Shadi Ghadirian: “la pata quebrada”

El apelativo de “mujer florero”, que define a la perfección el papel que en las sociedades cautivas de fundamentalismos religiosos concede a la mujer el machismo con mala conciencia que busca redimirse por la vía de entronizar -“de aquella manera’- a la mujer como “reina del hogar”, no viene a ser sino una forma maquillada del terrorífico refrán que sostiene que “la mujer, casada y honesta, la pata quebrada y en casa”.

© Shadi GhadirianShadi Ghadirian es la fotógrafa iraní que recrea la situación de la mujer en su país con una colección soberbia de imágenes que retratan la realidad del doméstico-carcelario universo femenino en Irán. © Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)
Shadi Ghadirian es la fotógrafa iraní que recrea la situación de la mujer en su país con una colección soberbia de imágenes que retratan la realidad del doméstico-carcelario universo femenino en Irán. © Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)

 

Estuve en 1971 en Persia -así se llamaba entonces Irán- como enviado especial de Gaceta ilustrada para cubrir los fastos del bimilenario del Imperio Persa para mayor gloria del emperador “rey de reyes”, el sha Mohammad Reza Pahlevi. Una vez en Teherán, me denegaron la aprobación final de la solicitud de acreditación oficial como periodista que en Madrid sí se nos había confirmado en la Embajada, por lo que me vi limitado a vivir la semana de celebraciones de imperial panderetología de gran gala oficial en las calles de Teherán. Todo era exaltación mayestática de la figura del sha y su “bella esposa”, su mujer, la emperatriz Farah Diba.

Fue uno de los reportajes más “raros” que hice. Con el dineral que el viaje y la estancia le costaba a la revista, solo me quedaba la posibilidad de recorrer la ciudad para ver cómo era el país y cómo vivía la gente, y contarlo en un reportaje sobre “el otro Teherán”.

Alquilé los servicios de un chavalín que tenía una motocicleta, la manera más efectiva de moverse de “paquete” en el caos circulatorio en una ciudad en la que los taxis van parando a discreción del conductor para recoger al todo aquel que quiera subirse y alterando así de continuo la ruta.

Pronto vi que no nos movíamos solos. La policía secreta de la imperial dictadura petrolífera armada nos seguía sin el más mínimo pudor, obligando al chico a no detenerse y continuar la marcha cuando pretendía que parase en algún lugar “no autorizado” para un periodista occidental.

Pedro el chaval se las sabía todas y conseguía escabullirse en medio del gentío y por atajos.

Ingenuo que uno es, con todo me había hecho a la idea de que Irán era un país en cierto modo “moderno” porque las mujeres no llevaban velo y hablaban con hombres. Pude conversar con universitarias que se deshacían en elogios hacia la figura del emperador, que se perfilaba como la pieza clave en la inminente crisis del petróleo.

Pero las apariencias engañaban; entre ellas seguro que había mujeres policías infiltradas o confidentes. Cuando, siete años después en 1978, el estallido popular hizo disolverse el imperio del sha -quien huyó del país- para propiciar el establecimiento de la República Islámica de Irán, los presuntos revolucionarios islamistas demostraron ser los más inmisericordes reaccionarios.

De la noche a la mañana, todas las mujeres de negro y con velo. Adiós, si no costumbres occidentales, a falta de libertad sí adiós a la estética del mundo libre. Nada de reinas del hogar. La pata quebrada y en casa.

Shadi Ghadirian en la exposición colectiva en Nueva York ‘The seen and the hidden: (Dis)covering the veil’. (‘Lo visible y lo oculto: (Des) cubriendo el velo’)
Shadi Ghadirian en la exposición colectiva en Nueva York ‘The seen and the hidden: (Dis)covering the veil’. (‘Lo visible y lo oculto: (Des) cubriendo el velo’)

 

Shadi Ghadirian es la fotógrafa iraní que recrea la situación de la mujer en su país con una colección soberbia de imágenes que retratan la realidad del doméstico-carcelario universo femenino en Irán. Su colección Like Everyday (Iran, 2001), “’Como todos los días’ (Irán, 2001)» viene siendo exhibida en festivales, centros de arte y museos de diversos países.

(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)
(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)

 

Desde sus días de estudiante, Shadi Ghadirian se ha enfrentado a la doble posición de la mujer iraní. Por un lado, como una mujer con educación superior, una niña de la modernidad. De otra parte, como una mujer que vivía en un país donde era habitual que la mujer, una vez casada, iba a pasar el resto de su vida en el hogar.

(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)
(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)

 

En su serie de fotografías, Ghadirian representa esta identidad “como todos los días”, en el que los rostros de las mujeres vestidas con ropa de Irán se sustituyen por los artículos domésticos, el menaje, los cacharros, los objetos de que se valen las mujeres para tener la casa en orden: la mesa puesta, la parafernalia reluciente, la ropa planchada…

(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)
(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)

 

El título de la serie lo derivó de la propia naturaleza rutinaria del trabajo al que se condenó a la mujer. Aunque en “Como cada día” la mujer aparece representada trabaja con indumentaria iraní, Ghadirian sostiene que la situación de la mujer en muchos otros países no es diferente.

Everyday’ (Iran 2001) en su exposición en Nueva York
Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001) en su exposición en Nueva York
(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)
(C) Shadi Ghadirian, ‘Like Everyday’ (Iran 2001)

Publicación compartida con Protestante Digital / Magacín / Leyendo fotos

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Fallece en diciembre de 2014, siendo editor adjunto de Periodistas en Español. Periodista, fotógrafo, profesor y consultor de medios. En la profesión desde 1966. Perteneció a las redacciones de 'Gaceta ilustrada', 'Cuadernos para el Diálogo", 'El Periódico" y 'Tiempo'. En 1982 funda FOTO, revista que edita y dirige hasta 2009 (287 números). Fue vocal por el sector de la Fotografía en la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Profesor de Fotografía de la Universidad Nebrija (1997-2001). Desde 2000, vinculado a la Escuela Superior de Publicidad. Autor de 'Fotografía Creativa', guía didáctica de un curso en una plataforma 2.0 (282 págs., Maren, Madrid, 2010). Su exposición fotográfica antológica 'Manuel López 1966-2006' va camino de 40 itinerancias por España y América.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.