana, el acceso a la zona del norte del estado. MSF publica estos datos cuando el gobierno birmano sigue negando que exista represión contra los rohinyás, población minoritaria musulmana a la que denomina “bengalis”, que carece de nacionalidad y se considera inmigrada del Bangladesh vecino.

13/NOV2017. Campo de refugiados de Balukhli. Bangladesh: Pequeña rohinyá Una niña Rohinyá muestra la tarjeta de identidad con nacionalidad birmana expedida por las autoridades de Bangladesh (he ocultado sus datos) y que se ven obligados a tener todos los Rohinyás residentes en sus campos de refugiados. Si bien esta tarjeta le da derecho al reconocimiento de su estatuto de refugiada, no le permite salir del campo ni dirigirse hacia ningún otro punto del país, en donde se encuentra transitoriamente hasta que algún día pueda ser reconocida su nacionalidad. Aunque ella nació en el estado Birmano de Rajine, el gobierno Birmano rechaza reconocer su ciudadanía, lo que le otorga la singular condición de ser una apátrida.
13/NOV2017. Campo de refugiados de Balukhli. Bangladesh: Pequeña rohinyá
Una niña Rohinyá muestra la tarjeta de identidad con nacionalidad birmana expedida por las autoridades de Bangladesh (he ocultado sus datos) y que se ven obligados a tener todos los Rohinyás residentes en sus campos de refugiados. Si bien esta tarjeta le da derecho al reconocimiento de su estatuto de refugiada, no le permite salir del campo ni dirigirse hacia ningún otro punto del país, en donde se encuentra transitoriamente hasta que algún día pueda ser reconocida su nacionalidad. Aunque ella nació en el estado Birmano de Rajine, el gobierno Birmano rechaza reconocer su ciudadanía, lo que le otorga la singular condición de ser una apátrida.

Lo musulmanes rohinyás son la mayor población apátrida del mundo desde 1982, cuando la Junta Militar birmana les retiró la nacionalidad. Carecen de documento de identidad, y no pueden casarse ni viajar sin autorización. También carecen de acceso al mercado de trabajo y a servicios públicos, como escuelas y hospitales.

En estas circunstancias –dice el comunicado de MSF- el reciente acuerdo entre los gobiernos de Bangladesh y Myanmar sobre la repatriación de los rohinyás “nos parece prematuro. Nada garantiza hoy que no se vean de nuevo expuestos a todo tipo de violencia y graves violaciones de sus derechos”.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Discapacidad: El Consejo de Europa advierte a España acerca del derecho de voto

Tras estudiar las alegaciones presentadas en el caso de María del Mar y su hija …

Un Comentario

  1. Rafael Jiménez Claudín

    La sociedad civil sigue esperando una respuesta efectiva de Naciones Unidas a este problema de derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.