Segunda vuelta de las regionales francesas: abstención ciudadana y derrota política de Macrón y LePen

La segunda vuelta de las elecciones regionales en Francia este domingo 27 de junio ha confirmado la abstención récord, al no acudir a las urnas un 65 por ciento del electorado, con apenas un punto más de participación que en la primera ronda, y la derrota política de Emmanuel Macron y Marine LePen.

La abstención récord que todos los comentaristas observan hoy con asombro, no es sino la consecuencia de la desmotivación política de las clases populares provocada por las sucesivas políticas antisociales conducidas en Francia por socialistas, derecha tradicional (LR) o macronistas desde 1983, por un lado. Y por otro la consecuencia de un sistema electoral presidencialista con escrutinio mayoritario (la Quinta república) que bloquea e impide la respiración democrática del parlamento y de los contrapoderes necesarios en un Estado de derecho.

En estos últimos tiempos la acentuación de esa política antisocial generadora de paro, de pobreza, de precariedad, de injusticia fiscal, ha ido acompañada además con Macron por una violenta represión policial y judicial, contra las manifestaciones sindicales y contra el movimiento de los gilets jaunes expresión de una explosiva ruptura social en Francia. La desconfianza, la critica y el rechazo del poder autoritario se han manifestado de forma evidente en esa abstención.

Si a estos factores añadimos el carácter «no decisivo» de esta elección regional, en el marco de una quinta república que no reconoce las autonomías regionales, se comprende mejor el por qué de esta abstención masiva. La mayoría de la población no comprende la utilidad de esa elección en un sistema en el que todo lo que es importante lo decide un solo hombre: el presidente de la república.

Sin embargo, el resultado de la elección regional confirma que el LR (derecha gaullista) resiste bien a la tentativa de Macron de liquidar los partidos tradicionales con su fantasmagórico movimiento «En marcha», derrotado sucesivamente en las elecciones municipales, senatoriales, regionales y departamentales.

La ultraderecha del Frente Nacional (RN) y el partido del gobierno LREM de Macron, que habían ocupado mayoritariamente la atención de los sondeos, prensa y medios audiovisuales son los derrotados de la contienda, sin obtener ni una sola región.

EL RN. Frente nacional no consigue ninguna región, pero confirma su implantación local y nacional, con la bendición de los Medias que les tienden una alfombra roja en sus tribunas de opinión. Mientras en el panorama informativo la extrema derecha se instala en Cnews y Europe1 (grupo Bolloré), acaba de declararse una huelga inédita en los anales de esa emisora, ya que los periodistas rechazan la nueva línea editorial ultraderechista y reclaman la cláusula de conciencia.

La derecha, a través de un puñado de grandes grupos financieros, ejerce hoy un monopolio casi total sobre la prensa escrita y audiovisual en Francia. Numerosos periodistas son despedidos y ejercen su libertad de expresión gracias a los medios informativos creados en internet, como por ejemplo Mediapart, Acrimed, Le Media, Bastamag, La bas si je suis, Blast, Reporterre… entre otros.

Para el gobierno de Macron y su movimiento LERM es una derrota flagrante que confirma su ausencia de implantación política en el mundo real. Su mayoría de diputados godillots depende exclusivamente de la figura de su jefe: Emmanuel Macron, más debilitado que nunca, no obstante la masiva propaganda gubernamental y los muy orientados sondeos de opinión.

La tentativa de Macron de utilizar las redes sociales con operaciones de propaganda con YouTuberos jóvenes ha sido un total fracaso. 85 por ciento de los jóvenes en Francia no han acudido a las urnas.

Conviene subrayar que la única elección decisiva en esta Francia muy centralizada, es sin embargo la presidencial, en la que hay siempre mayor participación. Cara al 2022, la tentativa de Macron de vender a la opinión una vez mas la farsa: Le Pen o Macron, se tambalea con estos resultados, ya que varios líderes de la derecha refuerzan su imagen presidencialista.

De la misma manera, una tímida tentativa de unión de la izquierda ha mostrado su eficacia en las regionales, gracias a un escrutinio que es proporcional, a diferencia de la elección presidencial. La coalición de unión de la izquierda ecologistas, socialistas y Francia insumisa, ha logrado equilibrar los resultados de las regionales, pero no impedir la victoria de los candidatos LR.

Los candidatos instalados en las regiones se mantienen, y La derecha LR, gana en Ile de France con Valery Pecresse, en Hauts de France con Xavier Bertrand, o en Auvergne Rhône Alpes con Laurent Wauquiez. Sin embargo, nadie canta victoria pues la masiva abstención muestra que solo los militantes o simpatizantes motivados se han desplazado a las urnas.

La experiencia de una candidatura de izquierda unida (Ecologistas, socialistas, comunistas y Francia insumisa) que ha sido posible este domingo gracias al escrutinio proporcional en varias regiones, será en cambio mas difícil en la primera ronda la elección presidencial, en la que esos cuatro partidos tienen candidatos ya más o menos declarados.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.