Reino Unido: no somos adultos hasta los treinta años

A los dieciocho años -veintiuno en algunos países- una persona puede votar, beber alcohol, ir a la cárcel si delinque y pedir un crédito; en resumen, se le considera mayor de edad y adulta.

Sin embargo, según las investigaciones de un equipo de neurólogos de la Universidad de Cambridge que ha difundido la BBC, la edad adulta no llega en el mismo momento para todos, pero parece ser que lo normal es que a los dieciocho años el cerebro se encuentre todavía en pleno desarrollo y muy lejos de la madurez.

“Dar un definición precisa del paso entre la infancia y la edad adulta parece cada vez más absurdo –explica el profesor Peter Jones, coautor del estudio- Se trata de una transición muy matizada que se efectúa en cerca de tres décadas” .

Según los resultados de esta investigación, el cerebro de la mayoría de los mortales no alcanza la madurez hasta más o menos los treinta años. Antes de ese momento, el córtex atraviesa varias etapas de mutación que pueden modificar el comportamiento y la personalidad, e incluso dar origen a problemas mentales.

Estos resultados, dicen los autores de la información, coinciden con el sentimiento creciente entre las jóvenes generaciones de que la edad adulta es inalcanzable. El conocido como “síndrome del impostor” está muy extendido entre los jóvenes de entre 25 y 33 años que consideran imposible dar el paso a la edad adulta ante problemas insolubles como encontrar un trabajo, poder abandonar el hogar paterno y fundar una familia, lo que aumenta las depresiones.

Para Peter Jones, las categorías niño/ adulto son obsoletas : «No existen por un lado la infancia y por otro la edad adulta. Las personas siguen una trayectoria. A nadie le gusta pensar que es un gusano que de pronto se transforma en mariposa».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.