Estreno en Francia de “La jaula de oro” de Diego Quemada Diez

Después de su éxito en el último festival de Cannes, donde fue premiada en la sección “Un certain Regard”, y tras su paso por Horizontes Latinos en el festival de San Sebastián y por muchos otros festivales, llega ahora a las pantallas de Francia “La jaula de oro”, película mexicana y ópera prima de Diego Quemada-Diez, prometedor cineasta de orígen español afincado en México, al que tuve el placer de entrevistar en el festival donostiarra.

cartel-reves_d_orSu título en francés es “Reves d’or” (sueños de oro). Su distribuidor en Francia, James Velaise, de Pretty Pictures, nos explicaba durante la presentación de la película en París, que la traducción de “la jaula” al francés daba una connotación de “prisión” que no era positiva. Cosas del cartesianismo francés que no gusta de títulos susceptibles de ser interpretados. Tres de los cuatro actores –Karen, Brando y Rodolfo- junto al director Quemada-Diez, participaron en París en una proyección y encuentro con el público organizada por la asociación “Espagnolas en París”. 

El título en español, como lo contaba Diego Quemada-Diez, viene de una canción del grupo “Los tigres del norte” y hace alusión a esa jaula de oro en la que entran los emigrantes que van de Centroamérica a los Estados Unidos, pensando que van al dorado, se dan cuenta una vez allí de que están enjaulados. “Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión” dice el estribillo de la canción.

Los cuatro actores no profesionales premiados colectivamente en Cannes, han sido magistralmente dirigidos por Quemada Diez, quien ha concebido esta película como una experiencia vital para sus intérpretes, obteniendo de ellos una gran naturalidad en su expresión ante la cámara. Escogidos en un interminable casting entre mas de seis mil jóvenes guatemaltecos y mexicanos. Karen Martinez, Brandon López, Rodolfo Dominguez y Carlos Chajón son los protagonistas de este relato que empieza en Guatemala y termina en los Estados Unidos.

La temática de las fronteras y de la emigración ha sido muy visitada en estos ultimos años por el cine mexicano y latinoamericano, pero “La jaula de oro” sobresale por su original tratamiento entre las numerosas películas de ficción que hemos visto sobre ese mismo tema. Quemada-Diez, quien ha pasado diez años de su vida preparando y realizando este valiente proyecto, concibió su guión como un viaje real en ese tren transfronterizo que va de Guatemala a México y Estados Unidos, pasando por regiones de gran peligrosidad, controladas por las maras y las bandas de narcotraficantes.

Un importante trabajo de documentalista en Guatemala y México, permitió a Quemada- Diez preparar su rodaje, con la participación de seiscientos emigrantes que viajaban en ese tren. Su método de trabajo, inspirado en directores como Michael Winterboton o Ken Loach, consiste en filmar la historia en contunidad cronológica y hacer vivir a sus protagonistas ese guión que van descubriendo día a día. El resultado es una ficción basada en hechos reales y en una sólida documentación que va alimentando, con testimonios y anécdotas, el caracter y la vida de sus personajes.

Actores no profesionales que se mezclan con esos emigrantes reales en un largo viaje hacia el dorado y que se van construyendo sicológicamente como personajes de ficción en esa realidad. El resultado es excelente y en ese viaje iniciático las relaciones entre esos jóvenes se van forjando, mientras crece la tensión dramática y la mas generosa emoción. Su puesta en escena crea una atmósfera cercana al documental, filmando a sus personajes muy de cerca y con gran realismo.

Jaula-oro-foto

Tres jóvenes guatemaltecos –dos chicos y una chica disfrazada de muchacho- y uno mexicano, se enfrentan y aprenden a conocerse, en un choque de culturas y experiencias vitales, pues uno de ellos, precisamente el mexicano es indio Tzotzil de Chiapas y no habla ni una palabra de español. En ese peligroso recorrido a bordo de un tren de mercancias, van a atravesar numerosas vicisitudes, ataques, violencias, detenciones y amenazas y su experiencia vital en el rodaje se confunde con la ficción relatada por la película.

Autor de varios cortometrajes (“A table is a table” 2001, “Yo quiero ser piloto” 2006, y “La morena” 2006), Quemada Diez obtuvo una beca de la Cine fundación de Cannes, y participó en el “Atelier” de Cannes, lo que le permitió avanzar en la escritura del guión de su primer largometraje. Director de cine español afincado en México, empezó su carrera como ayudante de dirección, destacándose por su trabajo con el británico Ken Loach en “tierra y libertad” y con la catalana Isabel Coixet en “Cosas que nunca te dije”.

Ha trabajado después con realizadores como Fernando Meirelles, Alejandro Gonzalez Iñarritu, Oliver Stone, Tony Scott y Spike Lee. Emigró primero a los Estados Unidos, en donde obtuvo el diploma del Instituto del film norteamericano. Su cortometraje “A table is a table” ganó en 2002 el Premio Robert Surtees Heritage.

Poco después se instaló en México por sentirse mas cercano del país vecino que de la cultura anglosajona. Es autor así mismo de un libro de poemas “Soñe que encontraba mi habitación octogonal”. Actualmente Diego Quemada Diez, nacido en Burgos en 1969, tiene la doble nacionalidad española y mexicana y está recorriendo el mundo entero para presentar “La jaula de oro”, que ha cosechado hasta la fecha 33 premios en los festivales de cine.

Enlaces:

Entrevista con Diego Quemada-Diez en San Sebastián

Trailer

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.