Eve Babitz, quien jugó desnuda al ajedrez con Marcel Duchamp, fallece a los 78 años

La que fue definida como musa de Hollywood, Eve Babitz, murió el pasado 17 de diciembre, a los 78 años, en un hospital de Los Angeles por complicaciones derivadas de la enfermedad de Huntington.

Fue escritora, colaboradora de varios medios, autora de diversos libros, que contenían numerosas referencias e interacciones con artistas, músicos, escritores, actores y varias otras figuras icónicas de Los Angeles en las décadas de 1960, 1970 y 1980. En español está traducido ‘El otro Hollywood’ (Literatura Random House, 2018).

Era ahijada del compositor ruso Igor Stravinski (1882-1971). De hecho se definía: «me parecía a Brigitte Bardot y era la ahijada de Stravinski».

Además diseñó portadas de álbumes para la banda Buffalo Springfield, The Byrds y Linda Ronstadt. Se convirtió en un icono o musa de Holywood.

También estuvo vinculada sentimentalmente a Jim Morrison (1943-1971) de The Doors quien le dedicó una canción, al escritor Dan Wakefield, y a los actores Harrison Ford y Steve Martin.

Eve Babitz ante el tablero con Marcel Duchamp
Eve Babitz ante el tablero con Marcel Duchamp

Cuando era estudiante, con veinte años, en Los Angeles Community College sirvió como modelo de la icónica foto en que juega desnuda al ajedrez en una mesa teniendo enfrente al artista y ajedrecista Marcel Duchamp (1887-1968).

La imagen fue realizada con motivo de una amplia retrospectiva de la obra del pintor francés que se inauguró el 7 de octubre de 1963, en el Museo de Arte de Pasadena. Una de las salas estaba dedicada a todas sus obras relacionadas con el ajedrez.

La serie de fotografías tenían como trasfondo el llamado ‘Gran vidrio’, fueron realizadas unos días después, el 14 de octubre, por el fotógrafo Julian Wasser quien actualmente cuenta con 83 años.

La foto fue definida como «el encuentro de dos mentes brillantes» y pasó a la historia como una de las imágenes documentales clave del arte moderno estadounidense. La imagen fue ampliamente difundida y llena de interpretaciones de todo tipo, la mayoría relacionadas con el erotismo y la sexualidad.

También fue reinterpretada por numerosos artistas contemporáneos en distintos países, incluida España. Asimismo fue portada de varios libros.

Babitz señaló al respecto que todo «era posible para el arte esa noche» y también confesó que el artista francés, que llevaba blancas, le ganó en las tres partidas. Ya muy posteriormente, en 1991, también escribió de forma irónica sobre esa foto: «Yo era un peón desnudo para el arte: fui un verdadero relato el día en que Marcel Duchamp puso el Metro de la Costa Oeste en el mapa cultural jugando al ajedrez en Pasadena con la autora, que en ese momento era una joven desnuda con mucho que aprender».

Por su parte, Duchamp, quien fallecería cinco años después de esa imagen, ya en la última etapa de su vida estuvo vinculado con España ya que visitaba la localidad catalana de Cadaqués, donde era un asiduo del bar Melitón, y disputaba con vecinos sus partidas ajedrecísticas. Incluso formó parte del club local desplazándose a torneos a otras localidades cercanas como Figueres, Llancà y Roses.

Hay que recordar que llegó a dedicarse al noble juego casi en exclusiva desde 1919, siendo posteriormente invitado a las Olimpiadas de Ajedrez de 1924, en París, donde se creó la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), y disputó el Campeonato de Francia en 1925 donde acabó sexto. Ya en 1933 es cuando acaba su periplo semiprofesional en el ajedrez en el torneo británico de Folkestone.

“Soy una víctima del ajedrez. Tiene toda la belleza del arte y mucho más. No puede ser comercializado. El ajedrez es más puro que el arte en su posición social”, confesó entonces Duchamp.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.