Inicio / OPINION / Tlatelolco: muerte y dignidad

Tlatelolco: muerte y dignidad

  • No sabemos su número.
    ¿Veinte? ¿Sesenta y ocho? ¿Más de trescientos?
    No sabemos sus nombres.

Todavía hay cadáveres en el océano.
No sabemos cómo se puede descifrar el silencio.

Xulio-Formoso_Tlatelolco-D02
Xulio Formoso: Tlatelolco

¿Cómo pueden caber quince mil proyectiles en un canto?

  • Estuvieron en una plaza. Tres Culturas. Tlatelolco. Estuvieron protestando. Libertad de expresión. Destitución de militares asesinos. Estuvieron reclamando un justo derecho. Justicia. Indemnización.
  • Ahora la muerte es su compañera de faena. Ahora la muerte les releva de la universidad, del trabajo, de la escuela del sindicato, del hogar. Ahora son una herida de impunidad sangrienta en la dignidad vulnerada del pueblo mexicano, del pueblo latinoamericano, del pueblo todo.
Xulio-Formoso_Tlatelolco
Xulio Formoso: Tlatelolco

El 2 de octubre de1968 será siempre evocado como el día en el que Gustavo Díaz Ordaz, presidente priísta de México, valiéndose del Batallón Olimpia y el Ejército Mexicano se equiparó a Hernán Cortés, cuando en 1521 en el entonces Virreinato de Nueva España asesinó a los y las mexicas.

También como en aquellos tiempos, la Iglesia fue cómplice. Acompañó vestida de inquisición a quien torturaba o cerró sus puertas ante el primer tiroteo.

  • Recuérdales cuando tengas que poner una flor sobre el féretro inexistente.
    Recuérdales cuando entres en el campus universitario.
    Recuérdales cuando cuentes a tus hijos e hijas la historia de América.
  • No te olvides de decir que nunca hubo juicio.
    No te olvides de decir que diez días después hubo Juegos Olímpicos.
    No te olvides de decir que aquel crimen horrible sólo se recuerda cuando está de aniversario.
  • ¿Puede haber un epitafio que identifique el vacío en la humanidad que dejaron las víctimas de la matanza de Tlatelolco?
    ¿Puede quedar algo para la posteridad si nos destruimos mezquinamente?
    ¿Pueden las voces de familiares y sobrevivientes ser grito de alerta, campana que convoque?

La muerte y la dignidad jamás nos pueden ser ajenas.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ileana Ruiz

Ileana Ruiz (Venezuela). Activista de derechos humanos, investigadora social y periodista. Asesora en resolución de conflictos, educación popular, participación ciudadana y derechos humanos y profesora de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. Articulista en el semanario venezolano “Todosadentro” del Ministerio de la Cultura desde 2006. Premio Nacional de Periodismo de Opinión, 2013. Entre sus publicaciones: De la indignación a la implicación (2006); Pueblo de agua: Cuentos para la educación en derechos humanos sobre la identidad del pueblo warao (2009); Servicio de policía bajo la mirada ciudadana (2010); La clave del acuerdo. Practiguía para la resolución pacífica de conflictos (2011); Pasos dados poco a poco. Memoria y cuentos del proceso de constitución de los Comités Ciudadanos de Control Policial (2012).

Ver también

“Risacracia” o el gobierno de la risa.

El capitalismo atornillado a tiempo completo en directo y en diferido. El gobierno de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.