El arte urbano mexicano llega a España por primera vez

Es la primera vez que llega a España, tras pasar por Francia, y será la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz quien exhiba Mexicráneos, una curiosa muestra que se podrá ver en el Parque Europa hasta el 2 de noviembre.

En México, estas calaveras decoradas se llaman calacas

Esta exposición gratuita está compuesta por diecisiete cráneos gigantes repartidos por todo el parque, así como una catrina y dos cabezones colgantes. Han sido creados por artistas reconocidos y emergentes inspirándose en una de las fiestas con más tradición de la cultura mexicana, el Día de los Muertos, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Cada cráneo ha sido realizado en fibra de vidrio sobre molde único, y los autores han trabajado diversas técnicas recreando su visión sobre la tradición legendaria mexicana.

En México, honrar a los muertos forma parte de su cultura desde tiempos ancestrales. El Día de Muertos se celebra los días 1 y 2 de noviembre y está vinculada a las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

En realidad, para ellos es una celebración alegre y colorista, de ahí que decoren los objetos con tonos vistosos. En la Ciudad de México se celebra todos los años un desfile en el que cientos de personas se disfrazan y maquillan como si fueran esqueletos. Precisamente las catrinas son eso: esqueletos vestidos con elegantes trajes y sombreros o pamelas, depende de si son hombres o mujeres.

Las famosas catrinas: esqueletos vestidos elegantemente

La tradición

El Día de Muertos en la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.

En esta celebración, la muerte no representa una ausencia, sino a una presencia viva; la muerte es un símbolo de la vida que se materializa en el altar ofrecido. En este sentido se trata de una celebración que conlleva una gran trascendencia popular ya que comprende diversos significados, desde filosóficos hasta materiales.

Su origen se ubica en la armonía entre la celebración de los rituales religiosos católicos llevados por los españoles y la conmemoración del día de muertos que los indígenas realizaban desde los tiempos prehispánicos; los antiguos mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y otros pueblos originarios de nuestro país, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano, la cual coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, principal cultivo alimentario del país.

Cada año, las familias colocan ofrendas y altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, mole o algún plato con alimentos que le gustaba a sus familiares, a quien va dedicada la ofrenda, y al igual que en tiempos prehispánicos, se coloca incienso para aromatizar el lugar.

Asimismo, las festividades incluyen adornar las tumbas con flores y muchas veces hacer altares sobre las lápidas, lo que en apocas indígenas tenía un gran significado, porque se pensaba que ayudaba a conducir a las ánimas a transitar por un buen camino tras la muerte.

Hasta la fecha, esta muestra ha sido visitada ya por más de doce millones de personas en México y Francia.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.