De padres a hijas, un pastiche con pretensiones

Extremadamente melodramática, inverosímil, poco convincente, la película «De padres a hijas» (ignoro porque no se ha optado por traducir simplemente el mucho más comprensible título de Fathers & Daugthers, sobran las partículas) no va mucho más allá de las ambiciones de una mediocre telenovela.

De padres a hijas, cartel
De padres a hijas, cartel

La historia va de amores paterno-filiales. En la década de 1980, Jake Davis (Russell Crowe, Gladiator, American ganster), novelista ganador de un Pulitzer, enviudado en un accidente, intenta luchar contra una enfermedad mental (crisis maníaco depresivas) al tiempo que educa como puede a su hija de 5 años, Katie (la pequeña Kylie Rogers, Invisibles). Veinticinco años más tarde, Katie (ahora es Amanda Seyfriend, Los miserables, Mamma Mia), una autodestructiva estudiante de psicología, tiene que vivir con los recuerdos de aquellos traumas infantiles que intenta ahogar a base de sexo ocasional. Hasta que encuentra a un aspirante a escritor que adora a su padre.

La película, con pretensiones de “familiar”, está dirigida por Gabriele Muccino (Un buen partido, En busca de la felicidad); acompañan en el reparto a los protagonistas Aaron Pau (Beaking Bad, Exodus: dioses y reyes), Diane Kruger (Malditos bastardos, Troya), Octavia Spencer (Criadas y señoras, La serie Divergente: Insurgentes) y una espléndida y atlética Jane Fonda (Cartas a Iris, El mayordomo, La juventud), que ya ha cumplido los 77, en el papel de la excéntrica –como todas en la ficción- agente literaria.

Ni la intensidad que Crowe imprime a su personaje, ni la sinceridad que pretende Seyfriend en el suyo, consiguen salvar un guión sin ninguna virtud.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.