Afganistán como hace veinte años (7): el G20 decide contar con los talibanes para distribuir ayuda humanitaria

Pese a la cita fijada para dentro de dos semanas en Roma, este 12 de octubre de 2021 los países del G20 han celebrado una cumbre extraordinaria sobre Afganistán, organizada con carácter de urgencia por Italia –que actualmente preside el grupo– para hablar de ayuda humanitaria y de lucha contra el terrorismo en ese país.

Afganistán depende en un 75 por ciento de la ayuda exterior para sobrevivir (foto Pinterest)

Es la primera vez que los presidentes de los países más ricos del mundo se reúnen para estudiar las consecuencias de la retirada de Estados Unidos de Afganistán, aunque han faltado a la cita el presidente ruso, Vladimir Putin, y el chino, Xi Jinping, que han enviado a sus ministros de Asuntos Exteriores. Tampoco ha acudido Boris Johnson, por encontrarse de vacaciones. Un reflejo de las tensiones diplomáticas que existen es el hecho de que Rusia ha organizado una conferencia sobre Afganistán en Moscú, programada para el próximo 20 de octubre, a la que están invitados los gobernantes de Pakistán, India e Irán, así como los talibanes afganos.

En la reunión, celebrada por videoconferencia, los dirigentes del G20 han aceptado que, para evitar que se produzca un «colapso humanitario», no hay más remedio que implicar a los talibanes en la distribución de la ayuda a Afganistán que, en principio, podrá estar asegurada a través de las agencias de la ONU.

Según el diario británico The Guardian, algunas de las agencias de ayuda, como el International Rescue Committee, aseguran que Afganistán se encuentra al borde de un «hundimiento humanitario», ya que depende en un 75 por ciento de la ayuda exterior para sobrevivir, y esa ayuda no llega desde que los talibanes tomaron el poder en agosto.

El presidente del Consejo italiano, Mario Draghi, organizador de la cumbre, cree que «para hacer frente a la crisis humanitaria se necesitarán contactos con los talibanes, pero eso no significa su reconocimiento. Serán juzgados por lo que hagan, no por lo que digan. Es muy difícil pensar como se puede ayudar a la gente en Afganistán sin implicar a los talibanes».

Después ha añadido que, de momento, no se aprecia ningún progreso visible en materia de derechos humanos, derechos de las mujeres, educación o gobierno inclusivo, cuestiones todas ellas de las que dependerá en el futuro el reconocimiento por otros países.

En conjunto –escribe el enviado de The Guardian–, sus comentarios sugieren un compromiso entre los que quieren utilizar el reconocimiento y el acceso a la ayuda como palanca para moderar a los talibanes, y los que dicen que ahora no es una opción el castigo colectivo del pueblo afgano al rechazar la ayuda.

Los afganos no se comprometen
Los talibanes piden que la comunidad colabore con ellos (foto Pinterest)

El pasado 11 de octubre, en la sede de la ONU en Nueva York, su secretario general, António Guterres, dijo a los periodistas que «si no actuamos y no ayudamos a los afganos a atravesar esta tempestad, no solo ellos, sino el mundo entero lo pagará caro».

En el período previo a esta cumbre, en las conversaciones de Doha, el ministro interino de Asuntos Exteriores de Afganistán, Amir Khan Muttaqi, pidió al mundo buenas relaciones, pero evitó asumir compromisos firmes sobre la educación de las niñas, a pesar de la demanda internacional de permitir que todos los menores afganos regresen a la escuela. «La comunidad internacional debe comenzar a cooperar con nosotros», dijo en un evento organizado por el Centro de Estudios Humanitarios y de Conflictos del Instituto de Estudios de Posgrado de Doha. «Así podremos frenar la inseguridad y al mismo tiempo involucrarnos positivamente con el mundo».

En la cumbre, y tras lograr el consenso, la Unión Europea (UE) ha aumentado su ayuda inicial de 300 millones de euros hasta un total de más de mil, y se ha convenido que también deberían colaborar en el envío de ayuda humanitaria el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Recordemos que Estados Unidos ha congelado cerca de nueve mil millones de dólares de activos afganos en bancos extranjeros.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.