Síncope vasovagal: la emotividad y el estrés a flor de piel

Un síncope vasovagal es un malestar que se traduce por la pérdida de conocimiento durante segundos que es debida a una estimulación demasiado intensa del nervio vagal.

Este nervio, que atraviesa el organismo desde el cerebro hasta el estómago tiene la función de ralentizar la actividad cardíaca cuando esta está excitada. Esta hiperestimulación da como resultado este síncope. Si el corazón envía menos sangre a las arterias y al cerebro este está menos oxigenado y por ello, provoca una repentina caída de la tensión arterial y por ello, las complicaciones que se derivan de esto.

Los síntomas que refieren los pacientes son la sensación de debilidad, los vértigos, visión borrosa, palidez, sudoración o trastornos auditivos como zumbidos o pitidos. De igual forma, se pueden sentir náuseas e incluso sensación de desmayo, vómitos y diarrea.

Las etiología de estos síncopes pueden estar causados por una emotividad grande del individuo una emoción fuerte e intensa o por una situación de cambio de ambiente, de frío a calor. Existe varias categorías o tipos de síncopes: el vasovagal, el síncope por hipotensión ortostática, reflejo o cardiogénico, definiéndose según la causa (vascular, neurológica, metabólica, etc) que lo provoca. Entre los diferentes tipos de desmayos, algunos de tipo maligno, el que por lejos es el más frecuente, es el síncope vasovagal o neuromediado, el cual afortunadamente no deja secuelas.

Los cuadros de estrés, ansiedad, agobio, estar bajo presión, tener una sudoración intensa, estar deshidratado, etc. conlleva poder padecer un síncope vasovagal, llamado también lipotimia. Si esto ha sucedido es conveniente que el paciente esté acostado o en posición decúbito, debe beber abundante agua y debe evitar agregar sal en las comidas para no favorecer la subida de la tensión arterial.

De igual forma, es conveniente acudir a un cardiólogo para que mediante un Holter determine si existe alguna arritmia o algún problema cardiovascular, y es aconsejable realizar la prueba Tilt Test o mesa inclinada. La forma de abordaje inmediata es que la sangre llegue al cerebro y que la persona vuelva a estar estabilizada de inmediato. De no ser así, debe llamar al servicio de emergencias inmediatamente.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.