Andalucía Laica denuncia el confesionalismo de Canal Sur

Canal Sur
Canal Sur

Andalucía Laica denuncia el confesionalismo de los servicios públicos de radio y televisión. Tanto en Canal Sur Radio como en Canal Sur Televisión, denuncia en un comunicado hecho público ayer, «se emiten programas de contenido estrictamente religioso confesional y proselitista, que van más allá de la labor informativa y documental de un servicio público».

En ese sentido el Contrato Programa aprobado por el actual gobierno andaluz (PSOE-IU) dedica unos 800.000 euros anuales para el mantenimiento de tales programas religiosos. Además incluye como personal contratado a sacerdotes católicos, tanto en la radio como en la televisión pública.

En esta misma línea confesional se acaba de firmar un Acuerdo con una universidad católica dependiente de la Compañía de Jesús, la Loyola de Andalucía, constituida en 2010.

Andalucia Laica
Andalucia Laica

Para Andalucía Laica los servicios públicos de comunicación audiovisual deben actuar sin privilegiar creencias o convicciones particulares con parámetros acordes con la libertad de expresión e información, la promoción de la diversidad, la no discriminación, la inclusión social y los derechos humanos.

«Deberán respetar la aconfesionalidad del Estado», exige el comunicado, «no confundiéndola con un multiconfesionalismo, pues será un objetivo prioritario la defensa de la libertad de conciencia de los ciudadanos, en especial frente a diversas formas de manipulación y adoctrinamiento». «Por ello», añade, «las programaciones no deben incluir la retransmisión de actos o ceremonias propios de creencias o convicciones particulares. Sí darán noticia de esos actos o ceremonias cuando el interés informativo lo aconseje. Tampoco incluirán programas proselitistas de ninguna creencia o convicción particular».

Andalucía Laica manifiesta su surpresa ante el hecho de que desde un gobierno andaluz «que dice optar por la laicidad» no se potencie un servicio público de comunicación acorde con esos principios, «que son garantía de respeto a todas las opciones sin privilegiar ni discriminar a ninguna, no promueva una programación con el objeto de generar una opinión pública informada, crítica y participativa, ni se desarrolle el derecho de acceso de la ciudadanía».

Por último, Andalucía Laica se denuncia que con recursos públicos se estén financiando «personas y programas cuya única finalidad es elproselitismo religioso, incumpliendo el mandato constitucional de aconfesionalidad del Estado».

Europa Laica

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Fallece en diciembre de 2014, siendo editor adjunto de Periodistas en Español. Periodista, fotógrafo, profesor y consultor de medios. En la profesión desde 1966. Perteneció a las redacciones de 'Gaceta ilustrada', 'Cuadernos para el Diálogo", 'El Periódico" y 'Tiempo'. En 1982 funda FOTO, revista que edita y dirige hasta 2009 (287 números). Fue vocal por el sector de la Fotografía en la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Profesor de Fotografía de la Universidad Nebrija (1997-2001). Desde 2000, vinculado a la Escuela Superior de Publicidad. Autor de 'Fotografía Creativa', guía didáctica de un curso en una plataforma 2.0 (282 págs., Maren, Madrid, 2010). Su exposición fotográfica antológica 'Manuel López 1966-2006' va camino de 40 itinerancias por España y América.

1 Comentario

  1. Interesante que exista una entidad como «Andalucía Laica» y que exprese su voz; ya que el proselitismo religioso confesional es una tendencia y una tentación permanente (de buena fe, sin duda) por la inercia de siglos en que fue así, donde religión y estado eran un todo, a la vez que se aplastaba o no se daba paso a: otras visiones religiosas que surgían; y a tendencias racionalistas, científicas, agnósticas y hasta de escepticismo; las que finalmente, dieron también un gran impulso al desarrollo de la sociedad y la convivencia con respeto y tolerancia de ideas de toda índole, pues todas las vertientes de fe, pensamientos, valores y racionalismos en una sociedad moderna, contribuyen al cauce del río de la humanidad; siempre que haya un equilibrio y respeto en la convivencia, sin privilegios desde el Estado.
    Condorcet y otros señalaron doctrina en torno a la la neutralidad del Estado en materias de fe religiosa, considerando que debía existir en los organismos del Estado y los dependientes de él -especialmente en la Escuela- una orientación laica (o laicista, sin orientación confesionalista de ninguna naturaleza).
    Hoy en día hay quienes para expresar lo que estiman más propiamente laico (neutralidad del Estado y especialmente del poder político en materia de religión) usan el término laicista.
    Ello porque en el Concilio Vaticano II, por definición allí, el término laico, la Iglesia Católica lo aplicó a todo lo católico sin orden sagrado o algo así (Gabriel Guarda, O.S.B., Benedictino,. «Los laicos en la cristianización de América», 1973, Chile). Entonces, las personas laicas, en su lenguaje, son todos los católicos fieles o creyentes ídem, que NO son sacerdotes, monjes, etc. De esta forma, en tal dimensión, la de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, el término laico (laicado, etc.) NO tiene significado alguno de neutralidad del Estado o de la sociedad en materia de creencia y fe religiosa; digamos que alude o se relaciona con los «creyentes católicos» en general sin investidura sacerdotal, o a todo el resto de la población que así quedan incluidos, de hecho, como que lo son o debieran serlo. En tal concepto, el laicismo y los laicistas (neutrales en materia de fe), seguidores de otras fe, agnósticos, racionalistas, escépticos, ateos, etc., no existen o no están abarcados en los mensajes de sacerdotes, obispos, cardenales cuando mencionan al laicado y a los laicos, en caso de atenernos estrictamente a la definición institucionalizada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.