La mayoría de los españoles está a favor de que el coche del mañana lleve “caja negra”

Diego Alonso Sobrino

Todo parece indicar que los conductores comienzan poco a poco a ver con otros ojos la caja negra. De hecho, el 81,6% de los españoles espera que forme parte del equipamiento de serie del vehículo en el plazo de veinticinco años. lo que supone siete puntos porcentuales más que el año pasado, según la segunda edición del estudio europeao “El coche del Mañana“, elaborado por AutoScout24, consultora experta en automoción e internet.

velocidad-controlada-radar

El informe. que recoge las expectativas de 9.000 conductores de siete países europeos sobre la que será la movilidad del futuro, pone de manifiesto cómo las connotaciones negativas y hasta siniestras de estos dispositivos van perdiendo importancia entre los conductores, cada vez más conscientes de lo que la caja negra puede ofrecerles para aumentar su seguridad al volante.

De esta forma, en una proyección de la “smart city” a 2038, la caja negra dejará de ser un elemento asociado mayoritariamente a aviones o trenes para convertirse en una tecnología esencial capaz de proteger proactivamente al conductor, diagnosticando, por ejemplo, averías vía remota, haciendo un seguimiento de la conducción para rebajar la prima al buen automovilista o reconstruyendo un accidente antes incluso de que él mismo avise a las autoridades.

Curiosamente, aunque los europeos siguen siendo más reticentes que los españoles, lo cierto es que el gran debate que suscita la caja negra en torno a la privacidad de los datos comienza a calar hondo, hasta el punto de que el 73% ya no percibe esta solución como un “Gran Hermano” fiscalizador, sino como un elemento para hacerles la vida más fácil.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

1 Comentario

  1. Un elemento más, tecnológico, útil, sin duda. Pero también otro paso más en un mundo cada vez más promiscuo de nuestros datos, conductas, etc., como en un mundo de Orwell.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.