Ajedrez: ortodoxia en la religión judía

El joven ajedrecista israelí Yair Hoffman, de catorce años, ha puesto sus convicciones ultraortodoxas judías por delante de participar en torneos de ajedrez. Así, rechazó invitaciones para participar en dos torneos en Eslovaquia e India para el Campeonato de Europa y del Mundo, respectivamente, debido a sus creencias religiosas porque se celebran coincidiendo con festividades judías.

En concreto, rechazó jugar en el Campeonato Europeo de la Juventud en Bratislava este mes de agosto porque coincide con el Shabat (día de descanso semanal) y el Tisha b’Av (día de ayuno, meditación y abstinencia del judaísmo rabínico que se celebra del 10 al 11 de agosto, que marca la destrucción del primer y segundo templo).

Asimismo rehusó su presencia en India en octubre del campeonato mundial sub-14 al sub-18, porque algunas jornadas coincidían con la celebración del Yom Kippur (8 y 9 de octubre), el día del perdón, fiesta importante del calendario judío.

El joven prodigio del ajedrez israelí estudia en el colegio rabínico religioso Tzvia Yeshiva de la localidad de Petah Tikva, apenas a doce kilómetros de Tel Aviv. Ganó el campeonato nacional de Israel en su categoría de edad e hizo tablas con el excampeón mundial, el indio Anand.

También en un torneo pidió a sus rivales un empate técnico para evitar que pudiera jugar en Shabat. Cuando los organizadores no lo permitieron, se retiró del encuentro.

Yair Hoffmany junto a Israel Zeira de B Emunah
Yair Hoffmany junto a Israel Zeira de B’Emunah

Este joven ultraortodoxo está financiado por B’Emunah, una empresa de construcción inmobiliaria especializada en el desarrollo para las comunidades religiosas ortodoxas de Israel, cuyo director ejecutivo es Israel Zeira. Esta empresa ha sido acusada de ocupar terrenos de palestinos y de árabes israelíes y de estar movida por la marginación y exclusión árabe.

Así, esta empresa le financia actualmente su presencia en el tercer torneo internacional en memoria de Irena Warakomska (1950-2016) que se desarrolla en Suwalki, Polonia, del 5 al 12 de agosto y que es compatible con sus creencias ya que no jugará en sábado.

Historia

Los hechos recuerdan la larga relación del ajedrez con el mundo judío que se remontan a muchos siglos atrás. Según una vieja leyenda judía el rey Salomón fue quien inventó el juego, además jugó al ajedrez con su consejero y jefe del sanedrín, Benayahu ben Yehoyada.

Moshe Sefardi (1062-1140) autor de Disciplina Clericalis incluye el ajedrez como uno de los siete logros de un caballero.

Hay que recordar que el matemático, filósofo y astrónomo Abraham Ibn Ezra (1089-1167), redacta el reglamento de ajedrez existente más antiguo que se conoce, bajo el título de Haruzim, en forma de poema.

El Sefer Hasidim (Libro de los piadosos) recomienda el juego. Se trata de un texto de Judah ben Samuel de Ratisbona (1140-1217). Ofrece una descripción de la vida religiosa cotidiana de los judíos en la Alemania medieval y sus costumbres, creencias y tradiciones.

Contemporáneo a este tratado fue Maimónides conocido también como Moisés el Egipcio (1155-1204). Este rabino de origen español incluyó en 1195, en su Comentario de la Mishná, en la sección Sanedrín, iii. 3, el ajedrez entre los juegos prohibidos cuando fuese jugado por dinero, añadiendo que los jugadores de ajedrez profesionales eran “poco dignos de credibilidad”.

En 1575 los tres rabinos de Cremona sentenciaron que todos los juegos “son malos y causan problemas, a excepción del ajedrez”.

Tras el incendio del callejón judío (Judengasse) de Frankfurt en 1711, la comunidad aprobó un decreto que prohibía jugar al ajedrez a cualquier judío durante catorce años.

Jacob Eichenbaum (1796-1861) quien también era matemático, escribe en 1840 un extenso poema en hebreo sobre los movimientos de la partida de ajedrez, al que denominó Ha-kerav (La batalla). Consiste en ochenta estrofas rimadas de seis versos duodecasílabos cada una.

Esa combinación de matemático-literato-ajedrecista de Einchenbaum se dio también en el novelista inglés y judío que apoyó el sionismo Louis Zangwill (1869-1938).

En pintura, el húngaro Isidor Kaufmann (1853-1921), cobró notoriedad al pintar la vida cotidiana en el shtetl (villa o pueblo judío en Europa Central y Oriental) y realizó un conocido cuadro entre 1894 y 1895 el que muestra a dos judíos ortodoxos de la zona polaca de Galitzia jugando al ajedrez. Tiene otros dos cuadros anteriores referidos al juego, en 1886, pero con un solo jugador observando el tablero y en 1889 titulado ‘Problema de ajedrez’.

En 1905 el ajedrez fue definido como el juego nacional judío, la explicación es que requiere una forma de pensamiento muy especial, quizá similar a la tradición de Israel.

Respecto a lo que supuso el Holocausto para los ajedrecistas judíos ya hemos escrito una amplia referencia.

Por último, hay que citar el actual tema del boicot ajedrecístico a los israelíes. El presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), el ruso Arkady Dvorkovich, -quien fue apoyado por Israel- expresó todo su apoyo para erradicar el antisemitismo y asegurarse de que tengan derecho a competir en todos los torneos oficiales organizados por el organismo que preside.

Aunque ya hubo varios casos de utilizar el juego de ajedrez contra Israel, el último fue el pasado abril cuando el gran maestro, número uno iraní, de dieciséis años, Alireza Firouzja, no compareció ante el israelí Or Bronstein durante el torneo de Grenke, el evento abierto de ajedrez más grande de Europa, que se celebraba en Alemania.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.