Vívica Gemaux y Les Musiciens du Louvre en La Zarzuela de Madrid

¿Se cantaría así en el barroco? ¿Lo haría así el gran Farinelli?

Con una seriedad trágica que de repente se convierte en sonrisa feroz (enseña al hacerlo todas las muelas), la mezzosoprano estadounidense Vivica Genaux parece querer sorprender a cada paso: cariñosa, ocurrente, espontánea, tocada por la gracia, parece imbuida del espíritu que animara a La Gitanilla de Cervantes, por ejemplo.

Vivica Genaux
Vivica Genaux

Sin embargo, esta Vívica que ofreció el pasado martes 9 de abril, en el Teatro de la Zarzuela, el concierto Memoria de Farinelli, dedicado al más famoso de los castrati, nació hija de un catedrático de Universidad.

El programa es barroco, sus temas también: ese debatirse del hombre como una barquichuela frente a las inmensas olas que lo arrastran, esa alma dividida entre dos pasiones que se la disputan, ese monstruo que, escondido, acecha a la ninfa que va a bañarse inocente al arroyo; esa alabanza desmesurada a Júpiter que, como otorgador de todo bien, la convierte en súplica.

Pero ¿y el cantar? ¿Se cantaría así en el barroco? ¿Lo haría así el gran Farinelli?

Sus vestidos (dos a lo largo del concierto, uno en cada parte) son un homenaje a España: el primero, flores rojas sobre un fondo negro, es un vestido de gitana con mantilla calada que le cuelga de los brazos. Soltura y elegancia en el manejo, lleva el pelo recogido en lo alto sólo con una sencilla goma… de brillantes. En la segunda parte, lleva un vestido pantalón recamado, ancho de perneras y volantes en las mangas. Homenaje a Elvis según ella, muy español a todas luces.

Va acompañada por Les musiciens du Louvre, el grupo francés dirigido por Thibault Noally. De su mano, los maestros del barroco Porpora, Torri, Vivaldi, Hasse, Giacomelli o Ricardo Broschi vibran en el sentido más literal del término vibrar con inusitada energía. Una energía desconocida para los profanos. La artista pone en juego todo su cuerpo para representarlos y revivirlos.

Hay piezas meramente instrumentales, como los conciertos de Vivaldi y Hasse, en los que la voz descansa, pero Vívica, quien hace homenaje a su nombre, se ganó muy bien los aplausos con un recital vibrante que dejó admirado al público.

Este aplaudió con ganas y, ya en la parte final, la apoteosis. Menos mal que ella lo tenía todo previsto con sus dos bises. Y cuando cogió la carpeta de las partituras para irse, ya no volvió más.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.