Sobre la obra periodística de Johan Carballeira

Guillermo Abeijón[1]

¿Qué le está diciendo el científico Cruz Gallástegui Unamuno —sujetando una soberbia mazorca de maíz híbrido— a Johan Carballeira? El joven periodista tiene entre sus manos otra mazorca, mucho más cumplida y admirable.

— Y dice usted que…

Pastoriza sobre Carballeira cubiertaGallástegui, quien está trabajando en el desarrollo de los híbridos; según él, mucho más productivos que las variedades del país, expone in situ al reportero los prodigios de la ciencia aplicados al futuro del cultivo en los campos gallegos. La foto es de Pintos, publicada en la revista Estampa, el 20 de diciembre de 1930.

“O enxeñeiro señor Gallástegui mostrando ao noso colaborador unha mazaroca corrente e outra procedente dun cruzamento”, se dice en la página seis, que es la página de las verdades absolutas.

Esta es la portada del libro de la Editorial Laiovento, con sede en Santiago de Compostela (Xosé Manuel Beiras, Pepe Carreiro y otros). Su título: “A obra Xornalística de José Gómez de la Cueva (Johan Carballeira)”; un libro de bolsillo de 275 páginas que se consigue por menos de veinte euros, en el que se anticipa, también en la página seis, con letra pequeña, pero nítidamente: “En canto non se conseguir un consenso normativo para a lingua galega, Edicións Laiovento respeitará a opción ortográfica de cada autor”. Observación muy de agradecer por quienes transitamos, alejados del núcleo pontificio santiagués, por la lengua rosaliana.

El autor es un hombre conocido de esta casa: el profesor, autor y estudioso Francisco Rodríguez Pastoriza, gallego de Bueu; como Johan Carballeira, este último con trágico final, víctima de la cabronada suprema, consumada probablemente con tiro de gracia para aliviar el trance, la tibia mañana del 17 de abril de 1937 en el monte de A Caeira, en Poio, provincia de Pontevedra.

Viene un inciso pertinente, si se me permite: Porque de la parte de Noia, la dignísima anciana, Señora A, relata sin mixtificaciones, una tarde asfixiante de agosto del año 2004: “Entón ti vés sendo o neto do amigo do meu pai”. “Y mi madre me tapaba la cara con el mandil para que no viese los muertos tirados por las cunetas”. “¡Non mires, neniña, ay, Dios mío, non mires!”. Si no salta para Riveira, lo matan, que non é o mesmo que morrer… No me lo quería callar.

Francisco Rodríguez Pastoriza analiza con lupa apasionada, atenta y cuidadosa los escritos de José Gómez de la Cueva, el verdadero nombre del alias Johan Carballeira, para ordenarlos de forma cronológica y temática, pero con el foco puesto en asuntos que, por antiguos, vienen a ser muy modernos.

(Ver, para entrar en harina: “En memoria de Johan Carballeira, último alcalde republicano de Bueu” Francisco Rodriguez Pastoriza, Periodistas en Español, 16-4-2017).

¡Ay, Juanito Aldán! “El pueblo es cobarde, yo no. El pueblo no se atreve a levantar la voz, yo la levanto en su nombre”. Ahí está Johan Carballeira, en “Los Gozos y las Sombras”.

Dice Pastoriza: “El periodismo de Johan Carballeira es un periodismo combativo, en defensa de aquellos valores que consideraba básicos e irrenunciables”, pero, “el problema de la vida nacional no lo hemos de resolver tan solo los periodistas. Han de ser los comerciantes, los marineros, los ricos, los pobres, los industriales, los labradores, los empleados…”, escribe Johan Carballeira en 1930. Señeras observaciones.

Si eres un periodista “combativo”, que va dando pistas y consejos a la sociedad civil, tienes todos los boletos para una vida social incómoda. La actualidad del asunto en el primer cuarto del siglo XXI, puede demostrarse. Carballeira se mete en todos los jardines.

“¡Monumento al emigrante! No es mal INRI sobre la crucifixión que padecemos. Decididamente Galicia es un gran escenario para farsas” coloca Pastoriza. A un genio se le ocurre crear un centro educativo para educar a los que tienen que emigrar. Casi me lo puedo imaginar. Emigrar con el pabellón alto y buenos modales. Carballeira deja caer: “Sobre todo, nos parecería bien la escuela ciudadana que enseñase a no emigrar”.

Porque Carballeira es un regeneracionista, que lleva muy mal la penitencia de un país calamitoso. No hay para pan, compremos estampas. Un país de bradomines ridículos. (Sugiero inmersión urgente en los epígrafes Desastre del 98, Krausismo, Institución Libre de Enseñanza, Joaquín Costa, Concepción Arenal, entre otros de la pléyade).

VOCES E NOMES. Base de datos de las universidades de Coruña, Santiago y Vigo, nacida en 2006. José Gómez de la Cueva, “Johan Carballeira” EXECUCIÓN. Home de 34 anos, xornalista, natural de Vigo (Pontevedra) Veciñanza: Bueu, Partido Galeguista, Alcalde. Morto o 17 de Abril de 1937. Xulgado en Pontevedra por rebelión militar co resultado de sentenza pena de norte. Execución no km. 1 da Avenida de Uruguay, Pontevedra.

Página 67: “Sucedió precisamente que el pueblo no tenía valedores, sucedió simplemente que la República había dejado desamparado al pueblo”, esto en 1934. Página 68, sobre el conde de Bugallal: “Figuras tan deshechas, tan desprestigiadas, tan falsas como ese viejo político linfático y rural… Es la hora de aplicar el yodo y el fuego purificadores….

Página 87: Un sorprendente artículo, no el único sobre el tema: “Dinamita a la vista”. Denuncia Carballeira la “máquina centralista”, que no pone remedio a la pesca con dinamita, modalidad que la gente de tierra adentro de estos tiempos no se puede ni imaginar, “porque ahora no se emplean ya los explosivos fuera de la costa; ahora se hace siembra destructora de ellos, lo mismo dentro de la Ría de Vigo, como la de Pontevedra, como la de Arosa”. Y así se extiende sobre el campo, la minería, la enseñanza, el transporte… Todo lo toca y todo lo unge con mente visionaria.

Viajeros al tren, y gallegos también. Hay un capítulo formidable, “Galicia no corazón”, en el que, en algo más de cuarenta páginas, Pastoriza entra a saco en esto que algunos llamamos el alma de Galicia, dejándonos llevar por abstracciones, construcciones mentales de identificación, completamente necesarias para ser de alguna parte. Podrían constituir el corpus de una guía de turismo Premium que se dispensase en Pedrafita do Cebreiro, en la Gudiña, en el aeropuerto internacional de Lavacolla y en todos los puertos de entrada a la Comunidad Autónoma. Queda dicho. Una guía crítica para ir entendiendo. Pastoriza lo glosa, pero Johan Carballeira lo clava. También habla de su pueblo en “Sempre en Bueu”.

A Carballeira solo le faltaba una cosa: meterse a alcalde. Se metió y se señaló. Pero ya venía muy señalado, así que sus enemigos fueron a por él, en Cangas, cuando iba a pasar la ría de Vigo.

Todavía tres capítulos más sobre  la virtualidad y proyección de la lengua gallega, el periodismo, la crítica cultural y “otros géneros”. El libro del profesor Pastoriza es un trabajo exhaustivo de investigación sobre un autor y su época, un acto de justicia, una reparación histórica, una obra para leer con tranquilidad, porque se retrata una larga secuencia de la historia de Galicia y de España.

 

  1. Guillermo Abeijón, maestro jubilado. Vuelve hoy a la escritura en gallego y castellano. Autor de “Choio e o rei Talento” (Ediciones do Castro, 1972)

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.