De príncipes y princesas

Hace tiempo que no creo en las princesas de cuento, ni en los príncipes, claro. ¿Qué ha pasado? ¿Quién tiene la culpa? No lo sé. Puede que la vida me haya embestido en demasiadas oportunidades, es posible que algunas cuestiones cruciales no hayan salido como queríamos, quizá los fracasos (no muchos) vengan de los que se vendieron de esta guisa… Es cierto que, con la edad, hemos superado algunos límites, algunos conceptos y territorios de tolerancia.

Verdaderamente, hay situaciones ideales: podemos ver cada día, sí, también, a través de ojos con brillos; se dan esperanzas en lo excepcional y en lo cotidiano. No obstante, no siempre salen las cuentas. Las dos realidades, asimétricas, no deben importarnos en exceso, la verdad. Observemos resultados, y tomemos nota. Los efectos han de ser diversos.

Por ende, configuremos, por favor, los espacios y sigamos la estela de Washington a la hora de tomar una decisión. La vida tiene múltiples itinerarios. El corazón, antes o después, sabe elegirlos. No caigamos en el vacío inútil, estéril, como señaló Chesterton. Abriguémonos.

A veces uno tiene lo mejor del mundo, como nuestros limones murcianos, y nadie lo sabe, ni siquiera nosotros. Es difícil salir adelante con la apatía, con el cansancio, con el descrédito consentido. Con lógica, y como norma, hemos de rechazar el desdén para que sepan (los que se mueven en contrario) que no aceptamos la pérdida de manera gratis. Atendamos la buena música y reprobemos la mala.

Las grietas consentidas en los labios nos quitan el interés por besar o porque sean besados. Hemos de humedecer, refrescar, los acontecimientos con los que queremos crecer, si ansiamos subir convencidos a los desvanes de la diferencia, del cariño, del deseo.

Las destrezas, nos recordaban los miembros de la Escuela de Frankfort, vienen de las experiencias. No acompañan éstas en la medida que estimamos o buscamos. Por eso hay que bregar por desarrollar capacidades que nos equilibren desde el empeño y la sabiduría, que no vienen ni rápida ni sencillamente. Es cuestión de tiempo.

Como anhelo, nos hemos de abocar a las actividades que nos recorren el alma con paciencia y lealtad. Seamos bondadosos. El universo devuelve lo que recibe. La apuesta ha de constituirse en la confección de la dicha.

Repito: hace tiempo que no creo en las princesas. Ni en los príncipes. Ellos y ellas también pasan de nosotros. Lo cierto es que el mundo es muy grande para llorar por una coyuntura que ha de extender (debe) los años buenos hacia el lado del amor como base de un porvenir en el que desde siempre hemos confiado. Podemos seguir así.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Soy Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, donde también me licencié en esta especialidad. Tengo el Doctorado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Poseo seis másteres sobre comunicación, Producción, Literatura, Pedagogía, Antropología y Publicidad. He sido Decano del Colegio de Periodistas de Murcia y Presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia. Pertenezco a la Academia de Televisión. Imparto clases en la Universidad de Murcia, y colaboro con varias universidades hispanoamericanas. Dirijo el Grupo de Investigación, de calado universitario, "La Víctima en los Medios" (Presido su Foro Internacional). He escrito o colaborado en numerosos libros y pertenezco a la Asociación de Escritores Murcianos, AERMU, donde he sido Vicepresidente. Actualmente soy el Delegado Territorial de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Murcia.

1 Comentario

  1. China intenta amablemente salvarnos de las ambiciones de países totalitarios que consideran que tienen derecho a someter a los demás a su capricho amenazando con invadir o bloquear hasta la muerte a los países que se quieren gobernar como les plazca y estos países dictatoriales son los que se sumergen en la mierda como son los EEUU y sus lacayos. Esos que se consideran libres y sin embargo son lobos de rapiña que buscan en los países que invaden la mayor riqueza a costa de sueldos de hambre. ¿Dónde está la libertad si no tienes ni suficiente para alimentar a tu familia?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.