Inicio / OPINION / Obituario / Ha muerto una niña ante los ojos del mundo

Ha muerto una niña ante los ojos del mundo

No se llama Ayllán y no yace en la playa; no es un refugiado que muere por huír. Se llama Amal Hussain, una pequeña de siete años que hoy es noticia y es la vergüenza del mundo. No hablamos del mar, hablamos de Yemen, una vez más. No hablamos de su muerte, que no es excepcional, hablamos de la imagen que ha dado la vuelta al planeta ante la mirada de los mandatarios que siguen postrados divagando. Niños frágiles que mueren ante los ojos del mundo, y ya son millones que tienen nombre.

No me caben en una hoja, y tampoco me cabe en ella el dolor que siento por el calvario en vida que deben estar viviendo estos pequeños que siguen muriendo en Yemen. De nuevo Yemen; sí. No podemos mirar a otro sitio cuando hablamos del hambre de casi catorce millones de personas. Y de nuevo un bombardeo de Arabia Saudí que ha acabado con una base de los rebeldes hutíes en Saná. No ha afectado a los aviones del aeropuerto pero sí a las lanzaderas de misiles que tienen los insurgentes en la zona.

En menos de una hora han vuelto a bombardear el aeropuerto que está destinado a recibir ayuda humanitaria de la ONU. El llamamiento de EE. UU. no ha tenido cabida. El envío de 10 000 soldados al frente del puerto de Hodeida. Los hutíes se sienten engañados y no van a cumplir el calendario, no se van a sentar a hablar. La coalición no va a ganar el conflicto. Ni Arabia Saudí ni Emiratos Árabes Unidos, los dos países árabes de mayoría suní, ven cerca la solución.

Mientras, los niños mueren. Tienen hambre y sed de justicia; de la violación de los derechos humanos, hablamos de muerte porque mueren debido a que no tienen qué llevarse a la boca. Primero Hodeida y luego el aeropuerto. ¿Cómo va a llegar la ayuda humanitaria? Tres años y medio después, Yemen aparece destruido, ya no solo por el conflicto, sino porque tres años en la vida de un niño es la mitad de su corta vida; una contradicción si hablamos de hambre.

Pequeños estados que luchan entre sí y han hecho que hoy Yemen ya no sea lo que fue; es mucho peor, bastante peor. ¿De cuántos muertos hablamos? ¿De cuántos niños sabemos el nombre para que nos llegue a vibrar el corazón?  El 80 % de los yemeníes necesitan ayuda internacional para subsistir, no para vivir. Hablamos de enfermedades, del cólera, la difteria y de las complicaciones de estas en pacientes que no tienen un sistema inmunológico fuerte. Hablamos de un desastre humano, tangible, innegable, terrible, absolutamente terrible.

Ahora ya tenemos la foto de la niña para que dé la vuelta al mundo. Ahora ya podemos hablar de tragedia. Hablamos de niños, ¿decimos todos los nombres? Descansa en paz, pequeña, el mundo, este que has conocido, es una vergüenza, y para los gobernantes que lo rigen no tengo palabras suficientes.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland), Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

Stan Lee con Spiderman

Fallece Stan Lee, una leyenda del comic

Creador de personajes mundialmente apreciados, como Spiderman, el increíble Hulk y los X-Men, el guionista …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: