Las autoridades marroquíes han anunciado la creación de un Museo dedicado a la memoria y cultura hasanía en El Aaiún. Se trata, paradójicamente, de eliminar cualquier recuerdo de la etapa saharaui bajo la colonización española y justificar la marroquinización del territorio tras la invasión de 1976.

El proyecto de la Fundación Nacional de Museos (FNM) se prevé en un plazo de tres años y ha sido asignado al arquitecto Omar Alaoui. Las obras abarcarán zonas hasaníes tanto del Sahara como de las que sí están en el territorio marroquí como Guelmim. Hay que recordar que la división administrativa regional marroquí divide en tres el antiguo territorio del Sahara español.

Es un paso más, ya iniciado con la traducción al hasanía de ‘El principito’, de Antoine de Saint-Exupery (1900-1944), quien tiene un museo desde 2004 en la ciudad marroquí de Tarfaya donde vivió entre 1927-29. En Argentina, donde también estuvo, se prevé abrir otro museo al escritor y aviador francés, así como en su localidad natal en Lyon.

La edición del libro es considerada por los saharauis como una labor más de “sabotaje cultural” que intenta presentar el hasanía como un idioma ligado al marroquí, cuando se trata de un dialecto árabe diferente, que además se habla especialmente en el Sahara, Mauritania y suroeste de Argelia.

Rotonda en El Aaiún
Rotonda en El Aaiún

En esta estrategia se enmarcaba también el español, segunda lengua de los saharauis. Desde 1976 fue relegada en favor del francés para eliminar la identidad saharaui. Sin embargo, ahora se trata también de apropiarse del idioma de Cervantes al querer abrir un Instituto Cervantes en El Aaiún, para así conseguir un reconocimiento indirecto por parte de España de la marroquinidad del Sáhara. De momento, el proyecto, anunciado en diferentes ocasiones, está tan parado como el de hacer un Aula en los campamentos saharauis de Tinduf.

Recordemos que tan solo en Dajla se encuentra la Academia de Idiomas Unamuno que, por cierto, están homologados sus cursos por el Instituto Cervantes a pesar de no recibir ninguna ayuda desde España.
Precisamente, hace escasos días el histórico Instituto de Bachillerato de Dajla de la etapa española fue demolido. Ya en 2009 fue derruido el histórico fuerte, un símbolo de la etapa española. La misma suerte estuvo a punto de correr la iglesia de Nuestra Señora del Carmen en Dajla, que fue salvada de la destrucción por un grupo de activistas saharauis que se encadenaron en su interior.

Mohamed Fadel Semlali discapacitado entró con su silla de ruedas y lo frenó a pesar de ser agredido por las fuerzas de seguridad marroquíes: “Ahora este activista protege el patrimonio, pero no a través del Gobierno español ni de organizaciones españolas, lo hace con la intervención del Vaticano” señalan fuentes saharauis.

Entre las medidas aprobadas por Marruecos tras la represión por lo ocurrido en el campamento de Gdeim Izik en 2010, fue prohibir la costumbre saharaui de instalar jaimas ya no solo en las ciudades y alrededores sino incluso en playas, lo que ha provocado más de un incidente con familias saharauis.

Se trata de hacer desaparecer la identidad saharaui, sus valores y rasgos históricos, transmitidos por generaciones en la etapa del Sahara español. Otro ejemplo, son los pozos de agua, en la etapa española los saharauis podían extraer sus propios pozos. Con la invasión marroquí se prohibió ya que pretendían tener el monopolio de la extracción de agua.

Hay que recordar además que en el Sahara no hay una universidad, tan solo una facultad en Smara y de esta forma los jóvenes saharauis tienen que ir a Agadir, al sur de Marruecos.

Las autoridades marroquíes distorsionan deliberadamente la reputación de los estudiantes universitarios saharauis a través de diferentes medios y los describen como “conflictivos y pendencieros”, además de calificarlos de “delincuentes y bandidos”, así como acusándolos de “vandalismo”. Los estudiantes saharauis denuncian, por su parte, la represión e intimidación practicada por el régimen.

Iglesia española de Dajla
Iglesia española de Dajla

La destrucción del patrimonio histórico religioso saharaui se puede comprobar en Smara, la capital espiritual donde lejos de intentar rehabilitar la histórica mezquita, se construyó otra en 2014, presumiendo de ser la más grande de las provincias del sur con un total de 7000 personas como aforo y con una arquitectura siguiendo los cánones marroquíes de construcción de acuerdo con el Ministerio de Asuntos Islámicos.

Otro aspecto es el fútbol, hay que recordar que el Sáhara está representado por un equipo en la segunda división marroquí o Botola-2, el Jeunesse Sportive El Massira Laayoune en francés, (Juventud Deportiva la Marcha, El Aaiún), que fue fundado en 1977 pero no en el territorio saharaui, realmente es original de Benslimane (zona vinícola del centro marroquí).

Inicialmente conocido como equipo de las fuerzas auxiliares de Benslimane, una decisión política motivó que representara a las “provincias del sur” con sede en El Aaiún, siendo su traslado en 1995, año en el que curiosamente ascendió a la Botola 1 o Primera División marroquí donde se mantuvo hasta el año 2012.

A pesar de tener un estadio remodelado con asientos con los colores de la bandera marroquí, donde se disputó la Copa del Trono –equivalente en Marruecos a la Copa del Rey española- en 2016, actualmente es el farolillo rojo de la Segunda División marroquí con tres derrotas consecutivas.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.