Estafas amorosas: el último recurso de los ladrones

Llegan a ti sin piedad; quizá porque en las cosas del querer nadie está libre de no pecar. Llegan a ti gracias a tu correo electrónico, aunque últimamente han cambiado su modus operandi y te podrán abordan desde el buzón de Instagram o Twitter mediante un inocente, ¡hola!

Si tienes el buzón abierto, uno de estos apuestos ingenieros ricos que trabajan en una petrolera y son viudos, hablan de amor a varias damas a ver si cuela. Y cuela verdaderamente, cuando alguna de ellas escucha quizá lo que quiere oír. Desde canciones de amor a mensajes llenos de ternura; un enamoramiento casi fugaz.

Los ladrones que no son gente honrada, han averiguado quién eres y han suplantado la identidad de algún inocente individuo que tiene la privacidad en abierto. Allí ha robado sus fotos, las de sus hijos, su esposa, las vacaciones y todo lo necesario para hacer de su historia, una absolutamente creíble y tú te la crees.

Cuando llega a ti todo es amor y su historia te conmueve.

Un viudo con un hijo adolescente que casi siempre está interno, te escribe todos los días y como si de una droga se tratara, como si volvieras a ser Cenicienta, esperas al príncipe que ya sabe tus horarios, sabe cuándo abres el buzón y sabe tu vida, te cuenta cosas acerca de tu país, de tu actividad. Te dice que en breve, en apenas dos meses podrá estar en tus brazos, porque tú estarás ahí para recibirle. En ocasiones puede incluso alardear del dinero que tiene y por ello, tú estás tranquila.

No quiere nada de mi, tan solo amor…

Y en el amor se va organizando una historia de la que te sientes presa. Queda menos, te ha dicho dos meses y en breve llegará a tu hogar. La mujer a la que habla normalmente pasa la cuarta década de vida, es soltera, viuda, separada pero él ya sabe qué es lo que te falta. Mensajes de amor, canciones con encanto y una situación increíble que jamás habrías soñado.

La pregunta siempre es la misma, ¿por qué yo? Con la de damas que hay en la red, con la de perfiles que aparecen en Twitter, en Facebook, en Instagram me ha escogido a mi, y llega a ser del todo cierto.

La cantidad de personas afectadas en todo el mundo ha hecho que incluso se publique una web con los casos descritos en primera persona porque a simple vista parece imposible que una mujer cualificada caiga en las redes de una persona que ha suplantado la personalidad de otro, de ese que está publicando su día a día y a quien le han sustraído su vida en la red.

Conforme va pasando el tiempo, al recibir mensajes cada día la relación virtual se va consolidando y la persona cada vez va siendo más familiar. En el 90 % de los casos las mujeres llegan a no creerse lo que sucede si bien todo concuerda. Un ingeniero rico, con mucho dinero a punto de jubilarse busca una mujer para que cuide de su hijo adolescente que el pobre se ha quedado sin madre.

Muchos de estos estafadores virtuales son de Ghana, Gambia, lagos o Nigeria según ha apuntado la FBI.

En el interim cuando está a punto de jubilarse te pregunta si le puedes hacer un traspaso de dinero porque tiene un problema con el banco porque vivir aislado en una plataforma de petróleo la red se cae, tiene problemas de conexión y sobre todo, está desamparado. Tú, en el afán de agradarle le dices que sí y le propones quedar en un lugar previo pago de lo que te ha pedido; no una, sino varias veces.

El lugar suele ser el aeropuerto. Le vas a buscar a la T4, en Barajas por ejemplo, si hablamos de Madrid (España), pero no llega. El amor de tu vida te ha bloqueado, busca a otra a la que hablará de amor, seguirá con el discurso de que es un ingeniero que se ha quedado viudo, que está solo, que busca el amor y que lo ha encontrado en ti, y así, se va escribiendo su historia, la de la estafa con versos de amor y canciones de adolescencia.

En Internet existe otra plataforma que advierte de las prácticas ilegales de estos ingenieros disfrazados de amantes; ora en Facebook, ora en Twitter, etc. que se apellidan “Watch for scams” (ojo a las estafas).

Si te suena, si te ha pasado, ¡denúncialo! Muchos de ellos se apellidan Williams, sus fotos son reales, pertenecen a algún ingeniero que está en una plataforma en Escocia, Málaga, China, etc, que no sabe que alguien está hablando en su lugar y tú, en tu sueño de convertirte en princesa por un momento, abandonas la cordura y le envías dinero.  ¡Ojo al dato! ya que este señor que tanto te ama nunca llegará y para entonces ya te habrá robado algo de dinero si no eres muy avispada. Este tipo de estafas deben denunciarse en Internet y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dado que aunque hablen como si estuvieran en tu país, aunque todos los datos que tienen tuyos son reales, así como los que le describen a él, pero realmente están al otro lado del océano o en un continente que jamás podrías creer.

Hablamos de amor, hablamos de que a todos quizá, alguna vez, nos falta un abrazo y por ello fallamos y caemos en la trampa. Lo que no conoces no existe y este tipo de amor que llega de pronto, no es real.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.