Inicio / BLOGS / Cine / “El limpiador” de Adrián Saba premio al cine peruano en París

“El limpiador” de Adrián Saba premio al cine peruano en París

Festival de cine peruano de París: Una cita con lo mas destacado de la producción cinematográfica anual del Perú

Jurado del Festival de Cine Peruano de París. De izquierda a derecha: Christian Gasc, Maria de Medeiros, Adrián Saba, Jovita Maeder, Catherine Legave, Julio Feo Zarandieta.
Jurado del Festival de Cine Peruano de París. De izquierda a derecha: Christian Gasc, Maria de Medeiros, Adrián Saba, Jovita Maeder, Catherine Legave, Julio Feo Zarandieta.

 

“El limpiador” brillante ópera prima de Adrián Saba, ha sido galardonada con el gran premio “Le soleil Tournant” de la séptima edición del Festival de cine peruano de París que se ha celebrado del 3 al 9 del presente mes de abril. Siete largometrajes peruanos competían en la categoría ficción. El jurado presidido por la actriz franco portuguesa Maria de Medeiros ha atribuido así mismo el gran premio en la categoría documental a “La cicatriz de Paulina” de Manuel Legarda y Genciana Cortés. El premio al mejor cortometraje fue para “Lima 2011” de Franco García Becerra.

El Festival de cine peruano de París, que organiza la Asociación Perú Pacha en esta capital, inició su andadura en 2004 y gracias al tesón de su directora, Jovita Maeder, se ha ido afirmando como una cita necesaria con lo mas destacado de la producción cinematográfica anual del Perú. Todas películas inéditas en Francia y en busca de distribución comercial. Entre cortos y largometrajes, ficciones y documentales, se han proyectado en esta semana de cine peruano un total de 25 películas.

“El limpiador”, primer largometraje del joven director peruano Adrián Saba, es en efecto una obra muy original de esmerada realización y de lectura universal. A su paso por el festival de San Sebastián el pasado mes de septiembre, “El limpiador” había obtenido ya une mención especial en la categoría nuevos realizadores, aunque la película chilena “Carne de perro” le arrebató entonces el gran premio.

Adrián Saba sitúa su relato en una Lima devastada por una extraña y peligrosa epidemia, que hace sus víctimas entre hombres y mujeres, pero que no afecta en cambio a los niños. El periodo de incubación de la enfermedad es breve y las personas afectadas fallecen en un corto plazo de tiempo. Su protagonista, Eusebio, es un hombre solitario y taciturno, el excelente actor peruano Victor Prada, quien trabaja como limpiador forense, en los hospitales y en las calles y viviendas de esa ciudad transformada en urbe fantasma.

Vestido con su equipo de protección contra la epidemia, su vida cotidiana transcurre de forma rutinaria en contacto con la muerte, enterrando cadáveres en fosas comunes y limpiando de forma metódica cada lugar. Con una coherente puesta en escena en la que nada es dejado al azar, Adrián Saba filma con largos planos secuencias a ese personaje cuya vida se va a transformar al encontrar un día a un niño, Joaquín, encerrado en un armario y traumatizado tras la muerte de su madre.

En esa atmósfera casi irreal, desértica e inquietante, el encuentro va a cambiar el destino de ese hombre que a su vez se verá afectado por la enfermedad. Reflexión sobre las relaciones humanas, sobre la transmisión del adulto al niño, sobre el paso de la vida a la muerte y sobre la relación filial, “el limpiador”, con diferentes niveles de lectura, es al mismo tiempo una alegoría sobre este mundo actual nuestro amenazado cada día por las catástrofes sanitarias y ecológicas, provocadas por un sistema mundializado en el que el denominado crecimiento económico se hace en contra del propio ser humano.

Adrián Saba, hijo del actor y director de teatro peruano Edgar Saba, ha cursado estudios de cine en Nueva York y filmó como tesis de fin de curso su película “El rio” en 2010. Ahora, con “El limpiador”, su ópera prima de ficción seleccionada en varios festivales internacionales, se afirma como un valor prometedor del nuevo cine peruano. El festival de Cannes le ha otorgado este año una beca en la Residencia de la Cine Fundación para escribir el guión de su próxima película.

“La cicatriz de Paulina” de Manuel Legarda y Genciana Cortés, es un documental que se destaca por la fuerza y profundidad del tema que denuncia: el genocidio perpetrado contra la población indigena del Perú, a través de un plan de esterilización masiva de mujeres, durante el gobierno de Alberto Fujimori, que paradójicamente coincidió con una llegada masiva de emigrantes japoneses al Perú.

El documental libera la palabra de esas mujeres indias, que a veces en quechua, a veces en castellano, explican ante la cámara como fueron víctimas de la esterilización, mediante la amenaza o el engaño de las autoridades peruanas. Mujeres que fueron esterilizadas y que a menudo han padecido graves infecciones después de esas operaciones, efectuadas en precarias condiciones sanitarias.

Un programa de esterilización masiva que había sido propuesto al Perú por la Administración norteamericana para limitar la natalidad de la población indígena, compuesta por familias numerosas y mal informadas sobre los métodos de contracepción. A través de los testimonios de numerosos expertos, “La cicatriz de Paulina” va revelando progresivamente las graves implicaciones de lo que algunos de los entrevistados no dudan en calificar de tentativa racista de “genocidio” contra una parte de la población peruana.

El cortometraje “Lima 2011” de Franco García Becerra, cuenta en diecinueve minutos, con buen sentido del humor e inteligente puesta en escena, los encuentros entre el dueño de una vieja ferretería y sus clientes. Un lugar al que todos acuden en busca de conversación, para esconder su propia soledad interior, con el telón de fondo de una ciudad en plena transformación. Entre los intérpretes de lo que podría ser embrión de una simpática comedia, destaquemos a Germán González y Victor Prada, en este cortometraje que tiene al mismo tiempo perfecta coherencia en su formato.

Festival de cine peruano en Paris: cuchillos en el cielo
Festival de cine peruano en Paris: cuchillos en el cielo

 

Aunque no se llevaron premio en París, señalemos en esta programación de cine peruano, otras dos películas. En la categoría ficción: “Cuchillos en el cielo” de Alberto “Chicho” Durant, que inspirada en hechos reales, relata la historia de una mujer detenida y violada por los militares en la época de la guerra contra el terrorismo de Sendero Luminoso. Esa, mujer acusada injustamente, tuvo una hija de esa violación que fue educada por sus abuelos. Al salir de la cárcel, diez años después, Milagros intenta rehacer su vida con la hija y con la ayuda de un abogado trata de llevar ante los tribunales a sus agresores.

Un relato intimista, que se centra sobretodo en ese reencuentro madre-hija, y se apoya en su actriz principal: Alejandra Guerra, en el papel de una mujer fragilizada y asustada por tan injusta y atroz experiencia carcelaria. La impunidad de que gozan los militares responsables de esa violación colectiva y las dificultades de la mujer para rehacer su vida son el eje de este drama, en el que “Chicho Durant” evita caer en las trampas del excesivo melodrama.

Cinema verité

En la categoria documental citamos “A cerca de un verano”, interesante documental de creación de Hernán Rivera, cineasta peruano afincado en Francia, quien se interesa aquí por un clásico del cine francés documental: “Crónica de un verano”, película realizada al alimón en 1960, por el etnólogo Jean Rouch y el sociólogo Edgard Morin.

Cincuenta años después, Hernán Rivera ha buscado a los personajes y a los autores de esa película “culta”, que fue en su época estandarte del denominado “cinema verité”. Jean Rouch ya falleció pero Edgard Morin se ha prestado a este interesante ejercicio de reflexión y análisis sobre un film realizado cincuenta años atrás.

Diversos personajes que participaron en aquella experiencia de “cine verdad” han aceptado la confrontación con el pasado, y de ese juego de espejos múltiples, surgen las contradicciones mismas de aquel proyecto en el que se enfrentaban dos personalidades de peso: Jean Rouch y Edgard Morin, con visiones muy diferentes del mundo y de como hacer cine, pero también se revela la interesante evolución de cada cual, autores y actores.

En dos horas de metraje, Hernán Rivera, desmenuza esa obra “culta”, que vista hoy en día puede aparecer como un lejano antepasado de la “tele realidad”, por su tentativa de plasmar la realidad de la Francia de los años sesenta, filmando tanto las conversaciones y debates en directo de sus personajes, como su vida cotidiana y el relato ante la cámara sus experiencias mas íntimas o personales. Una reflexión sobre que es la felicidad, la vida, el racismo, o la condición obrera y el trabajo, que es pasada ahora por la inexorable prueba del tiempo, cincuenta años después.

Una sutil reflexión también sobre el cine, la puesta en escena y la inevitable manipulación de ese mal denominado “cine verdad”, que en su degeneración televisiva ha conducido en nuestros días a la tele realidad o tele basura. Una filiación que evidentemente recusa Edgar Morin, entrevistado por Hernán Rivera, cuyo noble y logrado objetivo junto a Jean Rouch en la época, era sobre todo la búsqueda de un retrato sociológico y etnográfico de la sociedad francesa, filmando por vez primera con sonido directo y poniendo a sus personajes en situación, mas que en el dispositivo de una clásica puesta en escena.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Julio Feo Zarandieta

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Ver también

Jamal Khashoggi tuit desaparición

Arabia Saudí reconoce el asesinato de Jamal Khashoggi en su consulado de Estambul

Tras dos semanas negando la acusación del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su consulado …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.