Inicio / NOTICIAS / Derechos Humanos / Contra la impunidad: Videla muere en prisión

Contra la impunidad: Videla muere en prisión

37 años después de encabezar el golpe de estado que abrió paso a la dictadura más cruenta de la historia de Argentina, murió en una cárcel común Jorge Rafael Videla, protagonista y símbolo de la represión ilegal, escribe Marcela Valente desde Buenos Aires.

Videla en el banquillo durante el juicio
Videla en el banquillo durante el juicio

Condenado en diversas causas por delitos de lesa humanidad, el exdictador fue hallado este viernes 17 “en su celda, sin pulso ni reacción pupilar”, reza el parte médico del Servicio Penitenciario Federal. Tenía 87 años.

Videla purgaba varias condenas en el Complejo Penitenciario Federal Número 2 de la ciudad de Marcos Paz, en la oriental provincia de Buenos Aires, en un pabellón en el que también están decenas de represores de la dictadura (1976-1983).

“Nunca maté a nadie”, había dicho Videla, quien aparece como inductor en todas las condenas por delitos contra la humanidad que le impusieron. Él mismo lo admitió en el libro “El Dictador”, de los periodistas y escritores María Seoane y Vicente Muleiro. “No hubo ningún descontrol: Yo estaba por encima de todos”, aseguró a sus interlocutores.

Para organizaciones de derechos humanos, familiares de víctimas y observadores del proceso contra la impunidad de estos crímenes, la muerte de Videla en una cárcel común es todo un símbolo, pero no representa el final de ciclo sino un hito más.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, Mariela Belski, declaró a IPS que Videla “será recordado por los excesos más brutales y aterradores” del régimen de terror.

“Pero lo importante aquí es que hubo justicia, hubo condenas y Videla murió en la cárcel”, precisó, y destacó que Argentina “dio un gran paso en el juzgamiento de estos crímenes y se erigió en un modelo para la región y para el Sur global”.

No obstante, Belski advirtió que con la muerte del dictador “el ciclo no se cierra. “Este es un proceso que sigue, que Argentina está liderando, pero que debe continuar dentro del país y en la región”, remarcó.

Por su parte, el secretario ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (Mercado Común del Sur), el argentino Víctor Abramovich, dijo a IPS que la muerte de Videla en una cárcel común “es un hecho simbólico muy importante”.

“Hace 10 años esto era impensable. Hoy es el resultado de un proceso que tiene alcance regional, un proceso que marcha a distintas velocidades, con leyes distintas, pero que está generando debates muy interesantes en toda América Latina”, dijo el representante del bloque que conforman Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Abramovich, quien fue vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, consideró que el hecho de que la muerte del dictador haya ocurrido en una prisión común “reafirma el principio de igualdad ante la ley”.

“Este proceso, con distintos ritmos, se está dando en Chile, Brasil, Perú, en Colombia, en Uruguay y en Guatemala, donde se produjo (el 10 de este mes) la condena de 80 años de prisión al exdictador José Efraín Ríos Montt”, resaltó.

En Argentina, fueron juzgados 422 represores desde 1983, la mayoría militares. De ellos, 378 fueron condenados y 44 absueltos, según datos de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de Causas por Violaciones a los Derechos Humanos.

El ritmo de los procesos se aceleró en los dos últimos años, con medidas como la acumulación de delitos cometidos en un mismo centro de detención ilegal. En 2012, concluyeron 24 juicios con 134 condenados y 17 absueltos.

Como parte del proceso contra la impunidad, la organización Abuelas de Plaza de Mayo logró restituir la identidad a más de un centenar de jóvenes que habían sido secuestrados siendo niños junto a sus padres o que habían nacido en cautiverio.

Algunos de aquellos niños y niñas, hoy ya adultos ocupan cargos en la función pública, Son legisladores nacionales, comunales o funcionarios del Poder Ejecutivo como el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda.

Videla encabezó en 1976, en su calidad de jefe del ejército, la junta integrada por los comandantes de las tres fuerzas militares tras el golpe de Estado que derrocó al gobierno democrático de María Estela Martínez de Perón.

Bajo su dominio (1976-1981), fueron perseguidos, secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos, miles de personas. Registros gubernamentales que se actualizan paulatinamente incluyen más de 11.000 desparecidos, mientas organizaciones humanitarias elevan la cifra a 30.000.

Al finalizar en 1983 el régimen militar, los excomandantes pasaron a ser enjuiciados. En 1985 Videla fue condenado a reclusión perpetua por 66 asesinatos, 306 secuestros, 93 casos de tortura -cuatro seguidos de muerte- y 26 robos.

Junto a otros camaradas estuvo preso en un penal militar durante cinco años, con privilegios denunciados por medios periodísticos y organizaciones humanitarias. Pero en 1990 el entonces presidente Carlos Menem (1989-1999) lo indultó.

Videla gozó de ese beneficio hasta 1998, cuando fue detenido por sustracción, apropiación y robo de identidad de niños y niñas nacidos en cautiverio, delitos por los cuales no habían sido condenados y, por lo tanto, tampoco habían sido indultados.

Pero fue la declaración de inconstitucionalidad del indulto y de dos leyes de fines de los años 80 con carácter de amnistía la que reactivó en la década pasada diversas causas en su contra. En 2010 fue condenado a cadena perpetua por crímenes en la central provincia de Córdoba y en 2012 a 50 años de prisión por el secuestro de niños.

También estaba procesado en otras causas por delitos de lesa humanidad perpetrados por el régimen en las provincias de Santa Fe, en el centro, y en Tucumán, en el norte.

En todos los casos, Videla denunciaba la presunta incompetencia de la justicia civil para enjuiciarlo y se autocalificaba como “preso político”. Lo hizo inclusive el pasado martes 14, en otra causa por los delitos del Plan Cóndor.

Este plan fue la coordinación represiva de las dictaduras de Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay para el intercambio de prisioneros. En su última comparecencia se lo vio desmejorado, con dificultad para caminar y la voz trémula.

Pero nunca se mostró públicamente arrepentido. Al contrario, se hacía responsable por los crímenes cometidos por sus subordinados.

En sus últimas declaraciones periodísticas, a la revista española Cambio 16 en marzo, exhortó a oficiales jóvenes a alzarse contra el gobierno de Cristina Fernández “en defensa de las instituciones de la república”.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

Naciones Unidas

Día Mundial de la Paz: 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos

Cada 21 de septiembre, se celebra en el mundo el Día Internacional de la Paz, …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.