Dos años sin enviado especial de la ONU en el Sahara mientras prosigue la guerra

Este 22 de mayo 2021 se han cumplido dos años sin enviado especial para el Sahara, cuando dimitió el alemán Horst Kohler, oficialmente por motivos médicos. Se trata del mayor espacio de tiempo sin que esté activo este cargo desde que se creó, e indica la grave situación que atraviesa Naciones Unidas para resolver el conflicto internacional de la descolonización del Sahara.

Horst Kohler
Horst Kohler

Desde entonces, y según declaró el propio secretario general de la ONU, Antonio Guterres, las partes han rechazado un total de doce candidatos. El último, el diplomático italiano de origen sueco y antiguo mediador en Siria (2014-19), Staffan da Mistura, de 74 años, quien contaba con el beneplácito saharaui pero Marruecos, hasta ahora, no ha dado su visto bueno.

Los que han ocupado el cargo desde que fue creado han sido James Baker (periodo 1997-2004), Peter Van Walsun (2005-2008), Christopher Ross (2009-2017) y Horst Kohler (2017-2019).

Baker fue quien da nombre a sus dos planes, Baker uno y dos, siendo en su etapa cuando se completó el censo para el referéndum que Marruecos no aceptó. Van Walsun, fallecido hace dos años, fue el que declaró: «La independencia del Sahara Occidental no es un objetivo alcanzable. El Polisario tiene la legalidad internacional de su lado; ahora bien, el Consejo de Seguridad no está dispuesto a ejercer sus poderes y a imponerla en función del Capítulo Siete de la Carta de la ONU».

Ross tuvo siempre la oposición de Marruecos que incluso le prohibió visitar el Sahara, mientras que Kohler avanzó con nuevas negociaciones con la presencia en la mesa de los países vecinos, Mauritania y Argelia, cuestión que venía exigiendo el régimen marroquí.

Baker y Ross rechazaron la declaración unilateral de Donald Trump de reconocimiento estadounidense de la soberanía marroquí del Sahara, que a día de hoy, el actual presidente Joe Biden, no ha ratificado.

Marruecos rechaza todo candidato proveniente de los cinco países permanentes del Consejo de Seguridad, excepto Francia, los de países nórdicos, Suiza al que hay que añadir Alemania, dada la reciente experiencia de Kohler y el actual distanciamiento con Berlín. Para Marruecos, «el perfil del candidato tendrá que ser compatible» con los intereses del país.

Por su parte, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha vetado a los candidatos que se han manifestado previamente a favor de las tesis marroquíes como el ex primer ministro rumano Petre Roman (acudió a Dajla con el Foro Crans Montana) y el exministro de Exteriores luso Luis Amado, quien defendió en Rabat el plan de autonomía marroquí.

No obstante, ha recordado que el nombramiento «no es un fin en sí mismo» sino «facilitar un proceso de paz y limitado en el tiempo que conduzca al ejercicio libre y democrático para el pueblo saharaui de su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia».

Mientras, los informes de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) sobre las hostilidades en el muro entre marroquíes y saharaui están presentes –aunque no se hagan públicos y el portavoz de la ONU reconozca intercambios de fuego entre ambas partes-.

La ONU no ha condenado la violación de los acuerdos de 1991 por parte de Marruecos al ocupar territorio fuera del muro, -lo que llama zona tampón- y el asfaltado y vigilancia militar del trozo de carretera de unos cinco kilómetros entre Guerguerat y la frontera mauritana. Además, no hay que olvidar el anuncio de ocupar la localidad deshabitada de La Guera, controlada por Mauritania.

Precisamente, tanto fuentes saharauis como marroquíes siguen confirmando los enfrentamientos bélicos a lo largo de los 2700 kilómetros del muro del Sahara. El Ministerio de Defensa de la RASD ha emitido 192 partes de guerra hasta el día de hoy.

Se mencionan choques en los que hubo por ambas partes muertos y heridos. El pasado abril medios saharauis confirmaron tres muertos y un herido en sus filas mientras que Marruecos, como es habitual, no ha dado cifras de bajas de sus fuerzas armadas. Las unidades del ejército saharaui abrieron una brecha en el muro militar marroquí, lo que motivó combates en los que murieron los combatientes saharauis.

Del mismo modo, fuentes saharauis han denunciado la muerte a manos marroquíes de nómadas que iban en un vehículo y fueron confundidos con fuerzas del Polisario.

Cabe destacar que en la zona norte, el ejército saharaui destruyó un radar que cubría un amplio perímetro, además de ser incesantemente bombardeada la zona de Mahbes, acciones producidas, entre otras, desde el inicio de la guerra el pasado 13 de noviembre de 2020.

También, utilizando drones, procedentes de Israel, Marruecos mató al jefe de las unidades de la Gendarmería saharaui, Dah Al Bendir.

Además, se mantiene la represión a los saharauis en el Sahara que controla Marruecos.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.