Efectos de la extirpación de la vesícula biliar

La extirpación de la vesícula biliar, conocida por el nombre colecistectomía, es el tratamiento definitivo si el paciente sufre de cólicos biliares y tiene litiasis biliar (piedras en la vesícula).

Entre los diversos síntomas que puede presentar un enfermo tras la cirugía, existe un síndrome llamado postcolecistectomía, al que se le presta poca o ninguna atención. Esta patología se puede controlar, aunque no curar, si bien, según el criterio médico hay que ver qué es lo que lo origina y cómo se tiene que abordar.

Aunque entre el setenta y cinco y noventa por ciento de los pacientes refieren una mejoría notable tras ser extirpada la vesícula (sobre todo en cuanto a cólicos se refiere), es cada vez más frecuente, escuchar quejas por parte de éstos en relación a síntomas como la dispepsia cuasi crónica, además de un dolor sordo en el cuadrante superior derecho del abdomen.

En la actualidad, casi todas las intervenciones se abordan desde la laparoscopia (es decir, no existe cirugía como tal sino desde el ombligo se llega a la vesícula mediante cuatro incisiones pequeñas), por ello, no se tienen las molestias típicas de haber cortado el tejido y las posteriores dolencias de las adherencias alrededor de la cirugía.

Si bien esto es cierto, muchos pacientes arrastran una sensación de peso e hinchazón abdominal, pirosis (ardor), regurgitaciones, náuseas (cuando ingieren determinados alimentos) o vómitos en algunos casos. Otros acusan una diarrea explosiva, sobre todo matutina, y muchas mujeres sobre todo, presentan alguna alteración psíquica con motivo de dicha intervención (ansiedad y/o insomnio).

Por ello, es necesario, si persisten esos dolores y síntomas, que acuda a su médico y refiera ese episodio porque debe saber de dónde vienen dichos síntomas. Indagar sobre la relación de los nuevos dolores en pacientes colecistectomizados, es necesario, además de realizar una colangiografía postoperatoria para completar el estudio.

En estos hallazgos, se podrían presentar otras formas de dolor, asociadas a otra cuestión, por ejemplo: hernia hiatal, gastritis crónica, hernia umbilical, síndrome del intestino irritable, tumores del ángulo hepático del colon o bien una cardiopatía coronaria que comparte esos síntomas.

Es posible que entonces le pidan una resonancia magnética con colangiopancreatografía; una manometría de colédoco; pruebas hepáticas específicas; electrocardiograma y ecocardiograma además de un TAC (tomografía axial computerizada) y/o una endoscopia del tracto digestivo. En algunos hallazgos se presenta el Helicobacter pylori que ha de ser tratado con antibióticos durante al menos tres semanas.

Entre los casos graves de otras enfermedades no asociadas a la vesícula, algunos pacientes pueden presentar cirrosis alcohólica, esteatosis hepática (hígado graso); la enfermedad de Crohn entre otras cuestiones.

En un tanto por ciento realmente pequeño, estas dolencias a posteriori se pueden relacionar con los conductos biliares extrahepáticos el resto, pueden ser muchas otras enfermedades no diagnosticadas o simplemente un evento de dispepsia (aire) que se acumula porque la ingesta de alimentos copiosa dificulta de nuevo las digestiones; algo incómodo pero nada importante, dicho sea de paso.

En cualquier caso, siempre que tenga esos síntomas, debe averiguar el porqué. Esa gastritis secundaria, aparentemente poco relevante puede mejorar con fármacos pautados ex profeso. El sobrepeso y la obesidad ocasionan en muchas circunstancias, incluida esta, interrupciones en el metabolismo de numerosas hormonal y de la flora intestinal, y es conveniente que reduzca el mismo para mejorar su día a día.

Algunos autores han referido que las mujeres pueden presentar tras la colecistectomía, una aparición de cáncer de colon, sobre todo tras veinte años de haber sido operadas debido al mecanismo biológico propuesto con la secreción continua de ácidos biliares que van directamente al intestino. Vigilar el intestino y el colon, no está demás en estos casos, sobre todo en mayores de 65 años.

Ante cualquier síntoma en pacientes postcolectistectomizados, acuda a ver a su especialista siempre. Hay que resaltar que no tener vesícula no es sinónimo de tener más peso. Si ya no le sientan mal muchas cosas, puede que ingiera más calorías de las necesarias, pero esto no viene de haberle extirpado la vesícula biliar. No es un síntoma por sí mismo; es una realidad, que observará a posteriori, que también, debe controlar por su salud.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información - Periodista - Editora Adjunta de Periodistas en Español - Directora Adjunta de Aquí Madrid - Máster en Dirección Comercial y Marketing - Exdirectora del diario Qué Dicen - Divulgadora Científica - Profesora Universitaria C.C. de la Información - Fotógrafo - Comprometida con la Discapacidad y la Dependencia. Secretaria General del Consejo Español para la Discapacidad y Dependencia CEDDD.org Presidenta y Fundadora de D.O.C.E. (Discapacitados Otros Ciegos de España) (Baja Visión y enfermedades congénitas que causan Ceguera Legal) asociaciondoce.com - Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor -fundacionlopezibor.es/quienes-somos/consejo-asesor - Miembro del Comité Asesor de Ética Asistencial Eulen Servicios Sociosanitarios - sociosanitarios.eulen.com/quienes-somos/comite-etica-asistencial - Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) - Libros: Coautora del libro El Cerebro Religioso junto a la Profesora María Inés López-Ibor. Editorial El País Colección Neurociencia y Psicología https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com Actualmente escribo La makila de avellano (poemario) y una novela titulada La Sopa Boba. Contacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.