Inicio / OPINION / Entre las reinas, jaque mate

Entre las reinas, jaque mate

España se entretiene como suele hacerlo siempre que pasa algo verdaderamente importante. Realmente no sabemos vivir sin esa desazón en la que estamos metidos parte del año. La otra parte, la alimentamos con cosas que tienen que ver con el corazón; los líos y devaneos de los famosos y los programas que aunque nadie se lo crea, siguen en la parrilla durante décadas. Ahora le ha tocado a la reina; la una y la otra, porque aquí lo tenemos todo a pares.

En un día de abril cuando la primavera no parece arrancar, la prensa se venga de la que fuera su colega, doña Letizia, y da titulares a cual más asombroso acerca de una penosa situación que no acabo bien de entender; una que tuvo lugar al finalizar la misa de Pascua. Que si un posado robado, que si se puso en medio, que si se odian, que si la niña da un manotazo, que si el rey no dice nada, que si la mar y que si los peces. El caso es que el pecado capital del español  sigue y seguirá siendo la envidia; esa que no ha hecho sino conformar insultos de mayor a menor a la que es hoy reina consorte de este país tanto en las redes como en las diversas revistas, diarios digitales, programas del corazón y lo que es peor, en el telediario. ¡Acabáramos!

Que si la Leti; que si es nieta de un taxista; que si le viene grande el título; que si no está a la altura de su cargo; que si se opera; que si es esto o si es lo otro. Para consolar al lector, se habla regular de la suegra, doña Sofía, que tampoco se va de vacío; que si la cornuda; que si tuvo que aguantar; que si sigue aguantando; que si ampara a Urdangarín y otros menesteres.

Con esto no quiero sino resaltar que en el fondo y en la forma, este país tiene poco o quizá ningún arreglo. Siempre me he preguntado cómo se pueden ver esos programas horas y horas en todos los formatos. Esos que nos casca Vasile, pero ciertamente está de sobra justificado. Cotillas donde los haya, envidiosos y crueles llegado el caso cuando se trata de insultar a una persona que por razones de amor se casó con un príncipe sacamos lo peor de nosotros. El caso es hablar mal, dejar claro que nadie la acepta y que sigue a pesar de sus esfuerzos en lo más bajos fondos del panorama español. De nada sirve todo lo que ha hecho porque catorce años después el pueblo no solo no la quiere sino que la odia profundamente.

Esto da que pensar cuando realmente nos encontramos ante un año complicado; el tema de Cataluña; la extradición de Puigdemont; los presupuestos de Montoro; la pobreza energética; la pobreza infantil; el máster de la Cifuentes; la eterna corrupción, y sin revolver mucho el saco, la crisis que subyace en esta España que no emerge, que sigue con personas mayores de 45 años en paro, con jóvenes que no han encontrado un empleo digno con 30 años y con la mirada puesta en el veranito que no parece llegar.

No sé si esto es una estrategia o hacemos lo que hacían otros; pan y toros para distraer al personal. El gravísimo tema de la falsificación de dos firmas de dos profesores universitarios sumado al fraude permanente que está demostrando el PP con sus tropelías y corrupciones diversas hace que este video familiar en torno a una imagen haya disfrazado la realidad, haya sacado lo peor de cada casa y sea viral en los tiempos que corren.

Me pregunto qué es lo que le preocupa verdaderamente a la gente. Si por lo que fuere, entre suegra y nuera no se llevaran bien; el que esté libre de pecado que tire la primera piedra; eso pasa en las mejores familias. En lo demás, y por lo demás, no es cosa nuestra. Se podrían haber hecho las cosas mejor dado que la prensa está al quite y la gente la odia, pero como a lo hecho, pecho, esperemos que pase algo aún más importante y pasemos de un tema liviano a otro distinto para que las aguas se calmen, y dejemos de hablar de idioteces cuando lo que realmente importa, ni se comenta. Ese el el quid de la cuestión. ¿Dónde está la prensa cuando hablamos de hambre, de derechos humanos, de discapacidad y de migrantes? No lo sé. Quizá estáis todos ocupados en ver qué tal se llevan las reinas.

Jaque mate, si hablamos de ajedrez. ¡A lo que estamos, Manuela!

 

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Actos Sociales y Familiares (Fotografía Social) Editorial Anaya. Consultora de Comunicación. -www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

Milos Forman

Milos Forman: el emigrante checo que conquistó Hollywood

“El hombre debe soñar siempre por encima de sus capacidades” (de la página oficial de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *