RSF documenta la represión informativa en el Sahara

‘Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo’, es el primer informe exhaustivo que analiza la situación del territorio convertido en un ‘agujero negro’ informativo. A través de la sección española de Reporteros Sin Fronteras (RSF) se elaboró este documento que ha conseguido, tras muchos años, que el Sahara ocupe un espacio de actualidad en muchos medios españoles.

Presentación del informe de RSF sobre Periodismo en el Sáhara. APM Madrid
Presentación del informe de RSF sobre Periodismo en el Sáhara. APM Madrid

RSF Sahara informeEl informe de RSF repasa de forma exhaustiva la historia de abandono y silencio en los medios internacionales, y especialmente en los españoles; y denuncia la mordaza impuesta a los informadores locales y extranjeros, expulsados sobre el terreno de la antigua colonia española.

Como complemento a esta última información, este miércoles 12 ha sido expulsada de El Aaiún, la premiada fotoperiodista española Judit Prat, quien pretendía impartir unos cursos de fotoperiodismo a jóvenes saharauis. Se trata de la expulsión más reciente.

A la vez, el documento de RSF, de 35 páginas, reivindica el nuevo periodismo saharaui que, pese a la censura, la represión y la cárcel, logra romper el silencio gracias a las nuevas tecnologías para transformarse en fuente de información para medios y organizaciones internacionales.

El presidente de la sección española de RSF, Alfonso Armada, recordó que hacer este trabajo era una “obligación moral”. En el acto de presentación del informe el martes 11 en Madrid estuvieron la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Victoria Prego y el presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Nemesio Rodríguez, ambos recordaron la “inmensa deuda” que tiene España por su silencio con su antigua colonia.

La autora del informe y corresponsal de RSF en España, Edith R. Cachera, confesó la carencia que existe en las redacciones sobre este largo conflicto internacional que supera ya las cuatro décadas. Se destacó el silencio mediático sobre el Sahara en España y la existencia de un lobby promarroquí en los medios: “los tentáculos llegan a muchos medios”, así como la información “ideologizada, repetitiva y propagandística” de los medios en los campamentos de Tinduf.

Mapa Sahara

Por su parte, el periodista saharaui y fundador del colectivo de reporteros y videoactivistas Equipe Média, Ahmed Ettanji, mencionó que en el Sahara hay un muro físico que divide el territorio pero también mediático. Equipe Media recibió en España, en concreto, en Córdoba, el XII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado el pasado mes de abril.

Recordó que hay 25 observadores internacionales expulsados desde inicios de año en el Sahara -26 tras la expulsión de la fotoperiodista española- porque Marruecos “no quiere testigos”, sosteniendo sobre el trabajo profesional que hacen desde Equipe Media que el objetivo de “romper el bloqueo informativo y documentar las violaciones de los derechos humanos por parte del ocupante marroquí” añadiendo que trabajan según el Derecho Internacional humanitario.

Una presencia destacada fue la del director de Radio Sahara y del único periódico español en el Sahara, La Realidad, el periodista Pablo Ignacio de Dalmases, quien recordó cómo fue cesado y el diario cerrado al publicar que España se plegaba a Marruecos y le entregaría el Sahara. El periódico duró cuatro meses y tras su cierre el informador fue expulsado, con amenazas de muerte incluidas, a la península.

Dalmases recordó cómo el Sahara sirvió de elemento unificador a Hassan II que era “malvado pero inteligente” tras los dos atentados que sufrió recordando que la decisión del Tribunal de la Haya al que consultó en ningún caso fue favorable a Marruecos, por lo que se inventó, con apoyo de Washington, la denominada Marcha Verde.

El diario La Realidad estaba escrito en español y una página en árabe normativo –su director contó las dificultades para sacarla-, no como dice el informe en su página 4, en hassanía, dialecto árabe del Sahara, que sí se utilizaba en Radio Sahara, -en un porcentaje del 40 por ciento- según explicó Dalmases.

Durante la presentación se proyectó el documental ‘Tres cámaras robadas’ (‘3 stolen cameras’, en su original), donde se muestra las dificultades para hacer información en la zona del Sahara controlada por Marruecos.

Del mismo modo se mencionaron a los periodistas saharauis encarcelados actualmente son: Abdellahi Lekhfaouni (cadena perpetua), Hassan Dah (25 años), Mohamed Lamin Haddi (25 años), El Bachir Khada (20 años), Mohamed Banbari (6 años) y Walid el Batal, recientemente detenido en Smara al recibir a otro periodista saharaui que salía de prisión, Salah Labsir.

Un dato a destacar es que Reporteros Sin Fronteras ha preguntado sobre la situación de los periodistas presos y la libertad de información en el Sahara al Gobierno de Marruecos, en concreto, a su Ministerio de Comunicación, sin obtener respuesta. El informe de RSF será presentado al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Nazha El Khalidi

El próximo acontecimiento informativo será lo que pueda sucederle a la periodista saharaui Nazha El Khalidi, quien el 24 de junio será juzgada por el Tribunal de El Aaiún por grabar una manifestación. Se enfrentaba a dos años de cárcel y una multa de 120 dirhams (11 euros) a 5000 dirhams (460 euros) acusada de “usurpación de la profesión” por no tener un título oficial.

El Khalidi, de 27 años, es miembro del colectivo Equipe Media y corresponsal de RASD TV, cubrió el 4 de diciembre de 2018 una manifestación convocada a raíz de la reanudación de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos en Ginebra para resolver el conflicto en el Sahara.

En el informe, Ettanji menciona precisamente los estudios de Periodismo en Marruecos. Solo hay un centro oficial, ubicado en Rabat. Lo demás, son estudios en academias e instituciones privadas, por supuesto, como se indica ninguna en el Sahara. Como se sabe, allí no hay ninguna universidad. Los estudiantes saharauis suelen estar marginados en Marruecos.

Por cierto, en la página 24 hay un error. Cuando se escribe del partido que dio inicio a los incidentes de Dajla, se cita Mohamedia (Casablanca) cuando son dos ciudades totalmente distintas. Si lo que se pretendía era citar la región a la que pertenece la localidad, sería Casablanca-Settat, no Casablanca a secas. Para más datos Mohamedia alberga la más importante refinería de todo Marruecos. Ya se ha publicado el inicio del conflicto tras el partido.

Al acto de presentación acudieron, entre otros, la periodista saharaui Ebbaba Hameida, la delegada de la RASD en España, Jira Bulahi junto a varios diplomáticos saharauis así como la periodista española de RTVE Yolanda Sobero, quien escribió el documentado libro ‘Sahara. Memoria y olvido’.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.