El ajedrez le ofrece a Putin su primera victoria internacional

«Rusia no está aislada internacionalmente». De esta forma rotunda los dirigentes del Kremlin celebraron el triunfo del ruso Arkady Dvorkovich para un segundo mandato al frente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, siglas en francés) que ha supuesto la primera victoria internacional del régimen de Vladimir Putin desde la guerra de Ucrania.

Arkady Dvorkovich presidente de FIDE
Arkady Dvorkovich, presidente de FIDE

El problema no es que el presidente de FIDE sea ruso, -también lo es el aspirante al título mundial en 2023, Ian Nepomniachtchi– sino que es una pieza más del presidente Putin, al que estuvo muy vinculado con distintos cargos, por mucho que haya intentado blanquear su imagen. Diferentes expertos ya lo habían manifestado anteriormente, no hay nada mejor que ver como el Kremlin ha elogiado su triunfo: «es muy buena noticia y una victoria muy significativa».

El ajedrez es más que un deporte, es política en territorio ruso, una extensión de su diplomacia. La señal que la FIDE lanza al mundo es que Rusia mantiene el poder en una importante federación deportiva internacional. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov (sancionado por Occidente) fue claro: «Por supuesto apoyábamos a Dvorkovich, un ciudadano ruso».

Curiosamente, sus aduladores en algunos países habían expresado que ya no vivía en Rusia (error en que cae hasta su gran opositor, Gari Kasparov), algo falso, cuando no está viajando por medio planeta, su casa está en Moscú, lo declaró el mismo Dvorkovich.

En las hipérboles de sus partidarios han llegado a manifestar que es nada menos que el «mejor presidente de la FIDE de la historia». Ahí queda eso, ríanse de los presidentes que aguantaron una guerra mundial con asesinatos de ajedrecistas, debieron implantar el campeonato mundial, o sufrieron la guerra fría, la influencia soviética con mil problemas y dificultades, nada, el actual es el mejor, sin duda, lo escriben y afirman los que, claro, viven del presupuesto FIDE y no han visto más allá de los dos últimos y desconocen todo de su casi centenaria historia.

Sin duda, es más presentable en todos sus aspectos que sus dos anteriores predecesores en el cargo, el tétrico Florencio Campomanes (1927-2010) y el impresentable y sancionado Kirsan Ilyumzhinov, por lo que superar el listón no era difícil viendo el legado que dejaron, pero no deja de mostrar una influencia e intereses partidistas muy claros donde se siguen permitiendo actuaciones irregulares. Su aplastante victoria en la asamblea general de Chennai, 157 votos por 16 con cinco abstenciones y uno nulo, no sirve, por muchos que se empeñen, en blanquear su relación con Putin.

Bueno es resaltar los que no le votaron, además de la propia Ucrania como es obvio, Austria, Alemania, Lituania, Polonia, Eslovenia, Noruega, Reino Unido, Holanda, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Al fin y al cabo no ha sido más que elegido en votación secreta por «funcionarios», como acertadamente señala un medio internacional, que recuerda que la gran mayoría de ellos no tienen que rendir cuentas en sus países de lo que han votado y otros dependen, sobre todo los países pequeños, de subvenciones y favores de la federación internacional. Tan solo dos presidentes no aplaudieron su reelección, el ucraniano, Viktor Kasputin y el alemán, Ulrich Krause.

Como declara el ex campeón mundial, Gari Kasparov, es «repugnante» que países que muestran su oposición a la invasión de Ucrania, que critican a Putin, apoyan las sanciones internacionales e incluso acogen ajedrecistas ucranianos, lo voten, como es el caso de Estonia o Letonia.

Es significativo ver los motivos expresados públicamente de algunos que no le votaron, la Federación Austríaca de Ajedrez (OSF) explicaba previamente su decisión y voto. Por una parte, abogaban por «una mayor transparencia, una gestión abierta con una reducción significativa de la influencia rusa, dada la proximidad del Kremlin con el actual presidente de FIDE». La Federación Alemana de Ajedrez (DSB) abogaba por una gestión de la federación internacional «transparente y abierta».

El apoyo ruso ya venía mucho antes de la votación. Incluso el sancionado gran maestro y defensor de la invasión Sergei Karjakin le mostraba su respaldo: «no entiendo quién puede oponerse a él», pero aún más clara fue la declaración del vicepresidente de la Federación Rusa, Alexander Zhukov: «espero mantenga su puesto. Nuestro hombre seguirá al frente de la FIDE».

Por cierto, Karjakin no tuvo reparos en criticar a los «liberales» que acuden a la Casa del Ajedrez en Moscú y a los que firmaron el manifiesto contra la guerra, citando que el nivel del pasado Torneo de Candidatos de Madrid, al que no pudo acudir, fue «bajo» y que desde el pasado 21 de febrero no habla con Nepomniachtchi.

Después del triunfo el ajedrecista y comentarista ruso Alexei Shipov, partidario de la invasión, señaló que la alternativa a Dvorkovich «era horrible, una pesadilla».

Su rival ucraniano, el gran maestro internacional residente en Estados Unidos Andrii Baryshpolets, al que acompañaba como candidato a vicepresidente Peter Heine Nielsen, el ex entrenador del campeón mundial, Magnus Carlsen, no supo aglutinar la oposición, con una campaña mal enfocada al igual que su recogida de firmas en una plataforma internacional contra Dvorkovich que apenas consiguió algo más de 1300 en todo el mundo. Incluso la propia Ucrania inicialmente no le respaldó optando por otro candidato.

Precisamente los otros dos candidatos, sin duda títeres interpuestos por alguien, tenían la característica de estar vinculados anteriormente con cargos en FIDE. (Enyonam Sewa Fumey, de Togo no llegó a presentarse y luego apoyó a Dvorkovich de cuya directiva formaba parte). Uno, de origen ruso, Inal Sheripov, se retiro por «motivos de salud»; mientras que otro, Bachar Kouatly, lo hizo poco antes de la votación. Llama la atención la candidatura del expresidente de la federación de Francia, que salió de su cargo nacional tras acusaciones de corrupción en Le Monde y en la propia Asamblea Nacional francesa. Se sabía que era un apoyo de Dvorkovich, del que era vicepresidente, y al que había elogiado por activa y pasiva.

La única buena noticia es que no pasará de ocho años, dos mandatos, si no es sancionado internacionalmente («si eso sucede, se acabó» declaró el ex campeón mundial Anatoli Karpov) ya que entonces debería dejar el cargo, siendo sustituido por el vicepresidente, el indio Vichy Anand, quien se perfila como presidente en el futuro. No obstante, el ruso en tono jactancioso ya ha manifestado que solo hay una posibilidad entre cien que reciba una sanción gracias a sus ambiguas declaraciones sobre la guerra y haber aplicado las sanciones -no tenía otro remedio- a jugadores y equipo ruso.

Uno de los aspectos a aclarar es, tras la cancelación del patrocinio ruso al ajedrez mundial por las sanciones internacionales, las cantidades a devolver a las empresas, algo que debe arreglar Dvorkovich, quien además, anuncia como una de las primeras medidas crear un grupo de trabajo para buscar una solución para que Rusia y Bielorrusia puedan competir en los torneos internacionales, eso sí, teniendo en cuenta al Comité Olímpico Internacional.

La Federación Rusa defiende que las sanciones «fueron adoptadas por la anterior junta directiva de FIDE», y mientras ha congelado su anuncio sobre su posible pase a la federación asiática.

Ajedrez, equipo de Uzbekistán, ganador de la 44 Olimpiada
Ajedrez, equipo de Uzbekistán, ganador de la 44 Olimpiada

Resultados de la 44 Olimpiada

En cuanto a la 44 Olimpiada de Ajedrez celebrada en Chennai, India, contó con 187 equipos masculinos y 162 femeninos, en total, 1736 jugadores (936 hombres y 800 mujeres) con un total de 250 grandes maestros presentes. Además de Rusia y Bielorrusia, no acudieron ni China, ni Pakistán.

Ucrania pudo tener el consuelo en el tablero de que su equipo femenino ganara la Olimpiada sin una sola derrota, siete victorias y cuatro empates superando a Georgia e India. Este es su segundo oro, el primero fue en 2006. Sin embargo, en el Abierto decepcionó ya que de un teórico octavo puesto acabó el 29º.

Uzbekistán ganó la Olimpiada por primera vez en su historia con un equipo muy joven. Además fue asignada como sede para 2026, deberá decidir si la llevara a cabo en su capital, Taskent o en la mítica ciudad de Samarcanda. previamente se celebrará en 2024 en la capital húngara, Budapest.

Armenia quedó segunda mientras que dos de los equipos de India acabaron en la tercera y cuarta posición por encima de Estados Unidos.

En cuanto a España acabó 12º, mejora el resultado de hace cuatro años en Batumi donde acabó en el puesto 25º, pero lejos de los discursos triunfalistas del cuarto puesto, asignación previa recibida y que no refleja, como es sabido, la clasificación real. Sin embargo, en mujeres también se partía alto, del puesto 13º -mismo que hace cuatro años- y el resultado final fue el 21º, por debajo de lo previsto.

Una cosa es el puesto adjudicado antes de empezar y otro, la realidad. Noruega con la presencia del campeón mundial Magnus Carlsen partía del teórico tercer puesto pero acabó en el 59º.

De América Latina muchas naciones superaron los resultados de hace cuatro años, así Cuba volvió a ser competitiva acabando en el puesto 19º muy por encima de sus previsiones iniciales, le siguieron Brasil (21º), Perú (24º), Argentina (33º), Chile (38º), Uruguay (42º) y Colombia (48º) entre las cincuenta primeras. En el mundo árabe destacó Egipto 36º seguido de Túnez, 41º, muy por encima de las previsiones iniciales que la situaban en el 77.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.