Giovanni Cafaro, desempleado “para todo” contra la crisis

Natural de Salerno y residente en Milán, Giovanni Cafaro tiene 42 años, está licenciado en Ciencias de la Comunicación y se define como “desocupado para todo”, informa el diario romano La Repubblica.

Giovanni-CafaroTras quedarse sin trabajo en julio de 2013, después de prestar largos y leales servicios como director de marketing en una empresa de moda, Giovanni ha decidido desafiar la crisis ofreciéndose como “hombre para todo” a hacer lo que la gente no tiene tiempo o ganas: desde la compra de la semana a la cola en las ventanillas.

Cuando no le contratan, recorre las calles de la capital de la moda repartiendo pasquines que llevan escrito: » ¿Tu cola en la ventanilla? A partir de hoy la hago yo por 10 euros a la hora».

No es una idea totalmente original, en los países del bloque soviético, durante los años de la guerra fría y el Muro, los ancianos que teóricamente no tenían nada que hacer sustituían a toda la familia en los almacenes y las interminables filas de espera en las ventanillas de la administración, por las que había que pasar tanto para recibir la cartilla de racionamiento como para renovar el contrato de trabajo o solicitar una semana de vacaciones en algún balneario del Mar Muerto.

Soltero, Giovanni no quería regresar al profundo Sur a volver a vivir con sus padres, ni le tentaba la idea de buscar otros horizontes en el extranjero. “Mandé más de 500 curricula, recibí menos de diez respuestas y solo en cinco empresas me llamaron para una entrevista. Cuando tienes más de 40 años piensan que eres ya demasiado viejo, o muy caro”. Y parece que Giovanni ha acertado en la elección de su nuevo trabajo anticrisis, que ha tenido una idea genial para un país donde –como en otros- siempre hay que hacer cola para arreglar asuntos administrativos (pagar los impuestos, recurrir una multa o enviar una carta certificada, por ejemplo); colas que en ocasiones duran varias horas.

Tiene una media de dos clientes diarios y está funcionando el boca a boca. Cuando ve que le quedan pocas personas delante, Giovanni telefonea al cliente que llega en el último minuto y resuelve el trámite. Le factura 10 euros por hora y le da un recibo, porque declara sus ingresos al fisco: ”Me han llamado incluso de Nápoles. Si las cosas siguen así de bien, abriré sucursales en otras ciudades”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.