Varicocele: ¿es grave?

Si le han diagnosticado por un dolor súbito en un testículo un varicocele, le están valorando un agrandamiento de las venas dentro de la piel que sostiene los testículos. Esto es similar a una vena varicosa que pueda tener en una pierna y sobre la que no ha reparado nunca por ello no hay que alarmarse pero sí acudir a ver la causa y etiología de la misma.

Los varicoceles son normalmente causa de una baja producción de esperma así como de una baja calidad del mismo lo cual determinará que el varón probablemente es estéril. Esta causa en algunos hombres puede ser también la causa de la falta de desarrollo de los testículos.

En la mayor parte de los casos, cuando se haya establecido el diagnóstico correcto con las pruebas necesarias el médico puede proponerle un tratamiento quirúrgico para eliminar los síntomas que se agudizarán según transcurra el día, si está boca arriba o si realiza deporte o alguna actividad o sobreesfuerzo.

Sin embargo si tienes una inflamación en el escroto, si existe un bulto sospechoso y los testículos tienen diferente tamaño es que puedas haber tenido un varicocele en la juventud y ahora debas tratar esta situación que puede provocar dolor. Las complicaciones que entraña un varicocele suponen el encogimiento de un testículo afectado que se atrofiará por la exposición a toxinas en la sangre que ha tenido a lo largo de los años por un aumento de la presión en ellas. De igual forma, es probable que no tenga o no haya podido concebir hijos, porque ha afectado a la motilidad y al funcionamiento del esperma, y ese ensanchamiento de las venas, es conveniente ver cómo afecta al resto del órgano.

Los adolescentes con varicocele necesitan un seguimiento regular incluyendo la medición del testículo por exploración física y ecografía.

En aquellos pacientes en los que haya una discrepancia del tamaño de más del 20% entre el testículo izquierdo y el derecho durante un periodo de 12 meses y los que tengan dolor necesitan varicocelectomía independientemente de la edad del paciente, el estadio de Tanner o el tamaño del varicocele. El pico de flujo retrógrado (PFR) parece ser una buena herramienta no invasiva en el seguimiento y puede ser de ayuda para seleccionar pacientes para cirugía.

En caso de empeoramiento del PFR o de la asimetría de los testículos se debe operar a estos jóvenes pacientes. En el caso de que sean aptos para disponer de un manejo conservador sin cirugía, deberían hacer seguimiento hasta que sea posible realizar un seminograma. Hay que destacar que los mejores resultados del tratamiento del varicocele se obtienen con las técnicas microscópicas subinguinales y las laparoscópicas con preservación de linfáticos como demuestra los metaanálisis que se hayan realizado a lo largo de los últimos años.

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.