Inicio / BLOGS / La espondiloartrosis lumbar, una enfermedad silenciosa

La espondiloartrosis lumbar, una enfermedad silenciosa

Quizá haya recibido un diagnóstico de espondiloartrosis lumbar después de deambular por traumatólogos, médicos rehabilitadores y fisioterapeutas. La espondiloartrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que no presenta clínica hasta que los nervios está afectados y tampoco tiene cura.

La espondiloartrosis se asocia a la edad madura, cerca de la ancianidad pero recientes estudios confirman que comienza a partir de los treinta años de forma silenciosa. El deterioro hace que afecte a los cartílagos, a los discos y por tanto a la columna vertebral. Cuando ya son visibles los espolones óseos en una radiografía, tenemos dolor crónico y no podemos hacer muchas cosas que hacíamos antes, entonces, acudimos a un neurocirujano para que nos lo confirme.

Si padecemos una escoliosis, tenemos alguna hernia discal o estenosis espinal, puede ser suficiente motivo para desarrollar la espondiloartrosis. Este diagnóstico que tarda bastantes años en dar la cara realmente no importa dado que los tratamientos conservadores solamente evitan que tenga el paciente dolor. Al no tener cura y todo pasa por el descanso, la medicación, el ejercicio moderado de estiramientos, paseos y si el caso es muy doloroso, se puede valorar una cirugía. En algunos casos agudos es causa de discapacidad y entonces hay que valorar otros aspectos de la patología.

La comprension de las raices nerviosas hace que el dolor se irradie hacia los glúteos y hacia las piernas y esto hace que se tenga mucho dolor durante la mañana, y según vaya caminando o realizando alguna actividad ceda. El paciente tiene dolor crónico siempre y las elevaciones y flexiones agravan el mismo. Existen variedad de aparatos ortopédicos lumbares que permiten reducir la tensión de la columna vertebral, especialmente de la espina dorsal y por ello reducir el dolor.

Hay que tener en cuenta que los analgésicos se tomarán de por vida por tanto, no hay que abusar al menor dolor, porque este será crónico. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (ANE) conocido por ibuprofeno así como la aspirina, (ácido acetilsalicílico) pueden moderar el dolor.

Los ejercicios para la espalda son importantes para contrarrestar el dolor y también para mantener la flexibilidad de las articulaciones. Estos disminuyen el dolor y sobre todo, mantienen al paciente activo. El exceso de reposo y la falta de movilidad hace que se puedan tener otros problemas asociados a esta patología.

 

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro del Comité de Derechos Humanos, Económicos, Sociales y culturales, (Comité DESC) de la ONU, Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. -www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

España activa radares para detectar el uso del móvil

España ha adoptado la misma medida que hace meses se puso en marcha en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.