Un barman detiene a Blair por “crímenes de guerra”

“Señor Blair, esto es un arresto ciudadano por un crimen contra la paz, a saber su decisión de poner en marcha una guerra injustificada contra Irak. Le invito a acompañarme a un puesto de policía para responder de la acusación”.

Barroso, Blair, Bush y Aznar en la foto de las Azores

Con la mano en el hombro del exprimer ministro, el ciudadano británico Twiggy García, disckjockey y barman de profesión, procedió el viernes 17 de enero de 2014 a la” detención ciudadana” de Tony Blair, cuando se encontraba almorzando con miembros de su familia y amigos en el Tramshed, un restaurante de moda londinense donde trabajaba, según la información publicada por el diario The Telegraph de Belfast.

La detención ciudadana es la efectuada por alguien que no actúa como funcionario debidamente acreditado, encargado de hacer cumplir la ley.

En las jurisdicciones sujetas al derecho común, esta práctica se remonta a la edad media inglesa y al derecho consuetudinario inglés, en el que los sherifs alentaban a los ciudadanos a detener a los infractores de la ley. Según el lugar donde esta se lleve a cabo, la persona debe o no debe ser ciudadano británico. En el caso de Gales e Inglaterra, una persona que no sea británica puede hacer un arresto.

Inspirado por la página digital ArrestBlair.org, García llevaba varios años pensando en detener al antiguo líder del Partido laborista: “Considero que Blair es responsable de la masacre de civiles por haber arrastrado a nuestro país a una guerra ilegal”.

Cuando se produjó “el arresto” Tony Blair, quien ahora se dedica a dar conferencias por las que le pagan cientos de miles de euros, no respondió a García sobre la guerra de 2003 en Irak y en cambio intentó iniciar con él un debate sobre Siria hasta que uno de los hijos del político, que también asistía a la comida, avisó a la seguridad del restaurante, según ha contado García en una entrevista en el semanario Vice.

Días después, García dejó su trabajo en el Tramshed, en el este londinense. Parece que ha recibido el premio de 2.150 libras (unos 2.600 euros) ofrecido por la organización ArrestBlair.org, en cuya página web se anima a los ciudadanos a practicar ese derecho ofreciéndoles el 25% de la posible multa como recompensa. Según la información publicada en el diario The Independent, el dueño de la página, un tal Monbiot, ha dicho que García –a quien en Twitter se conoce también como Ghoulian Assange- se merece esa recompensa por “mantener vivo el recuerdo de los que murieron en la guerra y la presión para conseguir que el derecho internacional obligue a los poderosos a responder de sus actos”.

Según la revista Time, Twiggy García es el quinto ciudadano británico que ha intentado detener a Tony Blair por crímenes de guerra. En el digital The People Voice se puede escuchar (en inglés) la intervención de García, el 24 de enero de 2014, en el programa televisivo The Richie Allen Show, contando como sucedió todo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.