Los talleres de Picasso y sus modelos

Más de cien obras de Picasso en una gran exposición en Madrid

Picasso-autorretrato-paleta-1906Una exposición de Pablo Picasso es siempre un acontecimiento cultural sea cual sea el lugar donde se celebre y sean cuales sean las obras del artista que se muestren. Con más motivo cuando, como en esta ocasión, son más de ciento sesenta, entre lienzos, dibujos, grabados y cerámicas, correspondientes a un amplio periodo de la larga vida del pintor, aquel que va desde su incorporación a las vanguardias hasta sus últimos años.

El eje sobre el que se ha querido que gire esta que ahora puede verse en la Fundación Mapfre es el de los talleres del artista como espacios de trabajo, recintos de experimentación constante y de reflexión sobre la pintura; una sucesión de espacios bañados en luz, “con un desorden inextricable de cuadros, esculturas, cerámicas, dibujos, marcos, caballetes, botes de pintura y pinceles, todo ello confundido con el batiburrillo de la vida diaria”, según escribe Brigitte Léal en el catálogo de esta exposición.

Los talleres de picasso

Picasso-taller-1934
Picasso: taller, 1934

Picasso ocupó varios talleres a lo largo de su vida. A su llegada a París se instaló en el Bateau-Lavoir de Montmartre, donde nació el cubismo y donde pintó su “Autorretrato con paleta” (1906), la obra que abre esta exposición. Después ocupó una estancia en el Boulevard de Clichy, con su compañera Fernande Olivier. Sin salir de París, de ahí fue al Boulevard Raspail en Montparnasse, a la Rue Schoelcher y a la Rue Victor Hugo, que tuvo que abandonar debido a una inundación en la que perdió varios de sus cuadros. Se instaló entonces en La Boétie con su primera mujer, la bailarina Olga Khokhlova. En 1930 compró el Château de Boisgeloup, a 75 kilómetros de París, donde trabajó en la “Suite Vollard”, inspirada en su nuevo amor, Marie-Thérèse Walter, a quien había conocido en 1927. Su estudio más famoso en París fue el de la Rue des Grands-Agustins que encontró en 1937 por mediación de la fotógrafa surrealista Dora Maar, su nueva compañera, y que era el lugar donde Balzac había situado el escenario de su relato “La obra maestra desconocida”, que Picasso ilustró. Fue aquí donde creó el “Guernica”.

Picasso-Jacqueline-Roque-1956
Picasso: Jacqueline Roque, 1956
Picasso: mujer en sillón rojo, 1939
Picasso: mujer en sillón rojo, 1939

Después de la guerra mundial se trasladó a Antibes y se instaló en unas salas del Château Grimaldi, sede del museo de la ciudad, con su nueva pareja, Françoise Gilot. En 1948 compró La Galloise, una residencia sobre una colina de Vallauris, a donde se trasladó con Jacqueline Roque, el último amor de su vida, y en 1955, La Californie, en Cannes, una villa que convirtió en un gran taller donde también recibía a sus amigos. Aquí tomaron muchas de sus fotografías David Douglas Duncan, Brassaï y Arnold Newman, algunas de las cuales se muestran también en esta exposición. El crecimiento del turismo en Cannes acabó con la tranquilidad del lugar y entonces Picasso decidió trasladarse a una nueva residencia, esta vez el Château Vauvenargues, un castillo del siglo XIV en las faldas del monte Sainte-Victoire, aquel que Cézanne había pintado insistentemente. Su última residencia-taller fue en Notre-Dame-de-Vie, en Mougins, a ocho kilómetros de Cannes, donde murió el 8 de abril de 1973.

Picasso: naturaleza muerta con busto, 1925

En el taller, Picasso pinta los bodegones que centran su actividad creativa desde 1920 y que están muy bien representados en esta exposición. Bodegones sobre veladores al borde de una ventana o de un balcón, a través de los que se filtra una luz clara y un luminoso cielo azul mediterráneo. Bodegones con instrumentos musicales, guitarras y mandolinas, que se transforman en cráneos y cabezas de toro durante la guerra civil española y la guerra mundial. Bodegones que, como “Gran naturaleza muerta sobre un velador” o “Naturaleza muerta con jarro y manzanas”, expresan la misma sensualidad que sus desnudos femeninos tumbados al sol o sobre divanes y sillones. O con una doble lectura: al girar “Naturaleza muerta con guitarra”, el mástil del instrumento se convierte en el cuello de una mujer: es la fusión perfecta entre los dos elementos de su pintura, los objetos y las personas.

El artista y su modelo

Los talleres marcaron, pues, el itinerario y los cambio en la obra de Picasso. Su evolución como artista se puede rastrear en las obras que realizó en cada una de sus residencias, en París o en el Mediterráneo. También en las distintas mujeres que en cada etapa le sirvieron como modelo.

Picasso: hombre y mujer a la orilla del mar, 1961
Picasso: hombre y mujer a la orilla del mar, 1961

Michel Leiris organizó en su galería de París en 1964 la exposición “El pintor y su modelo”, con 44 obras que Picasso había pintado en menos de un año. Este es también el recorrido paralelo de esta exposición. Una modelo que el artista convierte en arquetipo y con la que continua la tradición de un género que se prolongó a lo largo de toda la vida del pintor, sobre todo después de su aproximación al surrealismo, y obsesivamente en sus últimos años (con este mismo tema se cuentan hasta 143 cuadros y 180 dibujos del pintor, que Leiris publicó en la Suite “Picasso y la Comedia Humana”).

Picasso-Francoise-Gilot
Françoise Gilot con Picasso y Vilato. Fotografía de Robert Capa

Una serie en la que desmenuza a sus modelos y las somete a una metamorfosis continua, en la que las formas rectilíneas y angulosas se van transformando con los años en sinuosas y ondulantes. Una serie con la que expresa sensualidad y erotismo en curvas voluptuosas (Marie Thérèse), agresividad (Dora Maar), multiplicidad (Jacqueline Roque), desenfado (Françoise Gilot)… que van cambiando su expresión a medida que el pintor envejece y en la que también registra la fugacidad de la vida y el paso de los años a través de los autorretratos del pintor que el paso del tiempo muestra en cada cuadro. La exposición se cierra con otro autorretrato, “Hombre en un taburete”, de 1969.

  • TÍTULO. “Picasso. En el taller”
  • FECHAS. Hasta el 11 de mayo de 2014
  • LUGAR. Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23
  • COMISARIA. Maite Ocaña

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.