Improvisar en la cita diaria

Comienza el día con el anhelo de vivirlo en libertad, con voluntad de mejora, de calma cuando menos, aunque los riesgos aguardan en forma de caricias y de opciones de alegría. Son ambivalentes. No debemos desdeñar. Las apuestas bien intencionadas han de confiarnos un fin añadido de solidaridad con los elementos y sus circunstancias.

El alba nos ha regalado hasta ahora esos rayos de esperanza que ahora tenemos que optimizar nosotros. Nos hemos de unir a las ocasiones más queridas. Somos muy capaces. Es cuestión de proponérselo.

Un nuevo encuentro

Reconozco la mañana. Es pura rutina. Todo va estupendamente, y, por lo tanto, lo que vivo es bueno. Siento a las gentes que me quieren. Podemos hacer sencillo lo que funciona, pero para eso nos hemos de despojar de lo que no nos aporta positivismo.

Escucho lo que ha hecho posible que todo sea en este instante. La vida nos recompensa con intenciones y hechos, Procuramos que haya equilibrio. Los sueños se cumplen porque nos amoldamos a la realidad. La sensatez y la pasión fluyen con calma y fortaleza, con gratitud e impulsos cargados de dinamismo.

Tarea continua

El documento existencial lo suscribimos cada jornada, y por ello la tarea es continua. Nos declaramos del mejor modo, con moderación y vehemencia, no siempre a partes iguales. Los problemas y los éxitos nos hacen tomar iniciativas de aprendizaje. Hacer un poco de balance es lo deseable. Nos disponemos y somos con unas causas que nos unen. Me encanta que sea así.

Resumo. Sé que es la mañana esperada. Las posibilidades son muchas, todas. Hay suficiente valor para compartir. La idea es que no faltemos a las citas establecidas o espontáneas. Sea como fuere, éste es un día irrepetible, y con seguridad será para mejor. ¿Te lo parece?

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Soy Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, donde también me licencié en esta especialidad. Tengo el Doctorado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Poseo seis másteres sobre comunicación, Producción, Literatura, Pedagogía, Antropología y Publicidad. He sido Decano del Colegio de Periodistas de Murcia y Presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia. Pertenezco a la Academia de Televisión. Imparto clases en la Universidad de Murcia, y colaboro con varias universidades hispanoamericanas. Dirijo el Grupo de Investigación, de calado universitario, "La Víctima en los Medios" (Presido su Foro Internacional). He escrito o colaborado en numerosos libros y pertenezco a la Asociación de Escritores Murcianos, AERMU, donde he sido Vicepresidente. Actualmente soy el Delegado Territorial de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Murcia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.