El Siglo Bauhaus

El 1 de abril de 1919 se abrió en Weimar (Alemania) la primera escuela de un movimiento que influyó en la arquitectura, el diseño y el arte de todo el siglo

En 1919 Europa vivía los años convulsos de una postguerra mundial que había dejado un continente devastado, con miles de muertos aún entre las ruinas.

Walter Gropius hacia 1919: Wikipedia
Walter Gropius hacia 1919: Wikipedia

La revolución bolchevique en la vecina Unión Soviética ponía en guardia a los nuevos gobiernos, en su mayoría conservadores, ante la amenaza del comunismo. En Alemania, tras la abdicación del  káiser Guillermo II en noviembre de 1918, nació una república socialdemócrata cuyo gobierno se instaló en la ciudad de Weimar, un centro cultural durante la Ilustración y el Romanticismo donde habían vivido y trabajado figuras como Goethe, Schiller y Liszt.  Varias revueltas revolucionarias (entre cuyas víctimas más destacadas estuvieron Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht) fueron aplastadas de manera sangrienta.

En medio de este panorama, un arquitecto llamado Walter Gropius, superviviente de la Guerra Mundial y profundamente afectado por la separación de su esposa Alma Mahler, publicaba un manifiesto de trescientas palabras ilustrado con un grabado de Lyonel Feinninger, en el que proponía subvertir el orden capitalista, que abocaba al ser humano a la enajenación, y animaba a seguir los principios del artista del socialismo utópico William Morris: el regreso a la artesanía y al utilitarismo frente a la industrialización burguesa.

Poster de Kandinsky para la Bauhaus
Poster de Kandinsky para la Bauhaus

El movimiento coincidía con el contexto histórico-social de la democratización del arte y con el nacimiento de la incipiente cultura de masas. Bautizado con el nombre de Staaliches Bauhaus (en memoria de los constructores medievales Bauhütte), sus creadores se habían instalado también en Weimar, al amparo de los nuevos ideales republicanos, y atrajeron a profesores y artistas como Kandinsky y Paul Klee, partidarios de una transformación social y espiritual en el arte.

Se crearon talleres de vidrería, ebanistería, metal, alfarería y tejidos, que emulaban a los centros artesanos de la Edad Media. Sus procedimientos pedagógicos eran muy cercanos a los que en España representó la Institución Libre de Enseñanza.

En 1922 Gropius impulsó un cambio en el estilo artesanal del movimiento y propuso avanzar en la línea de producción industrial, para elaborar productos que fueran útiles, sencillos, baratos y duraderos. La nueva orientación emprendida por la Bauhaus, que puso el énfasis en el racionalismo y el funcionalismo, provocó la salida de algunos puristas de la artesanía, como el místico Johannes Itte, pero atrajo a nuevos artistas de la vanguardia entre los que estaban el austriaco Herbert Bayer y el húngaro Laszlo Moholy-Nagy.

Casa con diseño Bauhaus inspirado en el ajedrez.
Casa con diseño Bauhaus inspirado en el ajedrez.

Fue el periodo más original y productivo de la Bauhaus, cuando se crearon las patentes más revolucionarias del diseño moderno: los muebles de acero de Breuer, las lámparas de mesa de Moholy-Nagy, las sillas de metal cromado de Marcel Breuer y Erich Dieckmann, las teteras de Theodor Bogler y Marianne Brandt, la tipografía de Herbert Bayer, y también los mejores edificios de Gropius y van de Velde.

La última etapa

La nueva administración derechista de Weimar obligó a la Bauhaus a cambiar su sede a Dessau, donde su alcalde socialdemócrata Fritz Hesse y el constructor de aviones Hugo Junkers acogieron y financiaron la nueva línea del movimiento.

En 1928 Hannes Meyer, seguidor del movimiento Nueva Objetividad, se hizo cargo de la dirección, orientando el diseño y la arquitectura hacia el Constructivismo soviético. Obligado a dimitir por las presiones de quienes lo identificaban con el arte del realismo socialista, fue sustituido por Mies van der Rohe, un arquitecto conservador que había representado a Alemania en la Exposición Universal de Barcelona de 1929.

Cuando en 1932 los nazis se hicieron con el control del ayuntamiento de Dessau cerraron la Bauhaus, a la que acusaban de bolchevismo cultural, molestos además por los judíos que había entre los docentes. Van der Rohe trasladó entonces la sede a un almacén en las afuera de Berlín.

Tras la llegada al poder de Adolf Hitler en 1933 los nazis liquidaron definitivamente la Bauhaus. Sus profesores se dispersaron por Estados Unidos (Gropius, van der Rohe, Feininger, Moholy-Nagy), Suiza, Canadá e Israel.

La aventura duró sólo catorce años pero influyó  (aún influye) en gran parte del arte, la arquitectura y el diseño de todo un siglo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.