Los trabajadores de América Latina celebraron el 1 de mayo confinados

Una enorme pérdida de horas de trabajo equivalente a 31 millones de empleos y el riesgo de perder los ingresos que se cierne sobre 144 millones de personas en la fuerza laboral, configuran un panorama sombrío y desafiante para una América Latina y el Caribe que ha conmemorado un Primero de Mayo atípico, bajo medidas de confinamiento para contener la pandemia de COVID-19.

pequeño comercio cierra por confinamiento

Un informe de la Organización Internacional de Trabajo, OIT, destaca que, en comparación con la situación antes de la llegada de la pandemia a la región, hasta el segundo trimestre del año 2020 se han perdido el 10,5 por ciento de las horas de trabajo en esta zona, lo que equivale a entre 25 y 31 millones de empleos a tiempo completo.

Los nuevos datos sobre la región se han obtenido en el marco del informe mundial «Observatorio de la OIT: El COVID-19 y el mundo del trabajo»  presentado esta misma semana.

El indicador de pérdida de horas de trabajo «presenta un deterioro significativo», destaca el informe, en el cual se aclara que es un dato de impacto general sobre el empleo, y no de desempleo. El documento también aborda la situación de las personas empleadas en condiciones de informalidad (sin contrato) y el impacto de la crisis sobre sus ingresos.

En América Latina y el Caribe, unos 158 millones de personas que trabajan en condiciones de informalidad, equivalente al 54 por ciento del empleo total, habrían visto reducidos sus ingresos hasta en 81 por ciento, muy por encima de la medida mundial del 60 por ciento, de acuerdo con los datos recopilados en el marco de la elaboración de este informe.

Por otra parte, el informe estima que, en esta región alrededor del 89 por ciento de los trabajadores informales, cerca de 140 millones de personas, que es casi la mitad de la fuerza de trabajo regional total, se encuentran en alto riesgo de perder medios de subsistencia debido a las restricciones a la actividad económica.

«Un enemigo invisible ha impactado los mercados laborales de la región y puso en evidencia los problemas de inestabilidad laboral, bajos ingresos, precariedad, y escasa o nula protección que implica trabajar en condiciones de informalidad”, ha comentado Vinícius Pinheiro, director regional de la OIT para la zona.

Las empresas

El referido informe también incluye datos sobre los efectos de la pandemia en las empresas. El documento dice que alrededor de 436 millones de empresas de diverso tamaño en los sectores económicos más afectados «enfrentan un alto riesgo de experimentar graves perturbaciones» en todo el mundo.

«Nunca antes los mercados laborales de América Latina y el Caribe habían enfrentado un desafío de estas magnitudes, vamos a tener que reconstruir el mundo del trabajo, y eso implica tomar medidas para restaurar un entramado que incluye al empleo, a los ingresos, y a las empresas», ha asegurado Pinheiro.

Por ello, el documento hace una serie de recomendaciones sobre el tipo de medidas a implementar para proteger a las empresas y los empleos, y se le asigna una importancia clave a las medidas de protección social que puedan apoyar a la población más vulnerable y contener así el riesgo de colapso socioeconómico.

Pinheiro destacó además que será necesario tener en cuenta como un elemento central las medidas de salud y seguridad en el trabajo, porque el lugar de trabajo “se ha convertido en el territorio donde se libra una de las batallas más decisivas contra la pandemia”.

“Del éxito que tengamos en la aplicación de medidas de salud y seguridad en el trabajo dependerá la superación de la pandemia y la prevención de los rebotes cuando haya una reactivación de la economía”, agregó.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.