Rusia: dieciséis años de condena para un estadounidense por «espía»

Un tribunal de Moscú ha condenado este 15 de junio de 2020 al estadounidense Paul Whelan, exmarine de cincuenta años, a dieciséis años de cárcel por «espionaje en Rusia». 

Whelan en la sala del tribunal
Whelan en la sala del tribunal

Whelan, quien se declara inocente y denuncia que ha sido víctima de un juicio político, exhibió durante la vista un folio que llevaba escrito «Farsa de proceso».

Detenido en Moscú el 28 de diciembre de 2018, Paul Whelan, nacido en Canadá y con triple nacionalidad británica, canadiense y estadounidense, director de seguridad internacional del grupo Borg Warner, fabricante internacional de piezas para el sector del automóvil, ha sido condenado a cumplir la condena en «un campo de régimen severo».

En el momento de su detención, Paul Whelan –según sus declaraciones en el juicio- se encontraba en la capital rusa para asistir a la boda de un antiguo compañero, retirado de la marina como él, con una mujer rusa.

Sin embargo, la agencia de prensa rusa Rosbalt, considerada muy cercana al FSB (antigua KGB), ha asegurado que una fuente anónima de los servicios de inteligencia acusa a Whelan de intentar reclutar a un  ciudadano ruso como espía para Estados Unidos, pidiendo que le facilitara información secreta sobre diferentes agencias estatales.

Según el diario estadunidense New York Times, «la agencia rusa asegura que la detención de Whelan tuvo lugar cinco minutos después de haber recibido un dispositivo USB que contenía una lista confidencial de todos las personas que trabajan en una agencia de seguridad rusa».

Para el condenado, «pensaban que detenían a un James Bond pero yo solo soy un Mister Bean[1]…».

John  Sullivan,  embajador estadounidense en Rusia, a quien negaron el acceso a la sala del juicio, ha declarado que ha seguido el proceso desde enero, fecha en la que se incorporó al cargo: «Siempre he creído que era un simulacro de juicio y hoy lo he visto confirmado. Han condenado a dieciséis años de cárcel a un ciudadano estadounidense, por un delito del que no hemos visto las pruebas».

Para Wladimir Zherebenkov, el abogado ruso de Whelan, quien cree que su cliente podría ser intercambiado por dos ciudadanos rusos encarcelados en estados Unidos, «en el juez ha influido más el oportunismo político que la administración de justicia. Naturalmente vamos a estudiar si apelamos, porque en este momento todo podría resolverse con un intercambio de prisioneros y quizá la apelación solo sirviera para hacernos perder uno o dos meses».

  1. Patoso personaje de una exitosa serie satírica de la televisión pública británica BBC que ha tenido gran resonancia internacional.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

2 Comentarios

  1. Quien quiera que sea el del comentario anterior – claramente anti-estadounidense, podía perder algo de su “furor libertario” en estudiar algo de gramática española. El acrónimo de los Estados Unidos en español es EEUU, y no EUA. ¡Elemental querido Watson!

  2. Triple nacionalidad…… Por seguro es un ángel y los servicios de seguridad rusos son unos malos….. Pobrecito……. Pero si fuera en EUA y el tío un ruso no dudo que a esta hora ya estaría en Guantanamo o en alguna otra prisión de alta seguridad fuera de EUA para que las leyes estadunidenses no puedan intervenir en su tortura, bien al estilo estadounidense.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.