El amor, base del universo

Siglos lleva el ser humano, llevamos, cantando las importancias del amor, sus devenires, sus causas, sus derrotas, sus éxitos, siempre relativos, sus altivas intenciones, sus tempestades, sus curas, sus ímpetus, sus anhelos, sus caricias, sus ausencias… Todo en el mundo es amor, todo es presencia o falta de cariño, todo se justifica y/o se explica por sus dosis suficientes o insuficientes.

Lo bueno del amor, de la estima, de la admiración, es que no hay dos casos iguales. Puede haber mimetismos, pero no igualitarismos, y eso nos hace especiales a todos y cada uno de los hombres y de las mujeres que en la historia han sido, o que son, y que serán.

En esta especie de locura colectiva en la que nos hemos introducido en el mundo moderno y supuestamente avanzado, el amor genuino, el auténtico, el que tiene el pelaje de la verdad, está en vías de extinción. La premura, las soledades, la búsqueda de la materia superficial y otros tantos elementos insulsos han hecho del amor de la juventud (ese por el que todos pasamos y que tiene el valor incalculable de hacernos felices por siempre, o todo lo contrario) una especie en vías de extinción.

Por ello, hay que protegerlo, porque es ese amor de años mozos el que traza todo lo que ha de venir, o no, después. Si no colocamos a tiempo la simiente de la amistad y del cariño en sus versiones ciertas y determinantes, luego es casi un imposible, aunque puede darse, claro, como un hecho milagroso, que también hay que ponderar.

Porque creemos en el amor, porque creo, queridos amigos y amigas, he hecho este texto, y, porque creo, como dice el Evangelio, busco la salvación humana, la mía también.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Soy Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, donde también me licencié en esta especialidad. Tengo el Doctorado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Poseo seis másteres sobre comunicación, Producción, Literatura, Pedagogía, Antropología y Publicidad. He sido Decano del Colegio de Periodistas de Murcia y Presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia. Pertenezco a la Academia de Televisión. Imparto clases en la Universidad de Murcia, y colaboro con varias universidades hispanoamericanas. Dirijo el Grupo de Investigación, de calado universitario, "La Víctima en los Medios" (Presido su Foro Internacional). He escrito o colaborado en numerosos libros y pertenezco a la Asociación de Escritores Murcianos, AERMU, donde he sido Vicepresidente. Actualmente soy el Delegado Territorial de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Murcia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.