Día Internacional del Refugiado: 22 desaparecidos en El Estrecho

Este 20 de junio de 2019, Día Internacional del Refugiado, ha ocurrido un nuevo drama en el mediterráneo. Según la información del canal internacional Euronews y las grandes agencias europeas, se dan por desaparecidos veintidós migrantes que estaban haciendo la travesía en patera desde Marruecos.

Otros 27, que se encontraban a bordo de la embarcación a la deriva, han sido recogidos por un ferry y trasladados a España.

Según la información de Euronews, la patera, que había salido de algún lugar en el noreste de Marruecos, fue localizada a la altura del cabo de las Tres Horcas. Una ONG avisó a los guardacostas españoles que, por encontrarse la embarcación en aguas marroquíes, no pudieron intervenir inmediatamente.

Desde enero de 2019, cerca de 600 migrantes han muerto o desaparecido en el Mediterráneo. Según la Organización Internacional para las Migraciones, 173 de ellos intentaban ganar las costas españolas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

1 Comentario

  1. SI YO FUERA UN REFUGIADO (EL BONSÁI)

    POR CARLOS SCHULMAISTER

    Si yo fuera un refugiado,
    un refugio tendría,
    de dos por dos aunque sea,
    para ocultar mi agonía,
    para matar el tiempo,
    para dejarme morir,
    pues a mis años las fuerzas,
    y la voluntad,
    ya flaquean.

    Una pared perforaría,
    si por allí se filtrara,
    un rayito que bañara,
    de sol,
    a un bonsái de mi tierra.

    Al bonsái lo nombraría,
    cada vez al saludar,
    ¡buenas noches, alamito…!,
    ¡hasta mañana, saucesito…!,
    ¡buenos días, duraznerito…!,
    o cualquier otro arbolito,
    de mi tierra,
    que pudiera conseguir,
    ¡porque nadie viaja,
    ni huye,
    con el bonsái cultivado!

    Desde adentro,
    el afuera atisbaría,
    y por las noches, si pudiera,
    el cielo observaría,
    aunque una estrella, jamás,
    para mí se corriera,
    y muy feliz yo sería,
    si de mi infancia volviera,
    una luna de melón.

    De allí sólo saldría,
    con mi bonsái a cuestas,
    y mis gafas oscuras,
    de espiar,
    a procurar un bocado,
    y un trago,
    para mí y para el bonsái,
    y en mi tierra pensaría,
    lamentando no tener,
    siquiera,
    un álbum de fotografías,
    para mirar por las noches.

    Si todo hombre precisa,
    una caricia en el alma,
    es probable que las únicas,
    disponibles para mí,
    fueran las caras que amé,
    que tal vez me amaron,
    y quizá fotografié,
    ¡pero un refugiado, a sus fotos,
    tampoco las lleva consigo!

    En su defecto, consuelo…
    el de la memoria sería,
    para darle los domingos,
    un repaso a la tarde,
    los más tristes días,
    si solo,
    y en tierra extraña.

    Lo que nunca tendría,
    si yo fuera un refugiado,
    sería un espejo colgado,
    pues los espejos engañan,
    y ya no soportaría,
    ver que mis ojos me vieran.

    Por lo demás,
    si algún día,
    que ni recuerdos tuviera,
    y de allí me sacaran,
    llévenme adonde sea,
    y si enterrarme debieran,
    por piedad os lo ruego,
    que sea en la pura tierra,
    de mi bonsái en compañía,
    y donde el sol nos abrigue,
    ése,
    y todos los días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.