En español: lacrimógeno, no lagrimógeno

La Fundéu indica que lacrimógeno, y no lagrimógeno, es la forma adecuada del adjetivo que alude a lo que irrita los ojos y produce lagrimeo.

El diccionario académico explica que lacrimógeno (‘dicho especialmente de ciertos gases: que irritan los ojos produciendo lagrimeo’ y, en sentido despectivo, ‘que mueve a llanto’) proviene del latín lacrĭma.

Esta c latina original evolucionó en español a una g. Así surgieron palabras, en este caso, como lágrima, lagrimear o lagrimoso. Sin embargo, también era habitual que se mantuviera en paralelo la c etimológica y formara derivados cultos, como ocurre con lacrimógeno (de lacrĭma, ‘lágrima’), lacustre (de lacum, ‘lago’), dominical (de dominĭcus, ‘domingo’) o clerical (de clerĭcus, ‘clérigo’).

Uso incorrecto:

  • Gas lagrimógeno, golpes y hasta el presidente del Galo aventando botellas de agua a los xeneizes.
  • Los manifestantes arrojaron bombas lagrimógenas a las fuerzas de seguridad.
  • Es la típica película lagrimógena.

Uso correcto:

  • Gas lacrimógeno, golpes y hasta el presidente del Galo aventando botellas de agua a los xeneizes.
  • Los manifestantes arrojaron bombas lacrimógenas a las fuerzas de seguridad.
  • Es la típica película lacrimógena.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.