Los e-Sports apuntan a los Juegos Olímpicos: pros y contras

Los aficionados a los deportes tienen una cita obligada cada cuatro años: los Juegos Olímpicos. La próxima edición será en Tokio 2021 y millones de personas se volverán a agrupar delante del televisor para ver esas disciplinas que nos dejan a todos boquiabiertos. Pero entre tanta expectación hay una pregunta que han aparecido en los últimos tiempos: ¿deben ser los e-Sports deporte olímpico?

eSport, concentración en una competición de adultos
eSport, concentración en una competición de adultos

Entre aficionados hay un choque de opiniones. En esta edición no estarán presentes pero el Comité Olímpico Internacional abrió las puertas a que lo estuvieran en París 2024. Sería una manera ideal de impulsar tecnológicamente y darle una nueva visibilidad a una competición que poco a poco va quedando anticuada.

El mundo digital, como el casino online, que va en aumento. Internet está rompiendo barreras y donde la comunicación es masiva y no entiende de fronteras. La principal actividad desarrollada en el online sigue siendo el ocio y el entrenamiento, pero no solamente. Cada vez son más las tareas que se han adaptado por completo como el comercio, la formación o las relaciones sociales.

Ya nos hemos acostumbrado a ver pabellones llenos de apasionados o vídeos en directo con millones de usuarios conectados siguiendo a profesionales jugar a los videojuegos. Es una actividad que va en alza como ya han popularizado famosos streamers (personas que emiten en directo) como Ibai Llanos y Willyrex. El consumo televisivo va en descenso en comparación con las nuevas plataformas.

Ya son considerados «actividad deportiva»

A favor de los e-Sports juega la decisión del COI, que en 2019 los consideraron como una «actividad deportiva». Este es el primer paso para formar parte del grupo de deportes olímpicos. Argumentaban entonces que los entrenamientos y la preparación es de gran intensidad, incluso llegándola a comparar a la de un deportista de élite.

También con el afán de seducir a nuevo público, en los Juegos Olímpicos de 2024 habrá como nuevas disciplinas el breaking dance, el skate, la escalada deportiva y el surf; actividades que hace unos años era impensable que entraran en la competición. Esta apertura y modernización será clave para el futuro de los deportes electrónicos.

Aros olímpicos
Aros olímpicos

Uno de los principales inconvenientes es la elección del tipo de juegos, pues no quieren que choquen con los valores y la esencia de las Olimpíadas. Una de las alternativas que gana más peso es que se apueste al principio por deportes reales llevados a la pequeña pantalla como baloncesto, fútbol, hockey o fútbol americano.

Sí hay un continente que más está haciendo para esa normalización es Asia. Los países asiáticos son los grandes aliados de los e-Sports y los primeros que más confianza les dieron. Tal es así que los Juegos Asiáticos que se celebrarán en Hangzhou en 2022 tendrán deportes electrónicos como una de sus disciplinas. Así lo aprobó el Consejo Olímpico de Asia. En 2018 ya fueron deporte de exhibición y su éxito fue rotundo.

Apuntan a Los Ángeles 2028

Con el escenario de París 2024 muy complicado, pues ya se han aprobado otras disciplinas como novedad, el gran objetivo es verlos dentro de siete años en Los Ángeles 2028. Estados Unidos es una de las potencias en este sector y del espectáculo y podría ser la entrada por la puerta grande a los Juegos Olímpicos.

Algunos expertos sobre los e-Sports apuntan dificultades en un futuro acuerdo. El principal argumento que dan es que no hay una federaciónsí algunas asociaciones, como la española– como sí que podemos ver en otros deportes, sino que es un conjunto de usuarios y empresas privadas. Poner límites a esta globalización podría jugar más en contra que a favor. 

El COI debe encontrar ese punto de equilibrio entre las normas del olimpismo y las reglas de juego de los deportes electrónicos. Es una competición que cada vez está creciendo más, fideliza y atrae a más público y profesionaliza a muchos usuarios que se dedican exclusivamente a eso, como un deportista común de primer nivel.

Finalmente, también hay e-gamers que consideran que tampoco les beneficiaría poder participar en unos Juegos Olímpicos. El reconocimiento y la reputación  ya lo tienen y no sacarían nada más positivo por el hecho de jugar bajo la bandera de su país. Su historia es moderna y han roto con muchas de las barreras que tenía nuestra sociedad. Para empezar, las fronteras.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.