“La pasión de Kierkegaard”. Carta al padre

0
121

Luis de Luis[1]

 

Rafael Gordon se ha dejado fascinar por Soren Kierkegaard, se ha entregado al dandy contrahecho e irónico, al buscador de la pureza, al rebelde a las instituciones, a la oveja negra, al enamorado imposible, al buscador de conocimiento.

Rafael Gordon se ha sumergido en la obra de Soren Kierkegaard, en su tiempo y en su cabeza, en su corazón y en sus deseos, en sus heterónimos y en su identidad, en todas y cada una de sus palabras.

Rafael Gordon se ha empapado de la (i)lógica, la mística y el pathos del gran libertador que devolvió al hombre a la individualidad rescatándole de cadenas, repúblicas y cielos, quien fulminó las certezas, dogmas y principios impuestos desde cerca, desde lejos, desde arriba y desde fuera.

Rafael Gordon es lúcido; sabe, por otra parte, que ha dejado al hombre solo, sin asidero, con la carga de buscar (si es que hay) porqués; con el fardo de encontrar una (al menos) razón de ser.

Y Rafael Gordon ha vertido a Kierkegaard en palabras, se ha desembolsado a sí mismo a lo largo en de un enorme texto que es muchas cosas –cuaderno de bitácora, carta de navegación, leccionario y misal– pero, sobre todo, es una larga carta al padre, o, lo que es lo mismo, una carta a uno mismo, una carta a un espejo, una carta al dónde, una carta al porqué.

Y, para desgranar esta carta –plegaria, ruego y lamento a la vez– Rafael Gordon –al igual que Kierkegaard con sus seudónimos– da un paso atrás, desaparece y da el relevo a Víctor Rivas, quien aparece en escena, alfeñique y tembloroso, frágil y tartamudo, invencible y poderoso decantando palabras y silencios que queman al rojo vivo.

Rivas recorrerá el escenario armado, apenas, con un farol; y será Kierkegaard, será Gordon y, sobre todo, será Víctor y será Rivas.

Será actor, clown, hijo, padre, anónimo; será vidrio, será azogue.

Rivas recorrerá el escenario en círculos y órbitas, a zancadas y a tanteos, mientas musita y aúlla, mientras despega y se estrella, mientras ilumina y desvanece sin soltar, ni por un instante al público que ha prendido desde el primer instante.

Father ,

You left me

But I never left you.

John Lennon

  1. Luis de Luis es crítico teatral.

 

 

Ficha artística:

Actor: Víctor Rivas

Texto y dirección: Rafael Gordon

 

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.