El Parlamento griego aprueba el acuerdo con sus acreedores

Con 229 votos, seis abstenciones y 64 votos en contra, el Parlamento griego aprobó este miércoles el acuerdo entre Grecia y sus acreedores, poco después de la publicación de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que el organismo reiteraba la necesidad de una quita de la deuda del país heleno, informa Andes.

Alexis Tsipras junto al ministro de Finanzas, Eyclid Tsakalotos, durante la votación en el parlamento griego. Foto: ANDES/AFP
Alexis Tsipras junto al ministro de Finanzas, Eyclid Tsakalotos, durante la votación en el parlamento griego. Foto: ANDES/AFP

En medio de violentas protestas en las calles, tensión y fuertes discusiones tras la votación en el Parlamento, Grecia aprobó las reformas exigidas por la Unión Europea (UE) y el FMI. Con una amplia mayoría que respaldó la negociación del primer ministro Alexis Tsipras se impuso la aceptación al polémico plan que propone fuertes recortes y aumentos de impuestos, pero no menciona una refinanciación de la deuda pública.

El gobierno del partido de izquierda Syriza, que espera obtener en unas semanas un tercer plan de ayuda de al menos 80.000 millones de euros (87.3694 millones de dólares), presentó el martes por la noche el proyecto de ley adoptado por los parlamentarios, según los términos del acuerdo firmado el lunes por la mañana en Bruselas.

Cuando comenzaba el debate parlamentario, al atardecer, manifestantes antiausteridad chocaron con la policía en la plaza Syntagma de Atenas.

Tras una manifestación de unas 12.000 personas opuestas al acuerdo, varias docenas de jóvenes enmascarados se enfrentaron con la policía arrojando proyectiles y artefactos incendiarios, a lo que las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos.

“No a las privatizaciones, salvemos los puertos, la DEI (compañía nacional de electricidad), los hospitales”, pedían los manifestantes en una banderola. El sindicato de empleados públicos exigía a su vez en una pancarta que se «borre la deuda».

Al igual que en una entrevista televisada el martes, Tsipras no escondió durante la defensa del texto que “no creía” en estas medidas porque “no benefician a la economía griega”, pero indicó que las únicas alternativas eran un default caótico del país o una exclusión temporal de la zona euro, planteada por Alemania.

Este documento refuerza la austeridad rechazada por los griegos en el referéndum del 5 de julio. La presentación del texto ante el parlamento ya provocó tensiones en el seno de Syriza antes de la votación.

La situación fue tan dramática que el propio premier amenazó a sus diputados con renunciar si votaban este miércoles contra el programa de ahorro: “Si no tengo vuestro apoyo, será difícil para mí seguir siendo mañana jefe de gobierno”, citaban al mandatario medios griegos.

Simultáneamente, presentó su renuncia la viceministra de Finanzas, Nadia Valavani, argumentando que no puede apoyar el programa: “Alexis, no puedo seguir”, escribió Valavani, de Syriza, en una carta dirigida al primer ministro.

Por su parte, Tsipras dio a entender que los bancos, cerrados desde el 29 de junio, podrían seguir estándolo al menos un mes, hasta el acuerdo final sobre el tercer rescate.

El primer ministro espera que el Banco Central Europeo, cuyo consejo de gobernadores se reúne el jueves, aumente el techo de la ayuda de urgencia a los bancos helenos para que los griegos puedan sacar un poco más que los 60 euros diarios (65,5 dólares) que les ha impuesto desde hace dos semanas.

Tsipras firmó con la esperanza de poder abrir posteriormente una discusión sobre un reordenamiento de la deuda griega, que se acerca al 180% del producto interno bruto.

El FMI pide una quita de la deuda griega

En su ayuda, ha acudido, de forma inesperada el FMI, uno de los tres acreedores, junto a la UE y el BCE. El organismo afirma en un informe, previamente filtrado por medios de comunicación, que la deuda griega es «totalmente inviable» y propone una amplia prolongación de los plazos para devolver sus préstamos o bien una quita.

Poco antes de la votación, el Eurogrupo anunció una teleconferencia de los ministros de Finanzas de la zona euro el jueves a las 08H00 GMT para discutir las últimas novedades de la situación en Grecia.

El texto, adoptado por el parlamento francés, aún debe ratificarlo Finlandia y Alemania, entre otros, dos países que defienden la línea más dura frente a Atenas.

El sindicato de funcionarios griegos convocó una huelga de 24 horas con motivo de la votación de este miércoles, la primera desde la llegada de Syriza al poder.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.