Trumbo: el mejor guionista del mejor Hollywood

“No hubo ni héroes ni traidores, todos fuimos víctimas”
(Donald Trumbo al recoger el premio Writers Guild of America Awards en 1961, tras el éxito mundial de “Espartaco”, dirigida por Stanley Kubrick)

Hollywood, años 1947. La guerra fría ha empezado. Dalton Trumbo forma parte de los guionistas respetados: su talento y rapidez le convierten en el favorito de muchos realizadores. Justo en el mismo momento, el senador Joseph McCarthy y el Comité de Actividades Antiamericanas inician una caza de brujas, persiguiendo a los artistas relacionados, de una manera u otra, con el partido comunista.

Trumbo, póster de la película
Trumbo, póster de la película

Dalton Trumbo está afiliado entre 1943 y 1948; después se mantiene como simpatizante. Mientras algunos se preguntan si no sería mejor colaborar con McCarthy, Trumbo se niega categóricamente, manifestándose como un firme defensor de la libertad de expresión.

Rechaza responder a las preguntas del Comité, que le impone once meses de cárcel y le incluye en su “lista negra”, lo que oficialmente le condena al ostracismo y le imposibilita para encontrar trabajo. Gracias a su talento, y al apoyo de una familia que permaneció unida cuando el viento soplaba de espaldas, logró eludir la prohibición y acabar rehabilitado, al cabo de varias décadas de clandestinidad que contribuyeron a forjar su leyenda.

Con el pseudónimo Robert Rich escribió, entre otros, los guiones de “Vacaciones en Roma” (1953, un primer Oscar, la película de William Wyler que lanzó al estrellato a Audrey Hepburn) y “El bravo” (1956, segundo Oscar, dirigida por Irving Rapper). Kirk Douglas (que le reclamó para el guión de “Espartaco”) y Otto Preminger (para quien escribió “Exodo”), le contrataron oficialmente en 1960 escribiendo, de paso, el epitafio de la lista negra.

Recreación del aspecto más abyecto del Hollywood dorado, la película “Trumbo”, dirigida por Jay Roach (“En campaña vale todo”, “Los padres de ella”), está basada en la biografía del guionista escrita por Bruce Cook y protagonizada por Bryan Cranston (“Godzilla”, “Breaking Bad”), Helen Mirren (“Eye In The Sky”, “The Queen”, “RED”), Diane Lane (“La tormenta perfecta”, “Infiel”), Elle Fanning (“Maléfica”, “Super 8”), John Goodman (“Los Picapìedra” “El vuelo”), Louis C.K. (“La gran estafa americna”, “Blue Jasmine”), Michael Stuhlbarg (“La invención de Hugo”, “Siete sicópatas”) y Adewale Akinnuoye-Agbaje (“Pompeya”, “El caso Bourne”).

Delaciones, caza de brujas, interrogatorios, torturas, cárcel, vidas destrozadas. “En nombre de una libertad que nunca estuvo amenazada, los perros guardianes de la derecha más conservadora acosaron a personas como Trumbo”.

“Hay algunas preguntas a las que solo un imbécil o un esclavo podrían responder con un sí o un no” (respuesta de Dalton Trumbo al Comité de Actividades Antiamericanas)

Suena una máquina de escribir y se escucha ruido de agua: Dalton Trumbo, con su inseparable colilla en los labios y las gafas en la punta de la nariz, trabaja sobre una plancha de madera en difícil equilibrio en la bañera. Así es como conocemos al personaje del relato, así es como le veremos en muchas otras ocasiones: escribiendo a marchas forzadas, estajanovista todoterreno…La película no lo dice, pero Trumbo estaba exiliado en México donde hacía un calor sofocante.

Terrible y apasionante, la película “Trumbo” tiene un tono cáustico e irónico y Bryan Cranston (el héroe de la afamada serie Breaking Bad), divertido, irascible y siempre elegante, consigue un trabajo impecable al meterse en la piel del personaje: una figura histórica del Hollywood de los grandes estudios, “un auténtico resistente dispuesto a sacrificar todo por sus ideas, un currante superdotado y, en definitiva, victorioso sobre sus adversarios y la adversidad” (Cécile Mury, Télérama).

Y, en torno a él, con el humor de una comedia, todo un mundo de celebridades de la época: el ultraconservador John Wayne, la perversa Hedda Hopper (“la pasionaria del anticomunismo”), un Edard G. Robinson obligado a traicionar a sus colegas, un Kirk Douglas que al ofrecerle “Espartaco” inicia el camino de la rehabilitación.

Dalton Trumbo nació el 9 de diciembre de 1905 en Colorado y murió, a los 70 años, el 10 de septiembre de 1976 en Los Angeles. En 1971, una década después de salir de la lista negra del maccarthysmo, escribió y realizó la película “Johnny cogió su fusil” -a partir de la novela del mismo título que había escrito en 1939, mucho antes de alcanzar la fama como guionista- que consiguió el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes.

Posteriormente dirigió “Papillon” (1973) y Executive Action (basada en distintas teorías conspirativas sobre el asesinato de John F. Kennedy).

En 2007, su hijo Christopher Trumbo, como guionista, y el realizador Peter Askin (Lío en La Habana) le rindieron homenaje con el documental “Trumbo y la lista negra”. En él, estrellas del Hollywood actual, como Michael Douglas, Dustin Hoffman, Donald Sutherland, Liam Neeson o Josh Lucas, ponen voz a las cartas y fragmentos escritos por Dalton, considerado por muchos como el mejor guionista de su ápoca.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.