Greenpeace confisca artes de pesca de dos palangreros UE en el Atlántico Norte

Activistas de Greenpeace a bordo del Arctic Sunrise han confiscado parte de las artes de pesca de dos palangreros industriales de la Unión Europea (UE) que faenaban en el Atlántico Norte, uno de ellos en un Área Marina Protegida. 

pesca industrial de tiburones en el Atlántico Norte
El barco de Greenpeace Arctic Sunrise y su tripulación exponen la pesca industrial de tiburones en el Atlántico Norte durante julio de 2022. Las flotas pesqueras de la UE de España y Portugal pescan constantemente en zonas de cría de tiburones en el Atlántico Norte utilizando palangres.

Los activistas retiraron 30,2 km de palangre, solo el 2,5 por ciento de la longitud total[1], incluidos 286 anzuelos. Han liberado además un tiburón azul, una especie listada como ‘casi amenazada’ en la Lista Roja de Especies Amenazadas, junto a siete peces espada y otras especies marinas atrapadas en el sedal[2].

«Solo hemos podido confiscar una pequeña proporción de los palangres, pero lo que hemos encontrado evidencia los horrores de las pesquerías industriales. España es el líder mundial en comercio de carne de tiburón. ¿De qué sirve proteger un lugar si todavía se permite esta destrucción ambiental? Las áreas protegidas como ésta son un ejemplo perfecto del statu quo roto, protegiendo teóricamente sobre el papel a las especies, pero no en alta mar», ha declarado María José Caballero, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace España, a bordo del Arctic Sunrise. 

La pesca industrial en el Área Marina Protegida, en el Complejo de Montes Submarinos de Milne[3], deja en evidencia los retos para proteger adecuadamente este tipo de áreas en aguas internacionales. La pesca con palangre, que consiste en un hilo largo del que cuelgan otros con anzuelos, es legal en el Atlántico Norte, pero cualquier pesca industrial tiene un impacto en el ecosistema entero.

Según ha comprobado Greenpeace, los palangreros de la zona están pescando tiburones y pez espada[4]. La pesquería se ha transformado para depender de la captura incidental de tiburones y seguir siendo rentable. Estos barcos utilizan palangres, a veces de más de cien kilómetros de largo, con miles de anzuelos enganchados.

Una investigación de Greenpeace España y Greenpeace UK, publicada en julio, mostró imágenes impactantes de tiburones juveniles muertos. 

«La UE y sus estados miembros como España afirman que son campeones de la protección de los océanos, mientras que sus flotas pesqueras causan daños ambientales en el mar. Es hipocresía a escala industrial. Necesitamos que se redacte un Tratado Global de los Océanos sólido y ambicioso este agosto, que cambie la forma en que se gestiona la pesca en alta mar, para dar a los océanos la oportunidad de recuperarse», subraya Caballero.

Greenpeace pide a los líderes políticos que finalicen un Tratado Global de los Océanos en las negociaciones de la ONU en agosto. Si no se llega a un acuerdo sólido, será casi imposible cumplir con el 30×30: tener un 30 por ciento de los océanos del mundo completamente protegidos para 2030. Los científicos señalan que éste es el mínimo requerido para que los océanos tengan capacidad para recuperarse.

Notas: 

  1. La longitud total de la línea de palangre en el agua en un día de pesca promedio, como se detalla en el informe de Greenpeace Tiburones en Extinción, es de 1200 km. Los treinta km de palangre recuperados por los activistas son el 2,5 por ciento de este total.
  2. Los activistas encontraron en total siete peces espada, un tiburón azul, una dorada, una barracuda y dos lanzas de hocico largo. Todos fueron devueltos de forma segura de nuevo en el agua. Esto ha sido tan solo en el 2,5% de la longitud total de la línea en el agua, por lo que proporciona sólo una pequeña instantánea de la fauna marina total atrapada en las redes en ese momento. El análisis de las capturas totales de pez espada y tintorera en el Atlántico norte muestra que la proporción aproximada de capturas de tintorera en comparación con el pez espada es de un pez espada por cada cinco tintoreras. Los activistas de Greenpeace interceptaron y confiscaron el palangre de manera segura y responsable. Ningún pescador estuvo en peligro o puesto en riesgo durante la actividad. Los activistas subieron los palangres a bordo del Arctic Sunrise y los desecharán de forma segura en tierra.
  3. https://www.ospar.org/documents?v=32821 
  4. Los nombres de los pesqueros son SEGUNDO RIBEL y SIEMPRE PERLA.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.